Ideas preconcebidas y la junta de la trócola

El otro día tomando algo con un compañero (y amigo) me preguntó qué estaba haciendo ahora y le dije que, concretamente este mes, estaba impartiendo un curso de ABAP a gente que empezaba y me hizo una pregunta curiosa:

– “¿Y no crees que algo así te desprestigia?”

Como no entendía muy bien el comentario, le pregunté y me dijo:

– “No sé, un tío como tú, con tu experiencia, lo mismo alguien piensa que dar un curso de ABAP a estas alturas es rebajarse…”

Y el razonamiento me hizo gracia, por varios motivos…

¿Un tío como yo? Yo simplemente soy alguien que lleva trabajando con “lo mismo” casi 20 años… eso sí, actualizándome, ya que las cosas han cambiado “un poquito”. Ah, ya… que después de tanto tiempo, lo que la gente espera es que esté en un despacho repartiendo “marrones” y viviendo en “el mundo del powerpoint”… bueno, lo respeto… incluso lo hago cuando toca 😉

¿Rebajarse? No creo que enseñar algo a alguien, nunca, sea rebajarse. ¿Que en este caso es algo “viejuno”? Sí, y al mes siguiente puede que está dando algo totalmente innovador a gente que lleva el mismo tiempo que yo en esto… lo bueno es saber adaptarse y poder hablar al nivel de los unos y de los otros.

En cualquier caso, es curioso esa forma de pensar y va en consonancia con la última entrada que publiqué sobre las carreras profesionales en la mayoría de las consultoras… Y cierto que las cosas están cambiando, pero la idea general es esa: si en unos años no eres gestor, eres un paquete 😉

Por otro lado, relacionado con ese post, tengo claro que no es posible pagarle a un programador ABAP 80.000 €/año si luego el cliente te paga 20 €/hora, pero es que esto lleva un cambio más profundo, como sería el pasar de trabajar por horas a trabajar por aportar valor.

(Algo de esto comenté en “Trabajar por horas: ¿me lo estás diciendo en serio?”)

También, al final del artículo en el que contaba cómo saber cuál es el puesto ideal de cada uno en una consultora con una sola pregunta, se podía intuir algo sobre el origen del problema.

Todo un tema, que debería empezar porque nadie dijera “tengo 100 horas para que me soluciones ALGÚN problema y te puedo pagar 2.000 €” y pasara a decir “tengo ESTE problema, si lo puedes solucionar, ¿cuánto tardas y cuanto me cobras?”.

Esto es como si yo, que no tengo ni idea de mecánica, fuera al taller y les dijera: “ahí os dejo el coche, creo le falla la junta de la trócola, vengo en media hora a por él y os doy 10 € por el arreglo”. No tiene mucho sentido, ¿no? Pues no os imagináis la de “mecánicos” que hay por ahí sueltos…

Y, por aclarar, no soy mecánico, ni programador… simplemente, intento aportar valor y sentido común en lo que hago.

Y tú, ¿intentas hacer algo para cambiar esto o crees que así va bien la cosa? 😉

PD.- El otro día alguien me comentó que el verano me avivaba el ingenio… bueno, más bien, me deja algo más de tiempo.

PD.- De todas formas, tranquilos, que volveré con cosas más tecnológicas, pero sin dejar nunca de lado el humor 😉

Keylor Navas jugará este año de delantero

El Real Madrid a través de un comunicado oficial ha anunciado esta mañana que la próxima temporada Keylor Navas llevará el dorsal “9” y ocupará el puesto de delantero centro en el equipo blanco.

Desde el club madridista han declarado que se han visto obligados a tomar esa decisión ya que Keylor llevaba 4 años desempeñando la labor de guardameta y había pedido un sustancial incremento en sus emolumentos.

Ahora mismo el Madrid tiene 10 días para encontrar otro portero que le permita afrontar con garantías la temporada. Se está barajando la posibilidad de pagar la clausula de rescisión de De Gea u Oblak.

Lo sé, pensáis que se me ha ido definitivamente la cabeza, que el calor ha hecho mella en mí…

Cambiemos “Real Madrid” por “consultora”, cambiemos “portero” por “programador” y cambiemos “delantero” por “gerente”.

  • ¿De verdad un buen técnico va a ser automáticamente buen gestor?
  • ¿Realmente para poder acceder a ciertas bandas salariales tengo que pasar a hacer algo que no me gusta o para lo que no estoy capacitado?
  • ¿Es fácil sustituir a un técnico brillante y comprometido con su trabajo?

Estoy buscando una consultora con un programador ABAP de más de 45 años que cobre 80.000 € para incorporar a mi colección de gamusinos y unicornios… 😉

Cómo saber cuál es el puesto ideal de cada uno en una consultora con una sola pregunta

Hace unos días en una formación planteé el siguiente supuesto: “Un cliente nos pide una oferta para implementar algo en 24.000 horas”.

Con ese único dato, pregunté cuánto tiempo tardaríamos en hacer el proyecto y una persona respondió:

– “En 100 días”.

Bien, ya tenía identificado al comercial.

Después de aclarar lo dudosamente legal que era presuponer lo de trabajar 24 horas al día, alguien hizo una puntualización y dijo:

– “300 días, si calculamos 8 horas al día”.

Ese era mi director de proyecto: ni fines de semanas ni vacaciones… tras este otro apunte, alguien dijo:

– “66 semanas, suponiendo que se trabajan 5 días a la semana y contando 6 semanas de vacaciones”.

Perfecto, ya tenía mi jefe de proyecto.

“Lo que pasa es que 66 semanas es más de 1 año de proyecto y al cliente se le va a hacer largo” comenté y enseguida alguien me dio la solución

– “Bueno, pues ponemos a 6 personas y lo tenemos listo en 11 semanas”.

Y así es como dí con el financiero.

Ahora ya sólo es cuestión de localizar un grupo de recién licenciados dispuestos a trabajar de sol a sol y empezar a “darle a la manivela”…

¿Alguien se siente identificado? ¿Dónde pensáis que está el error inicial?

Yo lo tengo claro en el supuesto inicial… ¿de verdad alguien puede decir el número de horas que se va a tardar en implementar algo que probablemente no tiene del todo claro sin tener en cuenta el número de recursos asignados ni la cualificación de los mismos?

No quiero decir que mi “selección de personal” sea la más adecuada, pero si algo empieza mal… 😉

LinkedIn: analizando algún dato

¿Las redes sociales son buenas? Pues como todo, depende de para qué y para quién… para alguien que quiera pasar el tiempo saltando de un sitio a otro, son perfectas 😉

Evidentemente, no se puede dar una respuesta general a esto, ya que habría que analizar qué tipo de red en particular y cuál es el objetivo que buscas con su uso.

Si hablamos concretamente de LinkedIn hay gente que piensa que únicamente con crearse un perfil le van a llover ofertas de trabajo; al igual que los recruiters piensan que van a poder “cazar” candidatos fácilmente… otros que se piensan que están en Tinder…

Personalmente, ¿para qué utilizo LinkedIn? Para estar en contacto con gente a la que le pueda aportar algo y/o que me puedan aportar a mí.

Aunque es cierto que no acepto todas las solicitudes de contacto, también es verdad que no soy demasiado restrictivo, lo que te lleva a veces a tener contactos que puede que no aporten nada, pero tampoco molestan.

Nunca he creído en lo de que el tamaño importe (aunque todos sabemos que en “ciertas cosas” sí importa), por lo que tampoco persigo acumular contactos por el simple hecho de acumular.

Y llegados a este punto, tras encontrarme un artículo de alguien que contaba cómo bajarte los contactos de tu cuenta, lo he hecho y aquí va un pequeño análisis.

Como dato curioso, puedo ver que hice el primer contacto en diciembre de 2007… con alguien a quien conocí en mi ámbito profesional pero que terminó convirtiéndose en un gran amigo (no sólo él, toda su familia) y con quien dejé de trabajar hace unos años (ya sabéis, que no soy barato), pero con quien podría volver a hacerlo en cualquier momento.

¿Trabajar con amigos? No, nunca. Hay amigos con los que no trabajaría jamás. ¿Trabajar con profesionales que además son amigos? Siempre… que nos cuadren las condiciones a ambas partes.

Y otro dato curioso ha sido ver cuál es el top 10 de empresas a las que pertenecen mis contactos:

  1. SAP
  2. SCL Consulting
  3. everis
  4. Freelance
  5. Indra
  6. Stratesys
  7. Accenture
  8. NGA Human Resources
  9. Techedge
  10. Repsol

Algo no muy raro para alguien que trabaja desde hace más de 20 años con tecnología SAP, especialmente en HR, desde hace años como freelance

Ah, y me gusta que se cuele Repsol en la lista ya que fue mi primer cliente, allá por 1997, lo que indica que antes de existir las redes sociales, había otras maneras de mantenerse en contacto.

¿Y tú? ¿Para qué utilizas las redes? ¿Cuál es tu top 10 en LinkedIn?

PD.- Aquí os dejo el artículo donde explican cómo bajarse los contactos: Cómo descargar contactos de LinkedIn y cómo convertir el archivo csv a Excel

On holidays

Sí, como algunos habéis intuido por la baja actividad en el blog, estoy unos días de vacaciones.

Tranquilos, I will be back soon!

Y no, no me he vuelto crazy, simplemente me ha llegado un video que me ha hecho gracia, en el que se puede ver lo ridículos que somos a veces y lo quería compartir…

See you! 😉

Una pregunta… ¿pero tú qué haces ahora?

Hoy toca hablar un poco de mi libro… como diría aquel.

En las últimas 2 semanas, ha habido varias personas que me han preguntado a qué me dedicaba ahora y como ya han pasado 6 meses desde que decidir cambiar de etapa, puede que sea un buen momento para reflexionar en alto.

En este tiempo, he hecho lo que decía en ese post, es decir: aprender, enseñar y colaborar. Pero veamos esto con un poco más de detalle.


APRENDER

Esto es algo que vengo haciendo habitualmente desde siempre, especialmente en los últimos años, y algo que os recomiendo a todos, sobre todo si os dedicáis al mundo de la tecnología, si no os queréis quedar fuera de juego.

Y quizás deberíais empezar por lo más importante: aprender a aprender. Raúl Hernández González os da algunas claves sobre esto en este artículo: “Siete actitudes imprescindibles para aprender a aprender”.

¿Cómo lo hago? Utilizo todos los recursos que tenemos hoy en día al alcance de la mano, como os comenté en su momento cuando os preguntaba si no teníais nada que aprender.

Y, por supuesto, como tengo claro que no todo tiene que ser gratis en la vida, compro libros interesantes (alguno, incluso lo leo), asisto a talleres (storytelling, presentaciones eficaces, mindfulness…) y tengo claro que todo eso no es un gasto, es una inversión.


ENSEÑAR

Sigo impartiendo formación con SAP, como lo vengo haciendo de manera regular desde hace más de 15 años. ¿De qué? De lo de siempre (HCM, ABAP…) y de “lo nuevo”: Design Thinking, Cloud Platform, HANAIoT, SuccessFactors, Fiori, Screen Personas

¿Soy experto en todo eso? No, pero tengo una visión global (en algunas áreas con mayor detalle que en otras, como es lógico) y el conocimiento suficiente para poder transmitirte las ideas principales que te darán una buena base para poder desarrollarte… siempre que quieras 😉

Siempre digo que en todos los cursos aprendo cosas, aunque como puedes entender, enseño más de lo que aprendo, porque si no no tendría sentido para los asistentes, pero tengo claro que no lo sé todo. Ni lo pretendo.


COLABORAR

Colaboro con distintos profesionales para ayudar a distintas compañías (clientes finales o consultoras) precisamente por lo comentado en el último párrafo del apartado anterior: ni lo sé todo ni lo pretendo.

Por lo tanto, si un cliente me pide, por ejemplo, que le ayude a redefinir los procesos de su compañía aplicando Design Thinking, lo puedo hacer, pero… de la mano de profesionales especializados en eso, como Thinkers.

¿Que un cliente quiere que participe en una implementación de SAP HCM o SuccessFactors? Lo podemos hablar, pero evidentemente yo sólo no lo voy a hacer, pero si puedo seleccionar/gestionar el equipo o participar como integrante del mismo. O quizás estar del lado del cliente, llevando el control del proyecto.

Qué es de SAP, pero no de Recursos Humanos, no pasa nada, podemos hablar igualmente, seguro que conozco a alguien que te puede ayudar.

Que lo que necesitas es una revisión de procesos de Recursos Humanos, también podemos hablar… en este caso, el perfil sería distinto, como puedes entender.


“Antonio, yo pagaría porque alguien viniera una vez al mes y me aclarara conceptos”… ese fue un servicio que nació directamente de la necesidad de un cliente.

Porque realmente se basa en esto: no se trata de diseñar un porfolio de servicios y ver cómo te los “coloco”, sino en ser capaz de dar solución a una necesidad que tienes… o ayudarte a descubrir esa necesidad que tienes pero aún no conoces.

En resumen, podríamos decir que lo que busco siempre es aportar valor en un modelo de SCaaS… ¿SCaaS? Sí, Sentido Común as a Service 😉

Y ahora sólo una pregunta: ¿en qué crees que puedo ayudarte?

PD.- Si necesitas un experto en Photoshop, está claro que no soy tu hombre 😉

PD.- Continuará…

La tormenta perfecta de la transformación digital

Dentro del sector tecnológico parece que empiezan a crecer esos brotes verdes que algunos atisbaban hace años, pero corremos el peligro de que si no encontramos jardineros para cuidar esa vegetación se pueda convertir en una maleza ingobernable que acabe por asfixiarnos.

De todos es conocido que el mundo está en un proceso de transformación digital impulsado por múltiples factores pero con un gran peso tecnológico. Sí, esa tecnología que a la vez que va a destruir millones de empleos, va a crear otros tantos para los que probablemente aún no estamos preparados.

Tranquilos, aquí os dejo algunos trucos que nos da Silvia Leal para saber cómo quitarle el trabajo a un robot.

Trucos aparte, esto requiere de una revisión profunda sobre la formación que se imparte en las universidades y lo que demanda o va a demandar el mercado de trabajo, pero eso se lo dejo a los políticos, que ya se podrían encargar de tomarse un poco en serio esto, en lugar de decir: “yo, lo contrario de lo que haya dicho/hecho el anterior”.

Pero vayamos al presente, que me pierdo…

A día de hoy, tengo que comunicar una noticia para los técnicos de selección que gestionan ciertas peticiones: el perfil que estáis buscando… no existe.

Lo siento, pero no hay gente con 5 años de experiencia en tecnologías/productos que han salido hace 2, con 3 idiomas y con ganas de trabajar de sol a sol por 18.000 €.

Ya, ya sé que es lo que pide el cliente, pero ese mismo cliente seguramente sea el que durante los 3-4 últimos años no ha invertido nada en formar a su equipo, como han hecho otros (“con la que estaba cayendo”)… pero es que resulta que ahora ha escampado (o eso parece) no hay mucho que recoger, pues no se ha sembrado nada… y tampoco puedo ir a “coger prestado” al huerto del vecino, porque él está igual.

No vale lo de “bueno, nosotros firmamos el proyecto y luego nos metemos en LinkedIn y cogemos la gente”… porque la gente no está… no existe… o si existe, resulta que tienen otras prioridades distintas a las urgencias del cliente.

Hace tiempo escuché decir a alguien que él no añadía nunca a recruiters en LinkedIn porque luego no hacían nada más que molestarle. Yo no soy así, yo acepto las solicitudes de contacto e intento responder a todos sus mensajes… eso sí, he de decir que esto no es recíproco.

Muchas veces recibo peticiones en las que “tu perfil encaja perfectamente” y resulta que han visto mi CV en Infojobs… que hace 15 años que no actualizo, en el que puedo poner lindezas como “dominio del correo electrónico”…

U otras que ven una palabra determinada en mi perfil y eso me convierte automáticamente en experto en la materia.

Por no hablar de los que te cuentan las maravillas del proyecto/puesto y te ofrecen una tarifa a la mitad de la mínima deseada.

De hecho, normalmente, cuando alguien me contacta, le suelo responder con un mensaje en el que le digo cual es mi tarifa mínima y que lo tenga en cuenta para no hacerle perder el tiempo y la respuesta suele ser esta:

¿Soy caro? No, soy coherente, lo que suele salirte caro 😉

Así que me voy a permitir darles unos consejos a los técnicos de selección:

  • Ten claro lo que buscas. Hace unos años, me llamó alguien que buscaba “alguien de SAP”, cuando le pregunté de qué módulo, me dijo “no sé, de SAP en general”.
  • Valora el perfil de cada candidato de manera individualizada. ¿Realmente crees que puedes tener en cuenta a alguien para un perfil tecnológico que pone “dominio de Internet” en su CV?
  • Mantén una relación a largo plazo. Si el candidato responde a tu urgencia, haz tú lo mismo, al menos una respuesta. El candidato rechazado de hoy puede ser el adecuado mañana.

Y ahora unos consejos para las empresas:

  • No pidas imposibles. No hay expertos en S/4HANA con 15 años de experiencia en esa tecnología.
  • Forma a tu gente. Alguno se irán, sí… pero vendrán otros, atraídos por valores.
  • Paga acorde a lo que pides. Hablo del salario de tus trabajadores y de las tarifas que manejas para colaboraciones. Si no pagas una tarifa adecuada, difícilmente esas empresas van a poder formar a su gente para darte un servicio de calidad.

Venga, y termino con los trabajadores:

  • Aporta valor siempre. Eso te permitirá exigir otras cosas o buscar un sitio donde lo valoren.
  • No dejes de formarte. No exijas que lo hagan otros. Hoy en día tienes miles de recursos a un click de distancia.
  • Sé coherente. A la larga, sale rentable… aunque a veces cueste verlo.

Mientras no pongamos todos un poco de nuestra parte, vamos de cabeza a la tormenta perfecta: ofreciendo proyectos que nadie podrá realizar con garantías porque no existe la gente adecuada para llevarlos a cabo.

¿Y la solución a todo esto cuál es? Sentido común 😉