Trabajando con personas: una historia muy personal

Hace casi 13 años estaba trabajando en un proyecto de migración e impartiendo formación para SAP, cuando recibí una llamada.

A un familiar le habían diagnosticado un cáncer y había decidido tratarse en un centro alejado de su ciudad de residencia.

Por circunstancias que no vienen al caso, era complicado que nadie de su familia más cercana (si hablamos de parentesco estricto) pudiera acompañarle en los 2 meses que duraba el tratamiento.

Yo trabajaba por mi cuenta desde hacía unos años y decidí dejarlo todo. Cuestión de prioridades.

Como os decía, estaba en un proyecto, en el que había ido todo bien y tan sólo quedaba pendiente una sesión de formación al usuario, que bien se podía posponer hasta mi vuelta.

Pero a su vez tenía una formación planificada en SAP, un curso de 4 semanas con 12 personas que empezaba el lunes y estábamos a viernes.

A simple vista, el problema grande se lo generaba a SAP; lo del proyecto era una nimiedad.

¿Qué pasó? En SAP buscaron una solución de urgencia y consiguieron salir del paso. Jamás me echaron en cara mi decisión y, como sabéis, he seguido trabajando con ellos todos estos años.

¿Y en el proyecto? El proyecto era a través de una consultora “grande”, de esas que ponen el nombre y subcontratan el 80% de los recursos (no siempre es así, pero en ese proyecto fue literalmente así).

Bien, pues el “responsable” de la consultora me dijo que de ninguna manera, que no me podía a ir.

Le dije que no era una opción no irme y que además había hablado con el cliente final (había trabajado con ellos previamente y tenía confianza) y me habían dicho que no había ningún problema.

Aún así, el patético “responsable” siguió con sus bravuconadas, que de nada le sirvieron.

Miento, sirvieron para que pasados unos meses dicha consultora volviera a buscar un perfil similar al mío.

Cuando lo recibieron, me dijeron que estaba vetado y yo les dije que muy bien, que yo no tenía ningún problema con ellos, pero que si en el proyecto participaba el “responsable, el veto no venía de su parte, sino de la mía.

Con ese tipo de personas no quiero saber nada.

Con la consultora he vuelto a colaborar, de manera indirecta, pero con ese “personaje” nunca jamás.

Y no es una cuestión de rencor, es una cuestión de principios.

Recientemente, he tenido la mala fortuna de volver a encontrarme con esa “maldita y larga enfermedad” y aunque las circunstancias no eran las mismas, si han vuelto a darse situaciones parecidas.

Esta vez le afectaba a un familiar más directo pero éramos más a la hora de poder estar cerca.

En cualquier caso, nos hemos ido adaptando a las necesidades y en mi caso concreto se han visto afectados, en mayor o menor grado, un par de clientes con los que estaba trabajando y muchos compañeros o posibles futuros colaboradores, ya que he tenido que dejar cosas aparcadas.

De ninguno de ellos he tenido el más mínimo reproche, al contrario, me han apoyado en todo momento.

Con gente así es con la que me gusta trabajar.

Y este es una de las mayores ventajas de trabajar por tu cuenta: poder elegir trabajar con PERSONAS.

Lo demás, son sólo negocios.

Llevo años trabajando por mi cuenta y cuando a veces me preguntan si merece la pena, no tengo la menor duda.

Trabajar así me permitió acompañar a ese familiar y estar con mi padre en sus últimos momentos.

Ya avisé que era una historia muy personal… 😜

Predicar en el desierto

Hace año y medio escribí un artículo intentando explicar a qué me dedicaba. Pasado este tiempo, la situación no ha cambiado mucho, aunque cuando me preguntan ahora, suelo responder con esta expresión: “a evangelizar”.

Sigo aprendiendo, enseñando y colaborando, para estar preparado para la que se nos viene tenemos encima. Y me creo que todos vamos en la misma dirección, pero la realidad es muy distinta.

Unos porque se piensan que su formación es responsabilidad de su empresa; otros porque se piensan que las cosas se aprenden solas y los otros porque piensan que tener un buen profesional por 30 €/h es algo realista.

Y mientras pasa todo esto, va pasando el tiempo… y se va acercando 2025.

Por eso, desde aquí, me permito pensar en alto:

  • Como trabajador: tienes mil opciones para formarte por tu cuenta y/o permanecer actualizado. Si tu empresa no lo hace, interpreta el mensaje.
  • Como consultora: no vale con comprar manuales y soltárselos a personas que están ocupadas al 100% o más. Deberías facilitar y promover la formación; mejor dicho, el aprendizaje. ¿Y si después se van? Será mejor que si no haces nada y se quedan.
  • Como cliente: si pagas tarifas “ajustadas”, tendrás servicios “ajustados” y difícilmente las consultoras podrán aplicar lo comentado en el punto anterior.

En definitiva, que si todos pusiéramos un poco de nuestra parte, quizás estemos a tiempo de evitar hacer los proyectos que hicimos hace 20 años… pero no estoy muy seguro porque alguno se piensa que la solución de todo es llamar a 20 recruiters y que se maten por buscar algo que no existe… y menos al precio que se pretende pagar.

Y lo mejor es que, cuando comento todo esto, en mi labor de “evangelización”, todo el mundo tiene claro que hay que hacer algo, pero… ¿tú lo haces?

Así que, visto lo visto, creo que voy a cambiar lo de “a evangelizar” por “a predicar en el desierto”… 😉

Desarrollo en SAP HANA: ¿a qué esperas?

Cuando apareció HANA, a finales de 2010, empezaron a circular mensajes apocalípticos, diciendo que, por ejemplo el BW y el ABAP iban a desaparecer.

A día de hoy, que alguien siga diciendo cosas así, te hace ver que vive anclado en el pasado. Lejos de desaparecer, precisamente esos 2 productos, tienen sus especificaciones propias para trabajar con HANA, como podéis ver en estos 2 cursos de openSAP:

Cursos, por cierto, que son de 2014 y 2016, por si alguien me va a salir con lo de “esto es muy nuevo”… y, por supuesto, ambas cosas han ido evolucionando, a lo largo de estos años.

HANA empezó siendo una base de datos en memoria pero ahora es mucho más que eso: es la plataforma de innovación de SAP.

Por cierto, que si alguien quiere saber cómo surgió HANA, os recomiendo que leáis la entrada que hay en la Wikipedia al respecto. ¿Alguien sabía que el “famoso” TREX era uno de sus componentes principales? Sí, ya sabemos que HANA tiene capacidades de búsqueda y análisis, etc… pero que el origen venga de ahí es, cuando menos, curioso. Aquí os dejo el enlace: SAP HANA Wikipedia – Historia

En cualquier caso, aunque es cierto que el ABAP no está muerto, también lo es que deberíamos conocer de qué va esto del desarrollo en HANA. Y no hablo sólo del ABAP para HANA, hablo del desarrollo nativo en HANA.

Sobre esto, como os podéis imaginar, también ha habido cursos en openSAP, desde el año 2013 concretamente. Este fue el primer curso: Introduction to Software Development on SAP HANA

Y el último, que está ahora mismo en marcha, es este: Software Development on SAP HANA (Update Q1/2019) 

Entre medias, ha habido varios, de actualizaciones de las distintas versiones, con sus correspondientes novedades y/o alguna repetición de un curso anterior.

Si eres de los pocos que empezaste con el desarrollo en HANA, cuando surgió todo esto y no te has actualizado, tienes un problema.

Si no te has puesto aún con esto y eres desarrollador en el mundo SAP, es probable que en un futuro inmediato tengas un problema.

Si todo ha cambiado en los últimos años, esto ha cambiado mucho. Aún conservando la idea base de que hay que meter toda la carga que podamos de nuestras aplicaciones a nivel base de datos, en lugar hacerlo sobre la propia aplicación, la forma de construir y gestionar las mismas, ha cambiado.

El cambio principal vino en el SPS11 de HANA 1.0, cuando pasamos de hablar del XS clásico (XSC) al XS Advanced (XSA). Aquí os dejo un vídeo en el que intentan explicar la nueva arquitectura:

¿Cuál es mi consejo? Pues que empecéis a mirar de qué va esto, con los cursos de openSAP y con la SAP HANA Academy.

Si empezaste con XSC, entérate de cómo va el tema de XSA. Si no has empezado, empieza directamente con XSA, aunque no estaría mal que te sonara cómo va lo de XSC, por si te encuentras alguna aplicación “antigua”.

Por mi parte, me comprometo a escribir algún artículo con algún ejemplo básico.

¿No crees que va siendo hora de que te pongas con esto? 😉

SAP Central Fiori Launchpad: ¿esto qué es?

Hace menos de un mes publiqué un artículo sobre las opciones y recomendaciones a la hora de implementar SAP Fiori, basado en un documento publicado por SAP en enero de 2019.

Aquí tenéis la nueva versión del documento, actualizada en febrero: SAP Fiori Deployment Options and System Landscape Recommendations (February 2019, Version 3.0)

La novedad principal es la aparición del concepto SAP Central Fiori Launchpad, que sería un sistema central en el que consolido las llamadas a todos los sistemas que pudiera tener desde ese punto central.

De esta manera, podría tener sistemas con un Fiori embebido, otros con un front-end dedicado, otras aplicaciones en el Fiori Cloud, incluso aplicaciones cloud SAP no-Fiori o aplicaciones no-SAP.

Evidentemente, todos los Fiori Launchpads se entienden entre sí, ya que la información está estructurada del mismo modo y en los sistemas no-Fiori o no-SAP, habrá que utilizar el formato Common Data Model (CDM).

¿Qué es esto del Common Data Model (CDM)? Pues básicamente una forma de modelar los datos para que puedan ser entendidos por distintas aplicaciones y/o procesos de negocio.

Esto es algo que se inventó Microsoft pero en lo que han entrado otros fabricantes, de cara proporcionar una plataforma que pueda servir para intercambiar información de manera estándar. Os dejo un enlace: Common Data Model and Data Integration

Si queréis verlo con más detalle, aquí tenéis un vídeo:

Y cuidadito, que ahora resulta que CDS quiere decir Common Data Service, además de Core Data Service… ya sabéis, facilitando las cosas 😉

¿Integras o implementas?: esa es la cuestión

En la entrada de ayer veíamos cómo Upgrade2Success nos da una serie de pautas para facilitar la transición de mis sistemas HCM on-premise al cloud, algo que probablemente haga de forma paulatina y durante un tiempo (o siempre) tenga que trabajar con un modelo híbrido, combinando información de los dos mundos.

Y ya sabéis, que entre el suelo y el cielo hay algo y que el secreto no está en la masa. Para que todo esto funcione, hay una cuestión clave: la integración.

SuccessFactors, Ariba, Concur, Fieldglass, Hybris… alguna más y lo que quede por venir, son soluciones cloud que SAP ha ido adquiriendo en los últimos año. Soluciones que nacieron cloud y se diseñaron con esa filosofía.

Por otro lado, SAP ha ido transformando la compañía para convertirse en una compañía cloud… lo que no quiere decir que todo tenga que ser cloud, pero sí que puedes tener la posibilidad de tener el ERP en cloud (HANA Enterprise Cloud), suscribirte a una edición de S/4HANA Cloud, tener una plataforma de desarrollo de aplicaciones propia como SAP Cloud Platform, etc…

Aún así, muchos clientes quieren permanecer con los pies en la tierra, como es lógico o ir haciendo esa transición poco a poco. Lo que es evidente es que si quieres seguir avanzando con SAP, algo te vas a tener que llevar al cloud, sí o sí.

Esto nos debería llevar a conocer cómo funcionan esos 2 mundos. Se supone que la parte on-premise ya la conocemos (es mucho suponer a veces) y que con la parte cloud “estamos trabajando en ello” (que esto es suponer mucho más)… y en medio de ambos mundos, tendrá que haber algo para que se entiendan, que podríamos llamar intermediario, relator o algo así… bueno, no, mejor integrador, que luego la cosa se lía… 😉

Imaginemos que tengo un gran equipo de implementadores de soluciones on-premise y otro de todas estas “nuevas” soluciones cloud, si cada uno implementa lo suyo a su aire, sin tener en cuenta las necesidades del otro, ¿pensáis realmente que eso va a terminar funcionando como debería?

Me temo que no, como no tenga alguien que sea capaz de integrar la información entre ambos mundos, me veré abocado a duplicar datos, soportar incongruencias, tener procesos que se solapan, etc…

Todo esto viene a raíz de este artículo que he leído: Integrators who don’t ‘integrate’ and other ERP problems

En dicho artículo, analizan una serie de puntos a tener en cuenta, a la hora de seleccionar un posible proveedor a la hora de acometer un proyecto de este tipo. Merece la pena leerlo, pero aquí os dejo alguna de las conclusiones:

Software buyers should independently source implementation services and not rely on the ‘partners’ referred to them by software vendors. Of all the deals I’ve seen in 2018 and 2019, no client accepted these service firms and their proposals. Vendors don’t necessarily pick the provider that’s right for your firm. They pick service providers who hired their brother-in-law, who invited them to the Super Bowl, who kick back fees into some joint marketing slush fund, etc. Go ahead and ask a vendor “Exactly how did you come to choose this particular implementer for us?” Prepare to be lied to.”

En España no tenemos Super Bowl, pero tenemos otras cosas y, por supuesto, tenemos cuñados… eso en todos los países 😉

Don’t be afraid to shun the big firms and go direct with specialists and independents. Many of my clients have gone this route and have saved lots of money, time & aggravation. Remember, you need to buy the people not the brand on this kind of work”.

Aunque ya sabemos que las empresas confían en empresas y las personas confían en personas, los proyectos los hacen personas, no los logos.

Get help developing the services RFP. Yes, you’ll want your in-house counsel and procurement folks involved. But getting an outside specialist in, for example, cloud implementation contracts, could be a real game changer. Cloud contracts are very different from the on-premises arrangements you are quite used to reviewing.”

He visto RFPs recientes que eran un “corta-pega” de la que sacaron hace 15 años… claro, como las cosas no han cambiado. Si no sabes lo que quieres, ¿por qué no pides ayuda? Y muchas veces no es lo que quieres, es lo que necesitas. No te preguntes el “qué”, pregúntate el “para qué”.

Consider using an independent third party to provide quality assurance. Many integrators like to provide their own people to do this role; however, it is a role rife with potential conflicts of interest (e.g., letting the prisoners guard themselves). While it might work with the better implementers, wouldn’t you really want an impartial view of things?”

Los negocios no se van a parar. Es decir, cuando tengas que asumir el proceso de transformación, no vas a poder “parar las máquinas” y dedicar a tu equipo a cambiarlo todo, así que necesitarás ayuda o para dar continuidad al negocio actual y/o para hacer ese cambio.

Otra cosa que aconsejo siempre es: fórmate antes de empezar el proyecto. No te enteres de cómo se hace todo, pero sí de qué se puede hacer. Y, por supuesto, que no te forme la misma empresa que te lo va a implantar.

Ensure you’re getting an integrator not an implementer. The former should tie all your systems together. The latter may only stand up the new system without connecting it anything else in a meaningful manner.”

Este es el párrafo que ha dado origen a este post y puede que el más importante de todos.

Después, hay otra serie de consideraciones sobre el equipo, sus conocimientos, la rotación, la composición del mismo, etc… este creo que también es un punto clave y aunque se supone que muchas veces se hace la realidad es que luego hay variables imposibles de controlar.

Le puedes presentar a un cliente un equipo de 5 personas que van a hacer el proyecto y a la hora de la verdad esas 5 personas pueden abandonar la compañía en cualquier momento. Por supuesto, puedes hacer cosas para “tenerlos contentos”, pero en última instancia, no deja de ser una decisión personal de cada individuo.

Bueno, y una cosa es eso, y otra es lo que pasa a habitualmente, que de los curriculums que se presentan a los consultores que aterrizan en el proyecto, suele haber “alguna diferencia”.

Y aquí el cliente tiene 2 opciones: protestar o decir lo que dijo la primera visita oficial que hizo un mandatorio extranjero a La Moncloa en el último cambio de Gobierno.

La visita la había concertado con Mariano Rajoy y cuando llegó se encontró con Pedro Sánchez y pensó: “Joer, hay que ver lo que gana este hombre en persona” 😉

Upgrade2Success: ¿esto qué es?

Como comenté en el artículo de ayer, openSAP lanzó ayer mismo un curso sobre esta iniciativa que SAP anunció hace poco más de un añoUpgrade2Success – Making SAP ERP HCM Migration Easier

Así que, como prometí que escribiría una entrada sobre el mismo, aquí estoy. Ya sabéis que no siempre soy tan rápido, pero esta vez ha salido así.

Lo primero que quiero comentar es que es un curso meramente teórico, que nadie se espere un sistema para poder practicar, ni nada parecido.

En cualquier caso, me ha parecido muy útil, ya que he descubierto alguna cosa que no conocía, aunque también es cierto que hay temas que pueden sonar a repetitivos.

En términos generales, me ha gustado y creo que cualquiera que trabajéis en la parte de HCM deberíais echarle un vistazo. No os llevará mucho tiempo y seguro que os ayudará a aclarar algún concepto.

A continuación, voy a mostrar una diapositiva de cada uno de los 6 temas en los que se organiza el curso, para que os hagáis una idea. Podría haber elegido alguna más, pero es simplemente, para que os hagáis una idea.

  • Creo que hay poco que añadir: ¿de verdad crees que no tienes que revisar tus procesos?

  • La infraestructura “on-premise” parece un poco más compleja, ¿no?

  • La mayoría de los proyectos, en empresas de un tamaño mediano/grande con SAP HCM instalado, van a ser transformativos, y lo sabéis. Por mucho que nos quieran vender que “estos son proyectos súper rápidos, de 3-4 meses”.

  • No entiendo el argumento del miedo a subir tus datos a la nube, mientras tus empleados comparte información vía Dropbox, por ejemplo. La seguridad 100% no existe pero, por lo general, creo que la información siempre estará más segura en un datacenter dedicado y especializado, que en el tuyo. No te lo tomes a mal.

  • ¿Os he dicho alguna vez que hay que conocer SAP Cloud Platform? Sí, para esto también, pero no os volváis locos a hacer extensiones y aplicaciones nueva, que os recuerdo que habéis decido iros a la nube porque ibais a adaptar vuestros procesos a la herramienta… 😉

Venga, ahora os toca a vosotros, darle un vistazo a todo el material y sacar vuestras propias conclusiones.

Y, lo dicho, no toméis como costumbre, esto de que sea tan rápido cumpliendo mis promesas… 😉

openSAP – febrero 2019: ¿qué tenemos por ahí?

Después de la escueta entrada de ayer, hoy os voy a comentar los cursos de openSAP que están ahora mismo activos, por si alguno de ellos os fuera de interés.

Esto probablemente os ayudaría a adquirir algún tipo de conocimiento y sería beneficioso para mi salud… porque con cosas como la de ayer, ¡a mí un día de estos me da algo!

Tenéis la posibilidad de ver de qué va esto del SAP Data Hub y además podéis probarlo sobre un sistema trial con SAP Cloud Appliance Library.

Este es un curso que no es específico de SAP, pero os cuenta alguna cosa para poder mejorar el mundo, que es algo que no está mal, ¿no?

Ya sabéis que una de las grandes apuesta de SAP de este año es el tema de C/4HANA, aquí os explican de qué va todo esto.

Si empezaste a desarrollar en HANA XS, va siendo hora de que te recicles y empieces a pegarte con el XSA. Si ni siquiera has empezado, estás tardando.

Aquí os dan una visión general de una de las piezas que forman parte de SAP C/4HANA.

Una nueva oportunidad de conocer las herramientas de un proceso de conversión a S/4HANA, ¿o te vas a esperar a 2025?

Este acaba de empezar y se suponen que nos van a contar cómo facilitar la transición al cloud a la gente de HCM. No puedo comentar nada porque ha empezado hoy, pero prometo hacer una entrada más adelante.

Este comienza en marzo y como ya he hecho una edición anterior, os puedo comentar que es curioso. Te enseñan cómo comunicar de una manera más clara tus ideas, algo a lo que a veces no se le da toda la importancia que merece.

¿Y hay que hacerlos todos? Bueno, es evidente que no, aunque tampoco está de más, que te suene al menos de qué va todo esto, para evitar escribir barbaridades como la mostrada en la entrada de ayer.

En cualquier caso, sé que todo esto en la mayoría de vosotros va a producir el conocido “efecto gimnasio”…  ya os aviso, que sólo con apuntaros no vale… hay que dedicarle tiempo 😉