¿Se puede innovar trabajando desde casa?

Sinceramente, creo que no. Es decir, se puede trabajar en remoto de manera puntual, pero si quieres crear algo en equipo, el contacto es fundamental, para permitir que la creatividad fluya.

Muy bien, entonces, nos metemos en la sala de formación, donde casi no podemos ni movernos, con cables por todos los lados y nos ponemos ahí todos juntos a “pensar muy fuerte”… O mejor ponemos una sala con un futbolín y un billar y entonces es imposible que no surjan miles de ideas geniales… o nos vamos todos a un garaje, que es de donde salieron todos “los listos de ahora”…

Sí, ya sé que hay que “producir”, pero dejadme que os recuerde que los tiempos están cambiando (ya vas tarde) y quizás el que se pare a “pensar un poco” ahora puede que sobreviva en un futuro, cada vez más próximo.

Realmente, no hay un lugar específico, pero lo que está demostrado es que el espacio es un elemento influyente dentro del proceso de innovación y las oficinas que tenemos actualmente no invitan precisamente a la interacción.

Aquí os dejo un vídeo donde podéis ver un método para encontrar “vuestro sitio”:

Tanto la entrada de ayer como la de hoy están “inspiradas” en algo que nos cuentan desde SAP Design Services. Es evidente que para SAP todo esto del Design Thinking es algo más que pegar unos cuantos post-its… 😉

¿Piedra, papel o tijera?

Piedra no, pero papel y tijera puede que sí necesites para tu próxima demo. Y si no me crees, mira el siguiente video:

Todos sabemos que las cosas entran por los ojos y las bondades que tiene lo de contar historias, así que olvídate del Powerpoint y atrévete a innovar en tu siguiente visita a un posible cliente.

¿Que no ves tu jugando con monigotes a esos señores serios con corbata? Todo es cuestión de probar, seguro que muchos te sorprenden 😉

openSAP: a veces veo cursos…

Quizás tras el artículo anterior alguien se ha podido sentir un poco como Bruce Willis al final de “El Sexto Sentido”… pero tranquilos, la cosa no es para tanto y tiene solución 😉

En alguna entrada ya os he hablado de qué recursos utilizo para estar al tanto de las últimas tendencias del sector y concretamente de openSAP hablé por primera vez hace más de 4 años, así que no me voy a repetir en eso.

Desde entonces, me he apuntado a muchos de los cursos que han ido lanzando y, en términos generales, he de decir que son bastante interesantes. Alguno son meramente teóricos y te sirven más para coger discurso de negocio y otros son más prácticos y te permiten experimentar desde el primer momento con nuevas herramientas/tecnologías.

Evidentemente, lo primero que tienes que tener claro es cuál es tu perfil y qué quieres obtener al apuntarte al curso. Si no, te limitarás a apuntarte a “todo lo que se mueva” y no le sacarás valor alguno.

(Sé de alguno que ha habido semanas que ha estado apuntado a más de 4 cursos a la vez… y he dicho “apuntado”, no que los haya aprovechado como debiera).

Aprovechando que durante este mes de agosto se han tomado un breve respiro, os voy a comentar los cursos que van a empezar los próximos 2 meses: algunos son totalmente nuevos y otros son ediciones nuevas de cursos ya convocados con anterioridad.

Hay cursos para todo tipo de perfiles (desarrolladores, administradores, consultores…) sólo tienes que decidir “qué quieres ser de mayor” y ponerte manos a la obra.

Ah, y no olvidéis que esto es sólo una herramienta más, el aprendizaje debe ser algo continuo y permanente o “¿De verdad crees que no tienes nada que aprender?” 😉

Innovar no es sólo inventar

Hace un par de meses escribí un artículo en el que relacionaba los percebes con la innovación, donde podíamos ver como relacionando ciertos conceptos, aparentemente sin ningún tipo de conexión, podía aparecer un concepto nuevo e innovador: Nissan, los percebes y la innovación

Conectar cosas es una gran forma de innovar. Por supuesto, también es posible inventar algo totalmente nuevo, de cero, pero eso lo veo más difícil y no al alcance de cualquiera… mejor conectar algo que ya existe… o copiarlo directamente… ¿Copiarlo? Sí, pero dándole “una vuelta de tuerca”.

Por ejemplo, si pensamos en el mundo de las golosinas una forma de innovar podría ser crear nuevas golosinas, con sabores/colores distintos… igual que existe el melón, el plátano y la sandía, podríamos crear la coliflor, la lechuga o el repollo, para que nos fuera más sencillo eso de tomar 5 piezas de fruta/verdura al día… 😉

Hablemos en serio, con independencia de los “no beneficios” que pueden tener sobre nuestra salud este tipo de productos, desde hace unos años han aparecido en el mercado ciertas marcas de las denominadas “golosinas gourmets”: Oomuombo y Papabubble pueden ser dos ejemplos de esto, en los que se utiliza materia primera de calidad para elaborar sus productos.

Como esas, hay otras marcas, en las que añadiéndole un empaquetado original y algún que otro detalle, se saca adelante un “nuevo” negocio, pero… a veces la cosa no se queda ahí y con una “pequeña variación”, se te abre un mercado de millones de consumidores que nadie había pensado en explotar: los países musulmanes.

Me explico: resulta que la mayoría de las golosinas se elaboran con gelatina de cerdo, así que si alguien cae en eso y decide hacer una ligera variación en la fórmula… ¡bingo!

Y, de repente, Wonkandy, una empresa sevillana que se fundó en 2010 con poco más de 100.000 € y que pasó ciertas inquietudes en los primeros años, se encuentra facturando más de 1,2 millones y distribuyendo cerca de 200 toneladas de caramelos por todo el mundo.

Aquí podéis leer el caso: Caramelos para el público musulmán

Y ahora es cuando viene lo de “¡qué buena idea!”, “¿por qué no se me habrá ocurrido a mí?” y demás… pero en lugar de lamentarte, mira, observa y prueba cosas… hay miles de oportunidades que están ahí, para el que sepa verlas y, por supuesto, se arriesgue a llevarlas a cabo: lo que no se hace, no existe.

Yo, por ejemplo, tengo claro un nuevo negocio: abrir una cadena de clínicas dentales en los países musulmanes… 😉

Una pregunta… ¿pero tú qué haces ahora?

Hoy toca hablar un poco de mi libro… como diría aquel.

En las últimas 2 semanas, ha habido varias personas que me han preguntado a qué me dedicaba ahora y como ya han pasado 6 meses desde que decidir cambiar de etapa, puede que sea un buen momento para reflexionar en alto.

En este tiempo, he hecho lo que decía en ese post, es decir: aprender, enseñar y colaborar. Pero veamos esto con un poco más de detalle.


APRENDER

Esto es algo que vengo haciendo habitualmente desde siempre, especialmente en los últimos años, y algo que os recomiendo a todos, sobre todo si os dedicáis al mundo de la tecnología, si no os queréis quedar fuera de juego.

Y quizás deberíais empezar por lo más importante: aprender a aprender. Raúl Hernández González os da algunas claves sobre esto en este artículo: “Siete actitudes imprescindibles para aprender a aprender”.

¿Cómo lo hago? Utilizo todos los recursos que tenemos hoy en día al alcance de la mano, como os comenté en su momento cuando os preguntaba si no teníais nada que aprender.

Y, por supuesto, como tengo claro que no todo tiene que ser gratis en la vida, compro libros interesantes (alguno, incluso lo leo), asisto a talleres (storytelling, presentaciones eficaces, mindfulness…) y tengo claro que todo eso no es un gasto, es una inversión.


ENSEÑAR

Sigo impartiendo formación con SAP, como lo vengo haciendo de manera regular desde hace más de 15 años. ¿De qué? De lo de siempre (HCM, ABAP…) y de “lo nuevo”: Design Thinking, Cloud Platform, HANAIoT, SuccessFactors, Fiori, Screen Personas

¿Soy experto en todo eso? No, pero tengo una visión global (en algunas áreas con mayor detalle que en otras, como es lógico) y el conocimiento suficiente para poder transmitirte las ideas principales que te darán una buena base para poder desarrollarte… siempre que quieras 😉

Siempre digo que en todos los cursos aprendo cosas, aunque como puedes entender, enseño más de lo que aprendo, porque si no no tendría sentido para los asistentes, pero tengo claro que no lo sé todo. Ni lo pretendo.


COLABORAR

Colaboro con distintos profesionales para ayudar a distintas compañías (clientes finales o consultoras) precisamente por lo comentado en el último párrafo del apartado anterior: ni lo sé todo ni lo pretendo.

Por lo tanto, si un cliente me pide, por ejemplo, que le ayude a redefinir los procesos de su compañía aplicando Design Thinking, lo puedo hacer, pero… de la mano de profesionales especializados en eso, como Thinkers.

¿Que un cliente quiere que participe en una implementación de SAP HCM o SuccessFactors? Lo podemos hablar, pero evidentemente yo sólo no lo voy a hacer, pero si puedo seleccionar/gestionar el equipo o participar como integrante del mismo. O quizás estar del lado del cliente, llevando el control del proyecto.

Qué es de SAP, pero no de Recursos Humanos, no pasa nada, podemos hablar igualmente, seguro que conozco a alguien que te puede ayudar.

Que lo que necesitas es una revisión de procesos de Recursos Humanos, también podemos hablar… en este caso, el perfil sería distinto, como puedes entender.


“Antonio, yo pagaría porque alguien viniera una vez al mes y me aclarara conceptos”… ese fue un servicio que nació directamente de la necesidad de un cliente.

Porque realmente se basa en esto: no se trata de diseñar un porfolio de servicios y ver cómo te los “coloco”, sino en ser capaz de dar solución a una necesidad que tienes… o ayudarte a descubrir esa necesidad que tienes pero aún no conoces.

En resumen, podríamos decir que lo que busco siempre es aportar valor en un modelo de SCaaS… ¿SCaaS? Sí, Sentido Común as a Service 😉

Y ahora sólo una pregunta: ¿en qué crees que puedo ayudarte?

PD.- Si necesitas un experto en Photoshop, está claro que no soy tu hombre 😉

PD.- Continuará…

¿De verdad crees que no tienes nada que aprender?

Si estás vivo, no lo creo…pero aún así siempre hay gente muy atrevida, como un amigo que hace ya unos años (no más de 10), tras conectarse por primera vez a Internet, me llamó a los 2 días y me dijo: “Oye, dime algo chulo para ver, que ya me lo he visto todo”… Tal y como lo cuento 😉

Por suerte o por desgracia, en el mundo en el que vivimos estamos condenados a aprender eternamente, para poder adaptarnos a la nueva realidad que nos toca vivir. Además, ya sabéis que esto es algo exponencial y que cada vez las cosas cambian más rápido.

Personalmente, esto es algo que tengo claro y dedico parte de mi tiempo a formarme, utilizando medios que tenemos hoy en día a nuestra disposición sin movernos de casa. Os cuento aquí alguno de esos recursos:

  • openSAP: cursos de SAP, con distintos niveles de profundidad. Aconsejo especialmente todos los de Cloud Platform. Algunos son puramente teóricos, pero están bien para tener una idea de por dónde van los tiros.
  • openHPI: de aquí salió openSAP, ¿quizás tenga que ver algo que HPI es Hasso Plattner Institute? Sí, uno de los miembros de El Equipo SAP.
  • Coursera: porque no sólo de SAP vive el hombre 😉 De aquí, he enredado con cosas de Design Thinking, Big Data, modelos de negocio… tienen un catálogo muy amplio.
  • MiriadaX:  similar a Coursera, he hecho cosas de liderazgo, Agile, Scrum… lo mejor es que eches un vistazo.
  • Acumen: organización sin ánimo de lucro que ofrece cursos de emprendimiento, storytelling o uno de Design Thinking organizado por IDEO del que, por cierto, hay una nueva edición en mayo.
  • Udacity: si empresas como Amazon o Google están por detrás de esto, algo deben de saber, ¿no? Me parecen especialmente interesantes los cursos de iniciación a HTML5, JavaScript, Python
  • Youtube: sí, esto no sirve simplemente para ver vídeos donde llaman a la gente “caranchoa”, también puedes aprender HANA, por ejemplo, con la SAP HANA Academy.
  • Twitter: esta es mi mayor fuente de aprendizaje, ya que aquí puedes aprender de lo mucho que tienen que enseñarte los demás… siempre hay contenidos interesantes, que te ayudan a descubrir nuevos recursos y/o conocimientos. ¿En sólo 140 caracteres? A veces, sí 😉

Y lo que no me vale es lo de que no tenéis tiempo: No existe la “falta de tiempo” sino la falta de interés

Evidentemente, hay muchos más sitios en los que encontrar información, pero, a no ser que seáis mi amigo, al que hacía referencia al principio, es imposible mirarlo todo 😉