¿Nos engañan o nos dejamos engañar?

Año tras año me sigue sorprendiendo que siga habiendo casos de personas que caen en conocidos timos como el de la estampita y el tocomocho, por no hablar de otras variedades de timos más sofisticadas.

En cualquier caso, siempre me asalta esta duda: ¿tiene algún derecho a reclamar «el timado» cuando era él quien pensaba aprovecharse del otro?

Evidentemente, no estoy a favor de este tipo de prácticas y tengo claro que hay que perseguirlas, pero también es cierto que a veces nos dejamos engañar.

Por ejemplo, si a mí alguien me ofrece un curso de SAP que oficialmente cuesta 6.800 € por casi la mitad de precio, cuanto menos sospecharía un poco…

Lo primero que haría sería hacer una simple pregunta:

  • ¿Sois un programa oficialmente homologado por SAP?

Se me ocurren otras como:

  • ¿Ese «título propio» que ofrecéis dónde está reconocido?
  • ¿Qué certificaciones tienen los instructores?
  • ¿Las prácticas que ofrecéis en empresas son remuneradas?

Una vez respondidas estas preguntas, tendría más elementos para valorar si realmente es una oferta tan interesante cómo quiere aparentar.

Yo, de momento, me he permitido hacer un par de preguntas a una de estas escuelas que debe estar haciendo una campaña en Facebook Ads ya que, un día sí y otro también, me aparece su publicidad:

Cuando me contesten, os digo.

De todas formas, ya he contado alguna vez cómo suelo responder a la pregunta que a veces me llega de dónde puedo aprender SAP… y siempre que me preguntan por alguna de estas «opciones alternativas» mi respuesta es la misma: «Cada uno es libre de hacer con su dinero lo que quiera. Yo, lo donaría antes a una ONG».

Por supuesto, podéis pensar que es una opinión condicionada, ya que yo colaboro dando formación oficial con SAP pero, en su momento, cuando me quise formar, fui allí y desembolsé una cierta cantidad (no pequeña)… y en ese momento también había opciones «más baratas». Hoy, volvería a hacer lo mismo.

Me parece perfecto que haya empresas que intenten sacar rendimiento a todo esto, pero siempre dentro de la legalidad y no jugando con la ilusión de las personas.

Es decir, son muy libres de hacer una oferta formativa de ese área, pero dejando claras las condiciones, para que nadie se lleve a engaños.

Y si hablo de este caso concreto es por el hecho de que me aparece cada día que entro en Facebook, pero hay más casos así y, probablemente, alguno de los que me leéis habéis sido alumnos de alguno de esos programas.

Si os han valido de algo, perfecto, me alegro por vosotros y me alegro de que hayáis amortizado la inversión, pero también conozco casos en los que la gente se ha sentido engañada… y eso es lo que realmente molesta, que se juegue con las ilusiones de la gente.

Y aquí viene lo que planteo en el título del post: ¿nos engañan o nos dejamos engañar? 😉


Actualización 31/03/2019

Como alguien me ha preguntado por las respuestas que me dieron a mis preguntas, os cuento cómo está el tema.

Al día siguiente recibí un «me gusta» en mi comentario y vi que me habían contestado…

IMG_6210

…pero esto es lo que me encontré al ir a revisar la respuesta:

IMG_6212

Como estoy convencido de que todo era un «desgraciado error», volví a insistir y…

IMG_6219

…no he vuelto a tener respuesta. Deben estar muy ocupados.

En cualquier caso, desde aquí dejo abierta la posibilidad de que respondan en los comentarios, facilitando la documentación que tengan que les acredite como un centro de formación SAP oficialmente homologado.

¡Feliz Año Nuevo!

No, ni he perdido la cabeza ni habéis perdido vosotros la noción del tiempo. Todavía estamos en septiembre y aún nos quedan 3 meses para dar la bienvenida al 2019.

El caso es que los amigos de openSAP han decido anunciar ya algunos cursos para el próximo año, como si no tuviéramos suficiente con los que teníamos ya por delante. Son estos:

Aparte de estos dos, en el mismo mail, anuncian el lanzamiento de otros dos cursos, para este año:

Recuerda que no hay que hacerlos todos pero que sí que es conveniente que te vayas poniendo al día, ya que quizás aquello que aprendiste en el año 2000 te sirvió para parametrizar un sistema que has estado parcheando hasta hoy, pero las reglas del juego han cambiado y conviene estar preparado, que luego nos dan las uvas… 😉

Planifica tu formación con tiempo

A veces me preguntáis qué podéis hacer para aprender SAP y lo cierto es que no hay una respuesta única.

A la gente que quiere empezar de cero les recomiendo siempre que busquen una formación oficial SAP, ya sea directamente con SAP o a través de un programa homologado.

El resto de opciones no son aconsejables, ya que lo que ofrecen con respecto a lo que dan después deja mucho que desear. Así que si veis ofertas «irresistibles» de supuestos centros de negocios y maravillosos másters (del universo), mi consejo es que invirtáis ese dinero en una ONG. Tú te quedarás igual pero al menos habrás hecho algo por la sociedad… 😉

Para la gente que ya tiene experiencia, se abren otras posibilidades qué básicamente resumiría en dos: Google y openSAP.

¿Google? Pues sí, si buscáis un poquito os podéis encontrar blogs y artículos de casi todo y en algunos casos donde te explican paso a paso cómo funciona un determinado proceso. Evidentemente, hay que saber filtrar, ya que no todo vale, pero eso se aprende con un poco de tiempo.

Por ejemplo, si alguien quiere aprender HANA, le recomendaría el canal de Youtube de la SAP HANA Academy.

Y después tenemos openSAP, donde tenemos accesibles cursos de distintas temáticas y con distintos niveles; algunos son meramente comerciales (especificaciones de producto y poco más) y otros son técnicos; dependiendo de tu perfil, te interesarán unos u otros.

Ya sé que no tienes tiempo de nada pero, ahora que estás tirado en la playa, quizás sea un buen momento para reflexionar y plantearte si quieres adquirir nuevos conocimientos o te vale con lo que sabes.

Aquí os dejo un listado de los cursos que hay planificados actualmente en openSAP, hasta final de año:

Hay alguno más, en perfecto alemán, y seguro que ofrecerán más antes de final de año, pero con estos creo que es más suficiente para que te hagas una idea.

¿Y hay que hacerlos todos? Evidentemente, no. Todo depende de qué estés buscando. Por ejemplo, a mí me interesan especialmente los de portales, integración, API’s,  Leonardo, Personas y  S/4HANA… ¿por qué? Porque son temas que ya conozco y creo que no está de más profundizar en ellos.

Si todo te suena a chino, puedes mirar en el catálogo todos los cursos que se han ido publicando en el pasado y, cómo siguen estando disponibles, empezar por ahí, para adquirir los conocimientos básicos del tema que sea.

Lo que es cierto es que estos cursos, desde mi punto de vista, no son aconsejables para alguien que no tengo una mínima base sobre el mundo SAP, ya que se dan muchas cosas por supuestas.

Así que no digas que no te he avisado, estás a tiempo de planificar tu formación para prepararte para lo que está por llegar.

Ahora, sigue disfrutando de tus vacaciones… 😉

Formación y aprendizaje: ¿es lo mismo?

En la entrada de ayer me quedó pendiente puntualizar algo y aquí estoy… 😉

Lo primero, voy a responder a la pregunta que planteo en el título: no, no es lo mismo. Probablemente, nunca lo ha sido, pero en los tiempos que corren mucho menos.

Necesitamos desaprender muchas cosas y aprender muchas nuevas, no que nos formen. Es decir, no me apuntes a mil cursos que yo no te he pedido, déjame que aprenda lo que quiero/necesito para desempeñar mi trabajo. Parece que es lo mismo, pero realmente no tiene nada que ver.

Ejemplo concreto: compro una licencia de SAP Learning Hub (2.500 €/año), se la asigno a un consultor y le digo lo de «luego no te quejes, que con eso tienes acceso a más de 3.000 manuales, si no aprendes es porque no quieres»… Consultor al que tengo asignado al 100% (cuando no al 120%) en varios proyectos, por cierto.

Me surgen varias preguntas:

  • ¿Realmente crees que esa persona va a aprovechar algo esa «inversión»?
  • ¿Alguien puede necesitar 3.000 manuales?
  • ¿En qué momento del día le va a poder dedicar tiempo?

Quizás, si le preguntaras al empleado, preferiría dedicar esos 2.500 € a un curso concreto que necesita para su proyecto o a mejorar su nivel de inglés o a conocer una tecnología emergente… el coste sería el mismo, pero… ¿qué es más efectivo? ¿Cuándo aprenderá más?

¿Entonces pasamos de la formación online y nos dedicamos a sacar nuestro catálogo de formación como hemos hecho (porque todos formáis a vuestra gente, ¿no?) toda la vida? Yo no he dicho eso, lo que he dicho es que, antes de hacer nada, preguntes… algo tan simple como «¿qué necesitas?»

No se trata simplemente de facilitar herramientas (llámese SAP Learning Hub, llámese catálogo de formación interna), se necesita espacio y tiempo para poder facilitar y consolidar el aprendizaje. Y, evidentemente, eso tiene un coste, que alguien tiene que soportar y con tarifas a 30/h la hora, esto es un poco heavy… 😉

Una vez que yo tengo claro eso (no es sólo cuestión de herramientas, hay que facilitar el entorno de aprendizaje), vamos con lo otro: esas herramientas, su precio y el valor que aportan.

Y lo hago con un tema muy concreto y sobre el que me preguntáis alguna vez: la formación en SuccessFactors.

Si te quieres formar en SuccessFactors, deber hacerlo directamente con SAP o con un centro de formación homologado (otro día hablaré de esto, que también tiene tela este asunto). Creo que a día de hoy, en España, no hay ningún centro que ofrezca un programa de SuccessFactors (supongo que lo habrá en breve), por lo que la opción es hacerlo con SAP.

Aquí tengo 3 opciones:

  • SAP Learning Hub: hay una edición especial para soluciones de recursos humanos (1.500 €/año), que te da acceso a todos los cursos en formato electrónico y 10 horas de acceso a sistema con SAP Live Access.
  • Formación VLC (Virtual Live Classroom): formación en remoto, con un instructor que te da soporte, en sesiones de 3 h/día, sobre cosas que previamente has debido ver por tu cuenta. Ya sabéis, formato . Coste aproximado, para un curso de 2 semanas: 3.500 €.
  • Formación presencial: se van haciendo convocatorias de los distintos cursos, en diferentes fechas, con duraciones de 5 a 15 días, 6 h/día, dependiendo del módulo y un coste aproximado de 3.500 €/semana.

Si nos fijamos sólo en el precio, está claro que SAP Learning Hub es lo más económico, por 1.500 € puedo hacer todos los cursos, pero… ¿realmente necesitas hacerlos todos?, ¿vas a ser capaz de dedicarle el tiempo necesario?, ¿sólo con el manual y 10 horas de sistema le vas a sacar provecho?

La formación VLC me obliga a ceñirme a las fechas y horarios en los que se convoquen, cuento con el soporte de alguien, pero sigo teniendo la misma limitación con el tema de acceso a sistemas para poder practicar.

La formación presencial es más cara, puede obligarme a desplazarme y también me tengo que ajustar a las fechas ofrecidas, pero a cambio me da la posibilidad de tener un sistema para practicar directamente durante toda la formación y a interactuar de manera mucho más directa con el instructor.

Bien, supongamos entonces que el dinero no es problema (es una suposición), ¿qué opción os recomendaría?

Primero, haría una formación presencial y después compraría una licencia de Learning Hub. Esa formación presencial os dará la capacidad suficiente para «aprender a aprender», para saber cómo «meterle mano» a todo el material que tenéis en el Learning Hub y os dará acceso a una instancia para practicar.

Como hemos supuesto que el dinero no es problema, compraría también una licencia de Certification Hub (500 €/año) y me certificaría en el módulo en el que me he formado presencialmente, para poder tener la posibilidad de pedir luego una instancia de demo, para consolidar el resto de formaciones que iría haciendo con el Learning Hub. Si no tengo la posibilidad de «tocar» el sistema, veo muy complicado consolidar el aprendizaje.

Y terminando con lo que me ha traído hasta aquí, a día de hoy, si quiero ser un consultor certificado de SuccessFactors estoy obligado como mínimo a obtener una certificación (vía certificación presencial o vía Certification Hub) y tener licencia de SAP Learning Hub para poder hacer los exámenes delta. Es decir, hacer un desembolso anual de 2.000 €… y, como en la vida real el dinero si es un problema, toca echar cuentas 😉

¿2.000 € es mucho dinero? Depende. Si luego voy a facturar 100.000 €, no; si voy a facturar 10.000 €, sí.

¿Debería ser más barato? Sí, probablemente sí. Si la tendencia ahora va a ser esta (te certificas y tienes que hacer actualizaciones trimestrales), probablemente habría que racionalizar el precio de esto… 2.000 €/año para una consultora mediana (supongamos 200 trabajadores) supondría un desembolso de 400.000 €/año, algo difícilmente sostenible, especialmente haciendo proyectos a 30 €/h… 😉

Ya, pero es que no hace falta certificar a los 200, porque realmente con certificar a 5, mi empresa ya es reconocida como «certificada»… claro, claro… y luego esos 5 consultores son los que hacen todos los proyectos, ¿verdad?

Volvemos al tema de los conductores del que hablaba hace unos días… ¿realmente es admisible conducir sin carné? No, y lo sabes, pero tampoco sería admisible que para mantener el carné de conducir me viera obligado a pagar 2.000 € todos los años, ¿verdad?

Busquemos una solución intermedia: vale, yo me comprometo a certificar a TODOS mis consultores y a mantener vigentes dichas certificaciones, pero… a un precio más razonable.

Ahí lo dejo… 😉

Mi empresa no me forma: tenemos un problema

¿Cuántas veces habéis oído esa frase? Incluso puede que la hayáis dicho vosotros mismos alguna vez.

Es evidente, que el hecho de no formarte es un problema, sobre todo en momentos como el actual, en el que todo cambia en muy poco tiempo y necesitamos adaptarnos a la nueva realidad que vivimos.

«Llevo 2 años sin recibir un curso», «no me reciclan», «me estoy quedando obsoleto»… efectivamente, si te sientes reflejado en alguna de esas frases, tu empresa tiene un problema… pero déjame que te aclare una cosa: TU EMPRESA ERES TÚ.

Me da igual que trabajes por cuenta propia o por cuenta ajena, tu empresa y el verdadero responsable de tu formación eres tú.

No me vale lo de que no tienes tiempo ni recursos, dime que tienes otras prioridades.

Hoy en día tienes miles de recursos al alcance de tu mano, quizás demasiados, y tiempo para navegar por Internet y ver la tele también tienes, ¿verdad? Sólo tienes que tener claro qué quieres aprender y ponerte manos a la obra.

Lo que tienes que tener claro es que si no te formas, el que va a terminar teniendo un problema eres tú…

Así que aprovecha ahora que se acaba el año para dejar de proponerte lo de «dejar de fumar, ir al gimnasio y aprender inglés» y pensar realmente qué necesitas y qué estás dispuesto a hacer para conseguirlo.

Y si te sientes perdido y no sabes por dónde empezar, quizás esto te pueda servir de ayuda: «Modelo Skillopment de Aprendizaje y Desarrollo Eficaz de Habilidades»

Muchas veces, a la gente que trabaja en mis equipos les digo: «tú preocúpate de tener la capacidad de poder irte en cualquier momento y yo me preocuparé de qué no te apetezca hacerlo». Una fórmula sencilla, pero efectiva.

Así que, ya sabes: piensa y actúa en consecuencia 😉

openSAP

En un principio, puede sonar raro lo de juntar en un término «open» y «SAP», ya que estamos acostumbrados a que en SAP no haya nada «open» (más bien, nada «free»), pero… no siempre es así.

SAP, de la mano de Hasso Plattner, uno de sus fundadores, se sube al carro de la formación MOOC (Massive Online Open Course) y pone a nuestra disposición la posibilidad de formarnos en las últimas tecnologías, por ejemplo en HANA, desde nuestra casa con openSAP:


Aquí tienes uno de los primeros cursos disponibles en la plataforma: SAP HANA Course for Developers

Bueno, y como no todo en el mundo es SAP, también podemos acceder a otros cursos de tecnología, gracias a openHPI (HPI = Hasso Plattner Institute), que como veréis tiene una plataforma «muy similar» a la de openSAP 😉

¿Inversión o gasto?

La verdad es que con la que está cayendo, no parece buen momento para hablar de inversión… ¿o sí? Quizás estamos donde estamos precisamente por no haber invertido antes, o no haber invertido de manera adecuada.

Esta semana estoy impartiendo un curso en SAP, de los que podríamos considerar de nivel básico y tengo una alumna que viene específicamente al curso desde Noruega. Recientemente, tuve un alumno que vino a otro curso parecido desde Suiza.

Las empresas de estos alumnos pagan el coste del curso (que no es poco), los viajes, la estancia… y estoy seguro de que ellos también podrían aplicar allí el método de formación «typical spanish», especialmente en el mundo de la consultoría, de «cógete ese manual y te lo miras», que en principio parece más económico, aunque a la larga creo que me quedo con el método de «los noruegos».

Mientras las consultoras no vean los gastos de formación como una inversión en lugar de como un gasto, seguiremos generando «kilos de consultor», para subastarlos al mejor postor, con el menos coste posible. Eso sí, luego querremos que  los proyectos sean rentables, se acaben a tiempo, etc…

Y esto es aplicable a gran parte de las empresas españolas, y no solo a las empresas… ¿verdad, Mariano? Sigamos recortando y dando dinero a los bancos…