SAP Translation Hub: from the lost to the river

Los que llevamos ya unos años trabajando con SAP, de vez en cuando nos encontramos con alguna traducción, cuanto menos “sorprendente”. Recordemos este ejemplo, que localicé hace unos años, mirando cosas de integración de SuccessFactors:

Está claro que el trabajo de traducir no es el más creativo del mundo y seguro que alguno os habéis pasado unas horitas con la transacción SE63.

Y recuerdo alguna vez, en algún curso de E-Recruiting, al mostrar que podía publicar una vacante en distintos idiomas, siempre había alguien que me preguntaba si el sistema hacía la traducción automáticamente… y yo le miraba con cara de asesino y le decía: “¿¿¿pero tú crees que estamos en 2017???”.

Que sí, que ahora las cosas se traducen “solas”… y os lo voy a demostrar, activando el servicio SAP Translation Hub en SAP Cloud Platform:

Evidentemente, es un ejemplo sencillo, pero lo importante es que conozcáis la herramienta.

Y si queréis profundizar más, aquí os dejo un curso de openSAP que empezará en enero: SAP Translation Hub in a Nutshell

No digáis que no aviso con tiempo 😉

PD.- Aún estáis a tiempo de participar en la encuesta que os proponía en la entrada anterior

¿Progresa adecuadamente o necesita mejorar?

Lo perfecto es enemigo de lo bueno

No puedo estar más de acuerdo con esa frase de Voltaire y a su vez tengo clarísimo lo de la mejora continua, no con el objetivo de alcanzar la perfección (que ni existe ni me interesa) sino con la idea de ir puliendo detalles.

Además, creo que es muy importante siempre escuchar a los demás, porque muchas veces una cosa es lo que tú piensas, otra lo que crees que piensan los demás y otra lo que realmente piensan.

Por esta razón, os invito a que contestéis una breve encuesta, que podéis encontrar en el QR o en el link https://www.menti.com/c73426

Desde ya, quiero dar las gracias de antemano a todos los que dediquéis 2 minutos de vuestro tiempo en hacerla. En unos días, compartiré los resultados.

Y también quiero aprovechar para agradecer públicamente los mensajes que me enviáis, tanto en los comentarios como por privado, aunque esto no lo digo, mejor lo canto…. 😉

Aquellos chalados en sus locos cacharros

En unos años, cuando echemos la vista atrás y veamos las fórmulas habituales de transporte que utilizamos hoy en día, nos sentiremos como nos sentimos ahora al ver la película del año 1965 que da título a este post.

Seguro que muchos de vosotros habéis compartido trayecto alguna vez con  BlaBlaCar y/o habéis utilizado alguno de los servicios de coche compartido (o carsharing, que dirían los modernos), como Car2Go o emov.

Tenemos al alcance de la mano la posibilidad de desplazarnos sin tener que disponer de un vehículo propio y aunque sé que esto no es algo nuevo, no es lo mismo… 😉

Puede que incluso alguno os hayáis subido a bordo de un Tesla que habéis solicitado por Uber conducido por un/a elegante señor/a que, por cierto, por muy elegante que sea, tiene los días contados con la irrupción del vehículo autónomo.

En definitiva, nuevos maneras de desplazarse y nuevos modelos de negocio que obligan al sector automovilístico a reinventarse, si tenemos en cuenta que tendremos que decir “Adiós a los coches en 2050”.

Por ejemplo, ese elegante señor/a de Uber tendrá que pasarse a UberAir si quiere seguir trabajando y, aunque a muchos os suene a ciencia ficción, podréis utilizar con propiedad la expresión de “me voy volando”, algo que hace ya hoy en día la policía de Dubai:

Como dijo el clásico: “Cosas veredes, amigo Sancho”… aunque realmente nunca dijo eso, como podéis ver en el link 😉

Que alguien pare esto, que yo me bajo

La semana pasada os hablaba de SAP Document Center, un servicio de SAP Cloud Platform parecido a Dropbox y tenía pendiente escribir una entrada sobre otro servicio llamado Document Service para explicaros las diferencias entre uno y otro.

Os iba a contar que el primero era más una herramienta de compartición de archivos y que el segundo se podría considerar más un sistema de gestión de contenidos (CMS, que dirían los “entendidos”) de información tanto estructurada como no estructurada. y las bondades de tenerlos ambos como servicios de la plataforma y bla, bla, bla…

…cuando me encuentro con que SAP ha llegado a un acuerdo de colaboración con EgnyteContenstack, dos herramientas que hacen exactamente eso, respectivamente. Aquí podéis ver un vídeo de la primera:

Incluso la podéis probar, con una cuenta trial para 15 días, aunque ya os adelanto que es una herramienta más para compartir contenido, con integraciones, eso sí, con muchas aplicaciones:

En cuanto a Contenstack es realmente un producto de la gente de Built.io que están desarrollando una suite empresarial cloud basada en API’s y que no tiene versión trial de este producto, pero sí de otro de workflows, que tiene muy buena pinta:

Total, que al final nos encontramos cada día con más herramientas, muchas para hacer lo mismo, sin tener muy claro cuándo recomendar una o la otra ni qué continuidad tendrá cada una de ellas.

Y no tiene pinta de que esto vaya a parar, así que cualquier día cometo una locura… 😉

SAP Fiori Launchpad: ¿en tu casa o en la mía?

La primera cosa que os encontráis cuando os ponéis manos a la obra con lo que os comentaba en la entrada de ayer es el SAP Fiori Launchpad, que está llamado a ser la puerta de acceso a cualquier aplicación SAP.

Una vez que tenemos claro eso, se nos abren 3 posibilidades para desplegarlo:

  • SAP NetWeaver ABAP
  • SAP Portal
  • SAP Cloud Platform

¿Y cuál elegimos? Pues la respuesta está clara: DEPENDE. De todas formas, voy a dar una serie de consejos generales:

  • Si no tienes SAP Portal, no tiene ningún sentido instalarlo a día de hoy. Y en caso de que te lo plantees deberías ir sí o sí a SAP Cloud Platform Portal, no al “de toda la vida”.
  • Eres de usuario de SAP y no tienes necesidades de tener un portal, entonces deberías pensar en un servidor NetWeaver ABAP y, muy probablemente, uno específico para la parte front-end, que pueda trabajar contra todos los back-ends que tengas.
  • Si lo que quieres es “jugar” un poco podrías tener front-end y back-end en el mismo servidor.
  • Si eres usuario de SAP Portal y quieres seguir siéndolo, tienes clara la respuesta y debería ver el siguiente vídeo, para integrar SAP Fiori Launchpad en tu portal: Fiori Launchpad on SAP Enterprise Portal NW 7.50 SP04 New Features
  • Si estás empezando con todo esto de SAP, mi recomendación sería que fueras directamente a la opción de desplegarlo directamente como un servicio en SAP Cloud Platform.

Y una puntualización, aunque a día de hoy tenemos varias opciones, todo apunta a que en un futuro no muy lejano la forma de configurar todo esto sea únicamente a través del SAP Fiori Configuration Cockpit, así que habrá que ir trasteando con ello:

Si queréis profundizar más, aquí os dejo un documento que os puede ser útil: SAP Fiori Launchpad – Deployment Options and Recommendations

Seguiremos informando.. 😉

Conceptos básicos de SAP en 2017

A menudo recibo consultas de gente que quiere reciclarse dentro del mundo SAP y me piden orientación sobre qué y dónde mirar.

Evidentemente, no hay una fórmula mágica y depende del perfil de la persona, entre otras cosas, pero lo que está claro es que hay cosas que le tienen que sonar a todo el mundo y creo que esta imagen es un buen punto de partida:

Ahí lo tienes todo: una nueva experiencia de usuario (Fiori) que consume servicios (OData) generados con un nuevo modelo de programación (ABAP, CDS, BOPF), basado en las capacidades en tiempo real que ofrece una base de datos en memoria (HANA).

En eso se basan todas las soluciones SAP presentes y futuras, así que si quieres seguir en este mundo, al menos deberías tener claro qué es cada una de estas cosas.

Y a partir de ahí, elegir algo y profundizar en el tema; en todo es imposible, si no queréis morir ahogados en “el océano infinito del conocimiento”. Creo que a estas alturas debes tener claro lo que comenta Raúl Hernández González en el citado artículo:

Podemos aprender cualquier cosa, pero no podemos aprenderlo todo.

Muy bien, ¿y dónde puedo encontrar información de todo esto? La respuesta está clara: en este mismo blog. Concretamente, en una entrada que escribí hace un par de meses en la que intentaba dar respuesta a la pregunta de “¿Dónde puedo aprender SAP?” 😉

El error te ayuda a aprender

Hace unos días, estaba haciendo una revisión del blog y decidí eliminar una serie de borradores (creo que había más de 200), ya que pensaba que no tenía mucho sentido seguir alimentado mi “síndrome de Diógenes digital” con cosas que me parecieron interesantes en su momento, pero pasados 4 años ya lo eran menos 😉

El caso es que en el fragor de la batalla eliminé algunas entradas publicadas años atrás y tuve que recuperarlas. Al hacerlo y debido a las integraciones que tengo activas en WordPress volvieron a aparecer en mis cuentas de distintas redes sociales (Twitter, LinkedIn, Facebook y Google+) “noticias frescas” del año 2012.

Gracias a que me avisaron un par de personas, deshice el entuerto y volví enseguida a 2017, ya que aún no he empezado con el “síndrome Marujita Díaz” y creo que cuando lo haga tendré que ser más discreto a la hora de quitarme años.

Una vez corregido, publiqué un post disculpándome por el “nostálgico bombardeo” y listo. ¿Y qué aprendí de eso?

  • Que los automatismos tienen sus ventajas… y sus riesgos.
  • Que las prisas no son buenas.
  • Que hay gente al otro lado de esto… incluso buena gente 😉
  • Que cuando te equivocas en algo es importante corregirlo y reconocerlo.
  • Que ahora ya nadie me preguntará lo de “oye, ¿pero a ti quién te gestiona todo eso de las redes?”

Y es que siempre he tenido muy claro que los errores son una gran fuente de aprendizaje.

Recuerdo que hace cosa de 7-8 años estuve dando una formación a una serie de personas durante 5-6 semanas y en ese tiempo surgieron, como es lógico, dudas y preguntas variadas. Era un aula amplia y uno de los últimos días, alguien me hizo una consulta y me acerqué a su sitio, ya que la solución que le dí no terminaba de convencerlo. Entonces alguien dijo:

– Creo que es la 1ª vez que te levantas del sitio para corregir algo, hasta ahora has sido capaz de corregirnos todo desde tu sitio, sabiendo en qué estábamos fallando, sin mirar ni siquiera nuestra pantalla… ¿cómo es posible que sepas en qué nos equivocamos?

– Es sencillo… porque yo me equivoqué en su momento 15 veces en las mismas cosas.

Por cierto, el alumno estaba equivocado 😉