Rumbo a la empresa inteligente

Hace unos meses me planteaba qué pintaba el tema de Design Thinking dentro de SAP Leonardo y terminamos viendo que podía tener sentido, a la hora de abordar los proyectos en nuestro camino hacia la empresa inteligente.

Ya sabéis, lo de los 3 pilares: suite inteligente, plataforma digital y tecnologías inteligentes.

Bien, pues para llegar ahí, una de las primeras cosas que tenemos que cambiar es la forma de afrontar los retos que se nos vienen por delante. No podemos seguir lanzando RFPs infumables y rellenando BBPs que nadie se lee, salvo cuando llega el momento de pelearse por los cambios de alcance… 😉

Toca trabajar de otra forma más ágil (que no Agile) y productiva y aquí es donde entran en juego algunas de las herramientas que se utilizan en Design Thinking, para conocer mejor los problemas de mis clientes y ofrecerles las mejores soluciones.

Estas serían las fases típicas de un proyecto de innovación: primero nos centramos en fijar e identificar el problema y después empezamos a probar y entregar soluciones al mismo.

Todo esto nos lo cuentan en el curso de openSAP: Design-Led Approach for the Intelligent Enterprise

En dicho curso podéis ver un ejemplo basado en una compañía de alimentación, en el que se analiza desde distintos puntos de vista cómo mejorar el rendimiento de la misma.

  •  Los clientes quieren poder consumir los productos que les gustan y muchas veces se encuentran que no están disponibles.
  • Los repartidores necesitan mejorar el proceso de recogida de productos en el almacén, así como la distribución en los distintos clientes

  • Al CIO, “sorprendentemente”, lo que le preocupan son los números y con la aplicación de tecnologías inteligentes (IoT, Machine Learning y análisis predictivo) podríamos encontrar una solución a sus problemas, así como a los de repartidores y clientes

  • En este punto llega el momento de especificar claramente el problema y empezar a pensar en posibles soluciones.

Lo demás, ya lo miráis vosotros, ¿no? 😉

Ah, que todos estos dibujitos os deberían ser familiares, si leísteis la entrada “¿Piedra, papel o tijera?”, que escribí hace año y medio.

¿Alguien lo ha utilizado alguna vez? Personalmente, sólo en formato PPT, nunca fui bueno en los “trabajos manuales”… 😉

Por cierto, esto mismo que se ve en el curso de openSAP se imparte en el curso presencial DLD100 – Design-Led Development – Getting Started with SAP Leonardo Methodology, con la “pequeña diferencia” del precio y de que en este caso puedes interactuar directamente con tus compañeros y el instructor.

Eso sí, que no os lleve a engaños el título, no se ve ningún producto de SAP Leonardo, se ve la metodología, tal y como indica en el título y se específica en el índice.

Es un curso más de “lápiz y papel”, aunque también utilizamos BUILD, por ejemplo. Y post-its, por supuesto… 😉

¿Qué pinta Design Thinking dentro de SAP Leonardo?

Eso fue justo lo que me pregunté cuando vi la primera presentación donde se unían esos conceptos.

Y me lo seguí preguntando cuando empezaron a hablar de los 3 pilares de la empresa inteligente, donde SAP Leonardo es uno de ellos, al hablar de tecnologías inteligentes.

¿Ahora resulta que Design Thinking es una tecnología? Siempre había pensado que era más un conjunto de herramientas que te ayudan a identificar un problema y aportar posibles soluciones al mismo, centrado en las personas.

Ah, bueno, pero como suena a “moderno”, pues lo metemos dentro de SAP Leonardo y listo. Debe ser eso…

Lo que sí es cierto es que para muchos de los proyectos que podemos llevar a cabo con esas tecnologías inteligentes (Machine Learning, Blockchain, IoT, etc…) el uso de Design Thinking y sus herramientas facilitan y aceleran el proceso de innovación.

Básicamente, esto se basa en analizar primero el problema que queremos resolver y después buscar posibles soluciones.

El proceso se llevará a cabo en más o menos fases, pero al final la base siempre es la misma: las primeras son para determinar el problema y las siguientes para proporcionar soluciones.

Por ejemplo, SAP hace unos años, hablaba de estas fases:

Ahora, como están simplificándolo todo (ejem, ejem…), se habla de estas 4 fases:

Con el uso de las herramientas adecuadas en cada una de ellas, somos capaces de detectar el problema del usuario, que muchas veces no es el que creemos de partida, ya que una cosa es lo que se dice, otra lo que se hace, otra lo que se siente y otra lo que se piensa, por ejemplo…

Una vez determinado el reto a resolver, se empiezan a plantear posibles soluciones, que deben ser probadas y validadas por el usuario final desde el primer momento, hasta dar con el resultado final.

Si aplicáramos esto a un proceso de innovación con SAP Leonardo, este podría ser un ejemplo de cada una de las fases:

Podéis ver más detalle, con algún ejemplo de uso real, en la sesión: CGE209 Driving Innovation with SAP Design Thinking and SAP Leonardo

Y si queréis profundizar más en todo esto del Design Thinking, como no sólo de SAP vive el hombre, os recomendaría dar una vuelta por la web de Thinkers Co, donde podréis ver, entre otras cosas una recopilación de 80 herramientas recogida en la Designpedia.

Además, me vais a permitir que os dé un valioso consejo, desde mi humilde experiencia: no compréis los post-its en “los chinos”, que se terminan cayendo todos… 😉

Blockchain y SAP Leonardo: ¿cómo “encadenamos” estos dos conceptos?

Hace ya más de un año escribí un artículo intentando explicar qué era esto del blockchain y también he escrito alguno sobre esto de SAP Leonardo.

Empecemos por refrescar conceptos:

  • Blockchain es una arquitectura abierta que nos permite llevar un registro de transacciones distribuido, veraz y permanente.

Es como si hiciéramos un apunte en un libro de mayor global, del que todos tenemos copia o como si todos fuéramos “notarios” de las transacciones que hace cualquiera en la cadena.

¿Sería posible falsear ese libro en millones de ordenadores o sobornar a esos millones de “notarios”? Complicado, ¿no?

  • SAP Leonardo es una marca, nada más y nada menos. Es la marca que utiliza SAP para aglutinar todas las tecnologías/tendencias más o menos innovadoras: IoT, Machine Learning, Big Data, Blockchain…

Suelo decir que ha metido en ese saco “todo lo que suena a nuevo”, porque meten, por ejemplo, algo como Design Thinking, que de tecnología tiene poco. Bueno, al menos empiezan a dibujarlo como un “servicio”, algo es algo… 😉

Pero centrémonos en blockchain y SAP Leonardo, ¿cómo podemos unir estos dos conceptos? Bueno, os lo cuentan en este curso de openSAPSAP Leonardo – An Introduction to Blockchain

De todas formas, como sé que os da pereza, os voy a dar unas breves pinceladas… 😉

  • Unas cifras a tener en cuenta:

  • Información distribuida y consensuada por las partes.

  • Blockchain combina tecnologías ya existentes: la capacidad de almacenamiento de las bases de datos, las ventajas de las redes punto a punto y la seguridad que nos dan la criptografía y los algoritmos de consenso.

  • ¿Voy a poder hacer todo con blockchain? Todo no, pero muchos cosas sí. Estas son algunas de las cosas que debería tener en cuenta a la hora de plantearme utilizar blockchain:

Las imágenes anteriores están extraídas del material del curso de openSAP, al que puede acceder cualquiera que se apunte al mismo, de manera gratuita, como ya sabéis.

Otro día haré un ejemplo práctico con algo de esto, mientras podéis ir haciendo algo para actualizaros, ¿o vais a seguir encadenados a lo que ya sabéis de por vida? 😉

Niño, deja ya de joder con la pelota

decía Joan Manuel Serrat hace unos años.

Y ahora nos pasamos la vida diciendo: “¿Por qué no dejas las maquinitas un rato y juegas un poco con la pelota?”

Está claro que nunca llueve a gusto de todos… ¿o sí? 😉

Un ejemplo más de cómo combinar dos conceptos que ya existen para crear algo nuevo.

Si queréis saber más: https://playfinity.io/

Hala, ¡a jugar con la pelota! 😉

De la idea a la realidad

Hoy se habla mucho del storytelling y poco del storydoing. No es lo mismo decir que voy a hacer algo, que hacerlo, como decía aquél:

Las cosas no se dicen, se hacen, porque al hacerlas se dicen solas

Woody Allen

Muchas veces cuando hablamos de Design Thinking, hablamos de la importancia de generar ideas, de fomentar la creatividad, de unir conceptos aparentemente desconectados, etc… y todo esto está muy bien, pero si al final obtenemos un resultado, algo tangible.

Aquí os dejo un vídeo que probablemente os habrá llegado por alguna de las redes sociales que manejáis:

Como bien sabéis, el tema de los plásticos es un gran problema y nos podemos limitar a intentar reducir su consumo o pensar un poco más allá, como es el caso.

Ya, que las cosas hay que hacerlas luego, ¿no? Pues en este caso, creo que se están haciendo:

Podéis ver toda la información en la página del proyecto: The Ocean Cleanup

Está claro que hay gente que piensa en grande, mientras otros nos limitamos a no pedir bolsas de plástico en el supermercado… 😉

Design Thinking: post-its y algo más

Dudo que haya alguien en el planeta que en los últimos años no haya oído/leído los términos: Design Thinking, transformación digital o mindfulness.

En el artículo de ayer hacía referencia al Design Thinking, algo sobre lo que escribo con cierta frecuencia y de lo que podéis encontrar miles de artículos en Internet, pero que puede que no tengáis muy claro qué es y/o cómo os puede ayudar.

Personalmente, cuando empecé a experimentar con esto, hace ya más de 5 años, era un poco escéptico, pero con el paso del tiempo, un mayor conocimiento y más experiencia, he de reconocer la gran utilidad del método.

Y esto no trata de leer mucha documentación y hacer mil cursos, se trata más de probar y experimentar, con la ayuda de una serie de herramientas que facilitan el proceso de innovación.

Por eso, si estáis en Madrid el próximo viernes 14 de septiembre, os invito a asistir a una sesión donde podréis ver qué es el Design Thinking y cómo aplicarlo en un proceso concreto.

Enlace para registrarse: Taller experiencial de Design Thinking: Onboarding del empleado

El evento se celebrará en las oficinas de Ofita, en un espacio diseñado específicamente para potenciar la innovación, y está organizado por la gente de Thinkers, que algo saben de esto…

¿Qué pinta barrahache en todo esto? Bueno, yo pego post-its… 😉

Me gusta unir los puntos

Probablemente, el dibujo de cabecera de este artículo os haya llevado unos cuantos años atrás, cuando os gustaba unir los puntos para que apareciera la figura escondida tras esa maraña aparentemente desordenada.

Por cierto, que si os habéis puesto melancólicos y echáis de menos entretenimientos de ese tipo, aunque ya casi esté terminando el verano, y con él vuestras “vacaciones Santillana”, siempre podéis volver a sentiros como niños con los cuadernos de vacaciones para adultos.

De todas formas, no me refería a unir los puntos de manera literal, me refería más a establecer conexiones, muchas veces evidentes y otras no tanto.

Por ejemplo, esta última semana, me han llamado un par de veces porque alguien estaba valorando una oferta de empleo y sabían que yo podía conocer a alguien en la empresa final.

Otras veces, me llaman desde la empresa/consultora, para preguntarme por un candidato.

La intención es simplemente obtener más información sobre el puesto/candidato, no penséis en nada raro, porque ni es mi estilo ni tengo capacidad para eso.

Es frecuente que conozca a personas por separado y vea que en un momento dado podrían tener una oportunidad de hacer algo juntos y les proponga conocerse y/o les organice una comida. Sin ninguna intención más, después ellos deciden si se dan una segunda oportunidad.

A veces esa conexión no es evidente a simple vista o de manera inmediata, pero muchas veces termina surgiendo el flechazo.

También esta semana, comiendo con un amigo nos planteamos la posibilidad de hacer algo en común que en un principio era más beneficioso para él que para mí y me decía: “¿Pero tú que sacas de todo esto?”. Y le dije que ese era mi problema.

Evidentemente, no soy una ONG, pero os aseguro que esas inversiones “a fondo perdido”, muchas veces terminan dando rendimiento. Y mucho más del esperado, que suele ser cero 😉 Por supuesto, otras no, pero en el cómputo global, no me quejo.

Y todo esto lo veo muy relacionado con la actitud que deberíamos tener ahora, en este entorno tan cambiante en el que vivimos: nunca vamos a ser capaces de saberlo todo y es fundamental colaborar con otros, compartir conocimientos, experiencias… y saber conectar cosas que aparentemente  no tienen mucha relación pero de las que pueden salir cosas realmente interesantes.

Por ejemplo, en las sesiones de Design Thinking hay un punto en el que se invita a generar ideas, algunas aparentemente absurdas pero de las que muchas veces suelen salir propuestas geniales, simplemente dándole una vuelta a esa idea tan absurda de inicio.

Sí, sé que todo esto es un poco utópico y que la sociedad nos pide números y resultados, pero lo uno no es incompatible con lo otro.

Os dejo, que tengo que ir a dar de comer a mi unicornio… 😉