Hasso Plattner en el SAPPHIRE NOW

En la fotografía aparece Hasso Plattner (el de la izquierda), junto a los otros 4 fundadores de SAP, allá por 1972. Desde entonces, el tiempo ha pasado para todos, pero alguno sigue al pie del cañón, como podéis ver en el siguiente vídeo:

Son menos de 20 minutos y si este señor dedica su tiempo a subirse a un escenario para intentar explicarte algo, cuando creo que tiene su vida ya “medio” solucionada, tú deberías verlo por muy ocupado que estés, ¿no?

De todas formas, no te preocupes, que ya te hago un resumen de lo que cuenta.. 😉

  • Una base de datos, una plataforma y un sistema. HANA es la base de datos (alojada en x86 o IBM Power) y la plataforma que soportará nuestras aplicaciones (ABAP y Java), que serán consumidas directamente en un navegador.

Una vez conseguido eso (en ellos estamos), podremos hablar de lo siguiente:

  • Un front-end al que podremos acceder desde un navegador con aplicaciones específicas (SAP Analytics Cloud) o diseñadas bajo el patrón de Fiori, o a través de aplicaciones nativas para iOS o productos específicos como Roambi.
  • Múltiples fuentes de datos (estructurados o no) a las que podremos acceder independientemente de su origen, siempre que estemos autorizados.
  • Una serie de aplicaciones (S/4HANA) y tecnologías (HANA Cloud Platform) que darán soporte a nuestros procesos de negocio y nos permitirán analizar toda la información (BW, Digital Boardroom…) para facilitar la toma de decisiones, así como integrarnos con otras aplicaciones (API Hub, HCI…).

Y para hacer todo esto ha tocado rediseñar todos los procesos, con el objetivo de mejorarlos y simplificarlos, adaptándolos a las posibilidades que nos dan las nuevas tecnologías. Quizás, no estaría de más que tú hicieras lo mismo con los tuyos, ¿no?

Y parece que “algo” se ha mejorado: la mitad de líneas de código, de tablas de elementos de datos…

Más adelante, podemos ver un ejemplo de las herramientas que vamos a tener para poder hacer la migración de nuestros sistemas, entre otras cosas… pero, un momento.. todo esto es muy nuevo, ¿no?

Por favor, fíjate bien en la fecha del vídeo: año 2016. No, no es un error, esto es del SAPPHIRE NOW de hace 2 años, pero es probable que a muchos de vosotros gran parte de todo esto os suene a chino… ¿veis como las cosas van demasiado deprisa?

Así que yo que tú aceleraba porque si no puedes que cualquier día te mires al espejo y tenga un aspecto igual de “moderno” que los 5 señores que aparecen en la foto de portada.

PD.- En próximas entregas, volveré a 2018 😉

SAP HANA Data Management: ¿qué es esto?

Siguiendo con lo que comentaba ayer sobre cosas interesantes que presentaron en el SAPPHIRE NOW, hoy voy a intentar explicar lo que yo he entendido sobre esto del SAP HANA Data Management.

Probablemente, habréis oído más de una vez lo de que “se han generado más datos en los 2 últimos años que desde el inicio de la humanidad“… y lo mejor es que esta frase la llevamos oyendo ya unos años, con lo que parece que esto no tiene límites.

Dentro de un par de años, habrá que cambiar la frase por esta: “se han generados más datos en los últimos 5 minutos que desde el inicio de la humanidad”. O lo mismo se duplican los datos antes de que le dé tiempo a terminar la frase al ponente de turno… 😉

Perfecto, a todos nos queda claro que generamos muchos datos, pero… lo que no está tan claro es qué hacer con ellos. Es decir, ¿cómo darle inteligencia a esos datos? Y aquí es donde aparecen términos como Big Data, Machine Learning, etc… que por sí solos no hacen nada, ya que muchas veces el problema viene de base: en el Small Data.

¿Cómo vamos a hablar de algoritmos predictivos y mejora en la toma de decisiones, con herramientas que pueden manejar esos ingentes volúmenes de información, analizarla y aprender de ella, si la información de partida no es buena?

Vamos, que antes de pensar en Big Data, muchos tienen que reflexionar un poco en cómo tienen el Small Data y qué beneficios pueden obtener con la explotación de esa información, que lo mismo no tiene sentido almacenarlo todo… ¿o realmente crees que esas “tarrinas” de CDs que tienes en la estantería las vas a volver a utilizar alguna vez? 😉

Depurar la información y saber qué utilidad puede tener para mi modelo de negocio,  serán fases de la metodología CRISP-DM, que podríamos decir que es la estándar en un proceso de análisis de datos.

¿Que esto de CRISP-DM te suena a chino? Pues mírate este curso de openSAPGetting Started with Data Science

Vale, ya te has aclarado con lo anterior, sigamos.

¿Qué es realmente SAP HANA Data Management? Pues un conjunto de servicios/herramientas que me permiten gestionar mis datos de manera centralizada.

Como veis, hay un poco de todo: Cloud Platform, Data Hub, Big Data, HANA… con el objetivo de aseguraros que trabajamos con el concepto de “dato único” (¿pero esto no se supone que lo llevamos haciendo ya años?), con almacenamiento infinito (la elasticidad del cloud es lo que tiene), aprovechando todas las bondades de HANA (tiempo real, análisis predictivo, características geoespaciales…) y pudiendo utilizar herramientas open source del tipo TensorFlow, Spark, Python

Todo muy claro, ¿no? 😉

Si necesitas aclarar algo, te aconsejo que te apuntes a este curso de openSAP que empieza el 31 de julio: SAP HANA Data Management Suite – Strategy Talk

¿O me vas a decir que es mejor plan estar todo el día tirado al sol sin hacer nada mirando el mar? 😉

Adiós SAP CRM – Hola SAP C/4HANA

Durante el SAPPHIRE NOW que se celebró en Orlando a principios de mes, SAP presentó muchas novedades, algunas de las cuales os voy a ir contando por aquí, para no perder las buenas costumbres, como comentaba ayer.

SAP CRM, SAP C4C , SAP Customer Engagement Center, hybris, Gigya, Callidus son algunas de las herramientas que SAP ha ido desarrollando o adquiriendo en los últimos años, relacionadas con la gestión de la relación con el cliente.

Demasiados términos, demasiadas opciones, demasiados productos, algunos complementarios, otros con funcionalidades parecidas, lo que nos lleva a no saber para qué vale cada uno y qué es lo que más nos conviene.

Y si unimos a todo esto que hay cierto producto por ahí, que empieza por “Sales” y termina por “Force”, que parece que hace las cosas más sencillas (aunque también tiene lo suyo), pues parece que había que darle una vuelta a todo eso. Así que toca simplificar y aparece un nuevo término: SAP C/4HANA.

La soluciones tradicionales de SAP CRM se centraban más en el proceso de ventas y con SAP C/4HANA, siguiendo la tendencia general en la que nos movemos ahora, pone en el centro a las personas; es decir, en los clientes.

SAP C/4HANA aprovechará las capacidades de la plataforma tecnológica HANA, para integrar lo mejor de las soluciones adquiridas (hybris, Gigya, Callidus) y todo el conocimiento adquirido de los procesos de negocio a lo largo de los años, para junto con la aplicación de tecnologías “emergentes” (machine learning, microservicios…), ofrecer una mejor experiencia a nuestros clientes y soportar nuevos modelos de negocio.

Me ha quedado bien el último párrafo, ¿eh? ¿Parezco de marketing? Está claro que las palabras y el powerpoint lo soportan todo… 😉

Aquí tenéis un vídeo donde podéis ver un caso de uso, que os interesará especialmente a los que tengáis una plantación de lechugas en la terraza de casa:

El vídeo tampoco ha quedado mal, ¿no? Que sí, que luego toca implantar, integrar y aterrizar todo esto, pero eso se lo dejamos mejor a otros… 😉

Fórum AUSAPE 2018

En el Fórum AUSAPE 2018, que se celebró la semana pasada en Málaga, aparte de sacarnos la sangre (es algo literal, no estoy hablando de los precios) tuvimos la oportunidad de asistir a distintas sesiones donde se compartían experiencias de casos de éxito y los clientes paseaban por los stands (sobre todo por los que tenían jamón) para ver qué regalaban y llevarse 15 bolígrafos distintos, 3 bolas antistress y 30 caramelos, por el módico precio de aguantar 10 minutos de “chapa” de alguien que se creía que iba a firmar el contrato del siglo, cuando lo único que iba a conseguir era una bonita tarjeta de visita.

Desde aquí, lanzo un par de sugerencias para el año que viene:

  • ¿Quién se atreve a presentar un fracaso? Se nos llena la boca de decir que de los fracasos se aprende, que tenemos que ser tolerantes al error, etc… cuéntame uno.
  • ¿Por qué no pueden participar los partners en los sorteos? Esto lo veo en muchos eventos, lo de “sólo para clientes”, pero la excusa del “siempre se ha hecho así” no me vale… ¿no se supone que toca pensar distinto?

Y ahora vamos con algunas cosas de las sesiones:

  • A la sesión inaugural llegué casi al final, pero por lo que me comentaron con lo que vi fue suficiente; yo pensaba que “lo bueno” habría sido al principio, pero… no.

  • En la mesa de ciberseguridad, intervinieron varios ponentes pero me gustó especialmente el representante de la Guardia Civil, que nos puso firmes a todos, como no podía ser de otra forma y el de Cuatrecasas que le dio un toque de humor al asunto.

  • La sesión del licenciamiento de accesos indirectos fue de las más interesantes, ya que SAP intentó explicar el nuevo modelo de licenciamiento, lanzado en abril de 2018, de una forma clara, pero sin llegar a mojarse del todo. Lógicamente, hay casuísticas muy variadas y es algo que se tendrá que ir adaptando a medida que pasa el tiempo, pero creo que las líneas maestras quedaron suficientemente claras.

  • Estuve también en una sesión donde presentaron un caso de SAP Cloud Platform donde básicamente lo que se había hecho era poner ciertos servicios a disposición del usuario a través de un Fiori Launchpad alojado en un SAP Cloud Portal, con el objetivo de mejorar la experiencia de usuario. Buen caso de uso, en la línea que está siguiendo SAP: Fiori Launchpad como puerta de acceso a cualquier aplicación.
  • También asistí a una sesión en la que se hablaron de nuevas tendencias como la Inteligencia Artificial, los boots y posibles aplicaciones a Recursos Humanos… donde se dijo, por ejemplo, que al teclado y el ratón le quedan pocos años de vida y que en menos de lo que pensamos todo será asistentes por voz… y ya me veía teniendo que aprender inglés de verdad para poder hablar con Alexa, pero no… parece que Amazon Echo llegará a España junto con el asistente virtual Alexa

¿Y qué más? Pues la verdad es que no mucho más porque como he dicho en años anteriores, al final esta es una ocasión en la que nos juntamos mucha gente del sector, y entre que saludas a unos y a otros, se pasa el tiempo… y todavía te vas con “cuentas pendientes”.

Desde aquí, mi enhorabuena a la organización porque no es fácil organizar un evento de tales dimensiones y cada año se superan.

De la sesión nocturna no sé si habrá mucho que contar, porque uno ya tiene una edad y me retiré pronto, además cómo es eso de… lo que pasa en el Fórum AUSAPE se queda en el Fórum AUSAPE… 😉

SAP Live Access te permite practicar sobre sistemas ya configurados

En el tocho que os solté anteayer hablaba de SAP Live Access, para los que no sepáis lo que es, os lo cuento, y tranquilos, que lo de hoy es más ligerito 😉

SAP Live Access es un producto que te da acceso a sistemas configurados para algunos de los cursos que puedes encontrar en el catálogo de SAP Learning Hub. Aquí podéis ver el catálogo de sistemas disponibles: https://liveaccess.sap.com

En SAP Learning Hub tienes acceso a los manuales de los cursos y a algunas simulaciones, pero no tienes un sistema real sobre el que practicar los ejercicios. Esto, precisamente, es lo que nos proporciona SAP Live Access, como podéis ver en este vídeo:

¿Y esto cuánto vale? Pues dependiendo del nivel del curso, hay distintos precios, que van desde los 156 € a los 420 €, siempre en paquetes de 20 horas, a consumir en 30 días.

Más información, aquí: SAP Live Access – Abrir y Aprender

Os lo dije, hoy iba a ser breve 😉

Formación y aprendizaje: ¿es lo mismo?

En la entrada de ayer me quedó pendiente puntualizar algo y aquí estoy… 😉

Lo primero, voy a responder a la pregunta que planteo en el título: no, no es lo mismo. Probablemente, nunca lo ha sido, pero en los tiempos que corren mucho menos.

Necesitamos desaprender muchas cosas y aprender muchas nuevas, no que nos formen. Es decir, no me apuntes a mil cursos que yo no te he pedido, déjame que aprenda lo que quiero/necesito para desempeñar mi trabajo. Parece que es lo mismo, pero realmente no tiene nada que ver.

Ejemplo concreto: compro una licencia de SAP Learning Hub (2.500 €/año), se la asigno a un consultor y le digo lo de “luego no te quejes, que con eso tienes acceso a más de 3.000 manuales, si no aprendes es porque no quieres”… Consultor al que tengo asignado al 100% (cuando no al 120%) en varios proyectos, por cierto.

Me surgen varias preguntas:

  • ¿Realmente crees que esa persona va a aprovechar algo esa “inversión”?
  • ¿Alguien puede necesitar 3.000 manuales?
  • ¿En qué momento del día le va a poder dedicar tiempo?

Quizás, si le preguntaras al empleado, preferiría dedicar esos 2.500 € a un curso concreto que necesita para su proyecto o a mejorar su nivel de inglés o a conocer una tecnología emergente… el coste sería el mismo, pero… ¿qué es más efectivo? ¿Cuándo aprenderá más?

¿Entonces pasamos de la formación online y nos dedicamos a sacar nuestro catálogo de formación como hemos hecho (porque todos formáis a vuestra gente, ¿no?) toda la vida? Yo no he dicho eso, lo que he dicho es que, antes de hacer nada, preguntes… algo tan simple como “¿qué necesitas?”

No se trata simplemente de facilitar herramientas (llámese SAP Learning Hub, llámese catálogo de formación interna), se necesita espacio y tiempo para poder facilitar y consolidar el aprendizaje. Y, evidentemente, eso tiene un coste, que alguien tiene que soportar y con tarifas a 30/h la hora, esto es un poco heavy… 😉

Una vez que yo tengo claro eso (no es sólo cuestión de herramientas, hay que facilitar el entorno de aprendizaje), vamos con lo otro: esas herramientas, su precio y el valor que aportan.

Y lo hago con un tema muy concreto y sobre el que me preguntáis alguna vez: la formación en SuccessFactors.

Si te quieres formar en SuccessFactors, deber hacerlo directamente con SAP o con un centro de formación homologado (otro día hablaré de esto, que también tiene tela este asunto). Creo que a día de hoy, en España, no hay ningún centro que ofrezca un programa de SuccessFactors (supongo que lo habrá en breve), por lo que la opción es hacerlo con SAP.

Aquí tengo 3 opciones:

  • SAP Learning Hub: hay una edición especial para soluciones de recursos humanos (1.500 €/año), que te da acceso a todos los cursos en formato electrónico y 10 horas de acceso a sistema con SAP Live Access.
  • Formación VLC (Virtual Live Classroom): formación en remoto, con un instructor que te da soporte, en sesiones de 3 h/día, sobre cosas que previamente has debido ver por tu cuenta. Ya sabéis, formato . Coste aproximado, para un curso de 2 semanas: 3.500 €.
  • Formación presencial: se van haciendo convocatorias de los distintos cursos, en diferentes fechas, con duraciones de 5 a 15 días, 6 h/día, dependiendo del módulo y un coste aproximado de 3.500 €/semana.

Si nos fijamos sólo en el precio, está claro que SAP Learning Hub es lo más económico, por 1.500 € puedo hacer todos los cursos, pero… ¿realmente necesitas hacerlos todos?, ¿vas a ser capaz de dedicarle el tiempo necesario?, ¿sólo con el manual y 10 horas de sistema le vas a sacar provecho?

La formación VLC me obliga a ceñirme a las fechas y horarios en los que se convoquen, cuento con el soporte de alguien, pero sigo teniendo la misma limitación con el tema de acceso a sistemas para poder practicar.

La formación presencial es más cara, puede obligarme a desplazarme y también me tengo que ajustar a las fechas ofrecidas, pero a cambio me da la posibilidad de tener un sistema para practicar directamente durante toda la formación y a interactuar de manera mucho más directa con el instructor.

Bien, supongamos entonces que el dinero no es problema (es una suposición), ¿qué opción os recomendaría?

Primero, haría una formación presencial y después compraría una licencia de Learning Hub. Esa formación presencial os dará la capacidad suficiente para “aprender a aprender”, para saber cómo “meterle mano” a todo el material que tenéis en el Learning Hub y os dará acceso a una instancia para practicar.

Como hemos supuesto que el dinero no es problema, compraría también una licencia de Certification Hub (500 €/año) y me certificaría en el módulo en el que me he formado presencialmente, para poder tener la posibilidad de pedir luego una instancia de demo, para consolidar el resto de formaciones que iría haciendo con el Learning Hub. Si no tengo la posibilidad de “tocar” el sistema, veo muy complicado consolidar el aprendizaje.

Y terminando con lo que me ha traído hasta aquí, a día de hoy, si quiero ser un consultor certificado de SuccessFactors estoy obligado como mínimo a obtener una certificación (vía certificación presencial o vía Certification Hub) y tener licencia de SAP Learning Hub para poder hacer los exámenes delta. Es decir, hacer un desembolso anual de 2.000 €… y, como en la vida real el dinero si es un problema, toca echar cuentas 😉

¿2.000 € es mucho dinero? Depende. Si luego voy a facturar 100.000 €, no; si voy a facturar 10.000 €, sí.

¿Debería ser más barato? Sí, probablemente sí. Si la tendencia ahora va a ser esta (te certificas y tienes que hacer actualizaciones trimestrales), probablemente habría que racionalizar el precio de esto… 2.000 €/año para una consultora mediana (supongamos 200 trabajadores) supondría un desembolso de 400.000 €/año, algo difícilmente sostenible, especialmente haciendo proyectos a 30 €/h… 😉

Ya, pero es que no hace falta certificar a los 200, porque realmente con certificar a 5, mi empresa ya es reconocida como “certificada”… claro, claro… y luego esos 5 consultores son los que hacen todos los proyectos, ¿verdad?

Volvemos al tema de los conductores del que hablaba hace unos días… ¿realmente es admisible conducir sin carné? No, y lo sabes, pero tampoco sería admisible que para mantener el carné de conducir me viera obligado a pagar 2.000 € todos los años, ¿verdad?

Busquemos una solución intermedia: vale, yo me comprometo a certificar a TODOS mis consultores y a mantener vigentes dichas certificaciones, pero… a un precio más razonable.

Ahí lo dejo… 😉

¡Esto es muy heavy!

Al hilo de un comentario de la entrada anterior, alguien comentaba que el hecho de obligarnos a tener que estar actualizados en las últimas versiones de SuccessFactors era un poco heavy… y lo es… aunque creo que hay cosas más heavies.

La semana pasada se publicó en Expansión un artículo en el que hablaban sobre cuál es el sueldo de los profesionales de IT. Si nos fijamos en el salario que se le adjudica a un profesional SAP en Madrid es de 43.000 €.

Por supuesto, al tratarse de un valor medio, hay que gente por debajo y por encima de ese salario, pero supongamos que cuando nos presentamos a un proyecto sucede lo mismo: habrá perfiles altos, medios y bajos, por lo que podríamos decir que ese es el salario medio del equipo.

Si a ese salario, le sumamos el coste que le supone a la empresa (Seguridad Social, infraestructura, beneficios sociales, provisión por despido…), la cifra se puede incrementar, aproximadamente en un 60% más, con lo que nos iríamos a los 68.800 €.

Es de suponer, que ese consultor medio se cogerá 1 mes de vacaciones al año y que, siendo optimistas, puede que le tengamos 1 mes más “parado” en la oficina… entre proyecto y proyecto, mientras el cliente te adjudica el proyecto y empiezas realmente a “producir”, etc… es decir, que tenemos que dividir ese coste entre 10 meses, lo que nos da un coste mensual de 6.880 €.

Supongamos que trabajamos 20 días al mes y 8 horas a la semana (más bien que facturamos eso, lo que trabajamos es probable que sea “algo más”, si dividimos el coste (6.880 €) entre los días (20) y las horas (8) nos da un coste por hora de 43 €.

Es decir, al final vemos que el coste por hora del consultor es su salario bruto dividido por 1.000 o, lo que es lo mismo, (lo entenderéis hasta los de letras), que su salario bruto es 1.000 veces lo que paguen por él a la hora.

Por supuesto, son grandes números y habrá gente que me discuta si el 60% de costes empresariales que meto sobre el salario es algo alto (echad cuentas y no se puede ajustar mucho más) o que estoy suponiendo que las jornadas facturadas anuales son pocas (160), pero estoy seguro que muchos firmaríamos si nos aseguraran eso a final de año para todos nuestros consultores.

El caso es que, siguiendo con el ejemplo, si tomamos los 43.000 € del artículo como referencia de un salario medio SAP y vemos que el coste de ese salario es de 43 €/h, ¿cómo es posible que luego se adjudiquen proyectos por 30 €/h?

Evidentemente, porque o el equipo no está suficientemente cualificado o porque está sobrecargado de trabajo, con lo cual la calidad se verá afectada, sí o sí.

Y no he metido en ningún momento, la variante de la formación… si tengo que formar a mi equipo, para que se recicle y/o esté actualizado, es a base de horas que no factura, aparte de los costes implícitos de la formación.

Ah, y además creo que uno de los objetivos de una empresa es ganar algo de dinero, no sólo cubrir costes… un detalle sin importancia que se me había pasado… 😉

En resumen, que lo que a mí me parece realmente sorprendente es que haya clientes que piensen que pueden tener un servicio de calidad pagando 30 €/h… ¡eso sí que es heavy!

Por lo tanto, volviendo al comentario que ha dado pie a todo esto, me parece correcto (con matices, que escribiré en otro artículo) el estar obligado a permanecer actualizado, pero siempre que todos seamos conscientes de lo que esto supone.

Como ya he dicho en alguna ocasión, todo sería más sencillo si fuéramos todos más honestos… 😉

PD.- Punto y minipunto para quien conozca el nombre del grupo de la foto que aparece en el artículo.