¿Me parezco más a Brad Pitt o a Mariano Rajoy?

Para los que me conocéis personalmente, sabéis que tengo gafas, llevo barba, y soy alto… hasta aquí todo mi parecido con el presidente del gobierno.

Con Brad Pitt, sin embargo, mi parecido es realmente sorprendente, llegando a veces a confundirnos, incluso a pensar que somos hermanos gemelos.

Bueno, vale, tampoco es para tanto, pero lo que sí es cierto es que mi parecido con el famoso actor de Hollywood es mucho mayor que con el insigne pontevedrés.

Y no lo digo yo, que lo dice el Machine Learning, como os voy a demostrar con una API de reconocimiento facial de Azure.

La confianza toma valores de 0 a 1, en función de menor a mayor parecido, y aunque detecta que no son fotos de la misma persona, queda demostrado a quién me parezco más.

Pues sí, amigos, creo que esto tiene bastante potencial, aunque me da que los algoritmos aún tienen que mejorar un poco, ¿no? 😉

PD.- Si queréis probar esto, aquí tenéis la URL: https://azure.microsoft.com/es-es/services/cognitive-services/face/

Khaleesi, SAP y Belén Esteban

Vaya por delante que no he visto ni un minuto de “Juego de Tronos”, ni he leído una línea de “Canción de Hielo y Fuego”… aún así, sé que hay un Trono de Hierro, que andan por ahí los Lannister y alguno más, que hay un personaje que es un señor “bajito”, que Khaleesi es una rubia…

Y ahora es cuando se echan encima de mí todos los fans y me puntualizan que Khaleesi no es una persona, que es “un título que los Dothraki utilizan para designar a la esposa del Khal, quien es el líder del khalasar. La khaleesi sirve al khalasar y si su esposo muere o es asesinado, es llevada a Vaes Dothrak, la ciudad capital de los Dothraki, para servir como consejera en el dosh khaleen”.

Muy bien, tengo claro que no voy a participar en una conferencia de expertos en “Juego de Tronos”, pero eso no impide que pueda tener conocimientos básicos (muy básicos) sobre algo que puede ser tendencia en un momento dado. Y puede que si decido profundizar en el tema o lo necesito, sepa cómo hacerlo.

(No descarto “enchufarme” las 7 temporadas seguidas).

¿Y esto qué tiene que ver con SAP? Pues que no creo que nadie tenga que saber de todo pero, si trabajo en esto, términos como Fiori, Cloud Platform, Screen Personas, S/4HANA, Ariba, Hybris, SuccessFactors, Concur, etc… me tienen que sonar al menos. He dicho sonar, no ser expertos.

Pues la realidad es que a muchos no les suenan y otros, que tienen los mismos conocimientos que yo sobre la serie en la que “se acerca el invierno”, se atreven a participar en debates como si fueran el propio George R.R. Martin

Aquí podríamos entrar en el debate “generalistas vs especialistas”, o en lo de “maestro de mucho, aprendiz de nada”. Es decir, si es preferible tener un conocimiento muy extenso de algo concreto o una visión más general de algo más variado.

Mi respuesta es clara: depende. Me explico: puedo tener amplios conocimientos de  algunos temas, pero no puedo ser un completo ignorante en otros relacionados con mi materia o de carácter “universal”. Y siempre ser consciente de que seguro que me queda mucho por aprender o ¿de verdad crees que no tienes nada que aprender?

Siempre hay cosas que tengo que conocer sí o sí. ¿O podrías entender que alguien en España no supiera quién es Belén Esteban? Evidentemente no, como bien podéis leer aquí: Así explica Twitter a un extranjero curioso quién es Belén Esteban

Tranquilos, estoy de viernes, no es grave 😉

Ideas preconcebidas y la junta de la trócola

El otro día tomando algo con un compañero (y amigo) me preguntó qué estaba haciendo ahora y le dije que, concretamente este mes, estaba impartiendo un curso de ABAP a gente que empezaba y me hizo una pregunta curiosa:

– “¿Y no crees que algo así te desprestigia?”

Como no entendía muy bien el comentario, le pregunté y me dijo:

– “No sé, un tío como tú, con tu experiencia, lo mismo alguien piensa que dar un curso de ABAP a estas alturas es rebajarse…”

Y el razonamiento me hizo gracia, por varios motivos…

¿Un tío como yo? Yo simplemente soy alguien que lleva trabajando con “lo mismo” casi 20 años… eso sí, actualizándome, ya que las cosas han cambiado “un poquito”. Ah, ya… que después de tanto tiempo, lo que la gente espera es que esté en un despacho repartiendo “marrones” y viviendo en “el mundo del powerpoint”… bueno, lo respeto… incluso lo hago cuando toca 😉

¿Rebajarse? No creo que enseñar algo a alguien, nunca, sea rebajarse. ¿Que en este caso es algo “viejuno”? Sí, y al mes siguiente puede que está dando algo totalmente innovador a gente que lleva el mismo tiempo que yo en esto… lo bueno es saber adaptarse y poder hablar al nivel de los unos y de los otros.

En cualquier caso, es curioso esa forma de pensar y va en consonancia con la última entrada que publiqué sobre las carreras profesionales en la mayoría de las consultoras… Y cierto que las cosas están cambiando, pero la idea general es esa: si en unos años no eres gestor, eres un paquete 😉

Por otro lado, relacionado con ese post, tengo claro que no es posible pagarle a un programador ABAP 80.000 €/año si luego el cliente te paga 20 €/hora, pero es que esto lleva un cambio más profundo, como sería el pasar de trabajar por horas a trabajar por aportar valor.

(Algo de esto comenté en “Trabajar por horas: ¿me lo estás diciendo en serio?”)

También, al final del artículo en el que contaba cómo saber cuál es el puesto ideal de cada uno en una consultora con una sola pregunta, se podía intuir algo sobre el origen del problema.

Todo un tema, que debería empezar porque nadie dijera “tengo 100 horas para que me soluciones ALGÚN problema y te puedo pagar 2.000 €” y pasara a decir “tengo ESTE problema, si lo puedes solucionar, ¿cuánto tardas y cuanto me cobras?”.

Esto es como si yo, que no tengo ni idea de mecánica, fuera al taller y les dijera: “ahí os dejo el coche, creo le falla la junta de la trócola, vengo en media hora a por él y os doy 10 € por el arreglo”. No tiene mucho sentido, ¿no? Pues no os imagináis la de “mecánicos” que hay por ahí sueltos…

Y, por aclarar, no soy mecánico, ni programador… simplemente, intento aportar valor y sentido común en lo que hago.

Y tú, ¿intentas hacer algo para cambiar esto o crees que así va bien la cosa? 😉

PD.- El otro día alguien me comentó que el verano me avivaba el ingenio… bueno, más bien, me deja algo más de tiempo.

PD.- De todas formas, tranquilos, que volveré con cosas más tecnológicas, pero sin dejar nunca de lado el humor 😉

Keylor Navas jugará este año de delantero

El Real Madrid a través de un comunicado oficial ha anunciado esta mañana que la próxima temporada Keylor Navas llevará el dorsal “9” y ocupará el puesto de delantero centro en el equipo blanco.

Desde el club madridista han declarado que se han visto obligados a tomar esa decisión ya que Keylor llevaba 4 años desempeñando la labor de guardameta y había pedido un sustancial incremento en sus emolumentos.

Ahora mismo el Madrid tiene 10 días para encontrar otro portero que le permita afrontar con garantías la temporada. Se está barajando la posibilidad de pagar la clausula de rescisión de De Gea u Oblak.

Lo sé, pensáis que se me ha ido definitivamente la cabeza, que el calor ha hecho mella en mí…

Cambiemos “Real Madrid” por “consultora”, cambiemos “portero” por “programador” y cambiemos “delantero” por “gerente”.

  • ¿De verdad un buen técnico va a ser automáticamente buen gestor?
  • ¿Realmente para poder acceder a ciertas bandas salariales tengo que pasar a hacer algo que no me gusta o para lo que no estoy capacitado?
  • ¿Es fácil sustituir a un técnico brillante y comprometido con su trabajo?

Estoy buscando una consultora con un programador ABAP de más de 45 años que cobre 80.000 € para incorporar a mi colección de gamusinos y unicornios… 😉

Cómo saber cuál es el puesto ideal de cada uno en una consultora con una sola pregunta

Hace unos días en una formación planteé el siguiente supuesto: “Un cliente nos pide una oferta para implementar algo en 24.000 horas”.

Con ese único dato, pregunté cuánto tiempo tardaríamos en hacer el proyecto y una persona respondió:

– “En 100 días”.

Bien, ya tenía identificado al comercial.

Después de aclarar lo dudosamente legal que era presuponer lo de trabajar 24 horas al día, alguien hizo una puntualización y dijo:

– “300 días, si calculamos 8 horas al día”.

Ese era mi director de proyecto: ni fines de semanas ni vacaciones… tras este otro apunte, alguien dijo:

– “66 semanas, suponiendo que se trabajan 5 días a la semana y contando 6 semanas de vacaciones”.

Perfecto, ya tenía mi jefe de proyecto.

“Lo que pasa es que 66 semanas es más de 1 año de proyecto y al cliente se le va a hacer largo” comenté y enseguida alguien me dio la solución

– “Bueno, pues ponemos a 6 personas y lo tenemos listo en 11 semanas”.

Y así es como dí con el financiero.

Ahora ya sólo es cuestión de localizar un grupo de recién licenciados dispuestos a trabajar de sol a sol y empezar a “darle a la manivela”…

¿Alguien se siente identificado? ¿Dónde pensáis que está el error inicial?

Yo lo tengo claro en el supuesto inicial… ¿de verdad alguien puede decir el número de horas que se va a tardar en implementar algo que probablemente no tiene del todo claro sin tener en cuenta el número de recursos asignados ni la cualificación de los mismos?

No quiero decir que mi “selección de personal” sea la más adecuada, pero si algo empieza mal… 😉

LinkedIn: analizando algún dato

¿Las redes sociales son buenas? Pues como todo, depende de para qué y para quién… para alguien que quiera pasar el tiempo saltando de un sitio a otro, son perfectas 😉

Evidentemente, no se puede dar una respuesta general a esto, ya que habría que analizar qué tipo de red en particular y cuál es el objetivo que buscas con su uso.

Si hablamos concretamente de LinkedIn hay gente que piensa que únicamente con crearse un perfil le van a llover ofertas de trabajo; al igual que los recruiters piensan que van a poder “cazar” candidatos fácilmente… otros que se piensan que están en Tinder…

Personalmente, ¿para qué utilizo LinkedIn? Para estar en contacto con gente a la que le pueda aportar algo y/o que me puedan aportar a mí.

Aunque es cierto que no acepto todas las solicitudes de contacto, también es verdad que no soy demasiado restrictivo, lo que te lleva a veces a tener contactos que puede que no aporten nada, pero tampoco molestan.

Nunca he creído en lo de que el tamaño importe (aunque todos sabemos que en “ciertas cosas” sí importa), por lo que tampoco persigo acumular contactos por el simple hecho de acumular.

Y llegados a este punto, tras encontrarme un artículo de alguien que contaba cómo bajarte los contactos de tu cuenta, lo he hecho y aquí va un pequeño análisis.

Como dato curioso, puedo ver que hice el primer contacto en diciembre de 2007… con alguien a quien conocí en mi ámbito profesional pero que terminó convirtiéndose en un gran amigo (no sólo él, toda su familia) y con quien dejé de trabajar hace unos años (ya sabéis, que no soy barato), pero con quien podría volver a hacerlo en cualquier momento.

¿Trabajar con amigos? No, nunca. Hay amigos con los que no trabajaría jamás. ¿Trabajar con profesionales que además son amigos? Siempre… que nos cuadren las condiciones a ambas partes.

Y otro dato curioso ha sido ver cuál es el top 10 de empresas a las que pertenecen mis contactos:

  1. SAP
  2. SCL Consulting
  3. everis
  4. Freelance
  5. Indra
  6. Stratesys
  7. Accenture
  8. NGA Human Resources
  9. Techedge
  10. Repsol

Algo no muy raro para alguien que trabaja desde hace más de 20 años con tecnología SAP, especialmente en HR, desde hace años como freelance

Ah, y me gusta que se cuele Repsol en la lista ya que fue mi primer cliente, allá por 1997, lo que indica que antes de existir las redes sociales, había otras maneras de mantenerse en contacto.

¿Y tú? ¿Para qué utilizas las redes? ¿Cuál es tu top 10 en LinkedIn?

PD.- Aquí os dejo el artículo donde explican cómo bajarse los contactos: Cómo descargar contactos de LinkedIn y cómo convertir el archivo csv a Excel

On holidays

Sí, como algunos habéis intuido por la baja actividad en el blog, estoy unos días de vacaciones.

Tranquilos, I will be back soon!

Y no, no me he vuelto crazy, simplemente me ha llegado un video que me ha hecho gracia, en el que se puede ver lo ridículos que somos a veces y lo quería compartir…

See you! 😉