2019: 12 meses, 12 artículos

Aquí os dejo los 12 artículos más leídos en cada uno de los 12 meses de este año que se acaba:

Hay un poco de todo y uno muy especial, que me hubiera gustado no haber tenido motivo para escribirlo… 🙁

Un año después: SAP y Qualtrics

Como ya sabéis, hace un año SAP compró Qualtrics y desde entonces, el tema de la «gestión de la experiencia» se ha convertido en el nuevo mantra.

Qualtrics se centra en 4 experiencias críticas para las empresas: cliente, empleado, marca y producto. Si queréis profundizar más en esto, os aconsejo este curso de openSAP: The Power of Experience Management

Si nos fíamos del gráfico anterior, podemos ver que con la combinación de los 2 mundos (XO) tenemos mucha información de qué pasa (O) y por qué (X) pasa… lo complicado está en medio, en saber establecer esas relaciones para tomar decisiones inteligentes.

¿El 77% de las transacciones de 25 industrias pasan por un sistema SAP? No sé si el 77% o el 70%, pero no debe andar muy lejos de esa cifra y si no piensa en las grandes empresas de tu país y mira a ver cuántas no tienen nada de SAP.

Y sobre Qualtrics, 1’8 billones de interacciones pueden parece muchas también, pero aquí va un pantallazo de algo que me salió ayer, cuando me ofrecieron hacer una valoración de un servicio ofrecido por Google…

Si Google utiliza esto, quizás el número me parezca hasta corto… 😉

En cualquier caso, pasado un año, lo que he podido detectar es que como usuario de SAP he recibido varias encuestas a lo largo de este año para valorar mi nivel de satisfacción con distintos servicios… lo que no tengo tan claro es qué va a pasar con el resultado de dichas encuestas.

Evidentemente, es pronto, pero al igual que pasa con las encuestas de clima de Recursos Humanos, si haces encuestas y los resultados de estas no se transforman en acciones, no valen para nada.

Y sobre cómo integrar todo el tema «experiencial» (X), en el mundo «operacional» (O), se están dando algunos pasos, pero estamos al principio del camino… lo que no tengo muy claro es dónde nos llevará… 😉

SAP Live Access: ¿qué es y para qué sirve?

Más de una vez me habéis preguntado sobre cómo formaros en SAP y he escrito algún artículo al respecto, como por ejemplo este: ¿Cómo puedo aprender SAP?

A diferencia del año 1997, cuando algunos de nosotros empezábamos con esto «del SAP», ahora mismo hay muchísima información disponible a golpe de ratón, con independencia de que sea de pago o no.

En openSAP podemos encontrar muchos cursos totalmente gratuitos y en Youtube, por ejemplo, tenemos la SAP HANA Academy que proporciona también material de gran calidad.

Por otro lado, tenemos la posibilidad de comprar una licencia de SAP Learning Hub, donde tendremos acceso a miles de manuales, de los distintos módulos y acceso a salas de colaboración donde podremos acceder a material adicional.

Muy bien, material gratuito, material de pago, cientos de documentos, pero… ¿por dónde empiezo? Y después de tener claro eso, ¿dónde pongo en práctica lo aprendido? Y es aquí donde viene el problema…

De nada te sirve tener acceso a todos los manuales si no tienes un sistema donde practicar.

Y en el caso de SAP no es como en otros fabricantes, no es simplemente un sistema, a veces necesito tener un escenario con distintos sistemas y, por supuesto, en estos debe existir la configuración y el juego de datos correspondientes que me permita poner en práctica lo que me cuentan en la teoría o simplemente poder hacer los ejercicios.

Para eso está SAP Live Access, que es un servicio que nos proporciona la posibilidad de acceder a sistemas específicamente configurados para muchos de los cursos oficiales de SAP.

No están disponibles los sistemas para todos los cursos pero cada vez hay más. Eso sí, para poder acceder a SAP Live Access necesitas tener una suscripción activa de SAP Learning Hub.

Es decir, en SAP Learning Hub tendrás acceso a toda la documentación (el manual del curso, principalmente) y en SAP Live Access tendrás la posibilidad de acceder a un sistema para hacer los ejercicios del curso.

No necesitas configurar nada, simplemente, comprar un paquete de horas, desplegar el sistema y listo. Mira, aquí te lo cuento:

Ya tienes los manuales, ya tienes los sistemas… ya lo tienes todo, ¿no? Bueno, sí, cierto, lo que te hace falta es el dinero para poder sufragar esos «pequeños gastos»…

Aparte, suponiendo que el dinero no fuera problema, para ser sincero creo que esto es algo que le puede valer a gente que tenga ya experiencia; para gente sin experiencia veo IMPOSIBLE aprender sin la ayuda de un instructor, por muchos manuales y sistemas que tengas.

Bueno, y para los que ya tenéis experiencia, una pequeña ayuda tampoco viene mal… 😉

Con respecto a SAP Live Access, algunos comentarios basados en mi experiencia personal:

  • El proceso de suscripción es muy mejorable. No es algo inmediato, ya que, por increíble que parezca, implica de varias intervenciones manuales, no esta automatizado. Calculad unos 5 días desde que compráis hasta que tenéis las horas disponibles.
  • No puedes utilizar un mismo contingente de horas para 2 sistemas al mismo tiempo. Si levantas uno con un contingente y necesitas otros sistema (siempre de la misma categoría), tendrías que borrar el primero para poder liberar las horas y asignarlas al segundo.
  • Un mismo sistema no puede consumir de más de un contingente de horas. Es decir, si estás haciendo un curso y se te acaban las horas, no puedes seguir con ese mismo sistema con otro bloque de horas. Tendrías que volver a levantar un sistema nuevo, con lo que empezarías de cero y eso, para algunos cursos en los que se van encadenando los ejercicios, es un incordio.
  • Los tiempos de respuestas son muy variables. Hay días en los que tarda 5 minutos en suspender/levantar un sistema y otros en los que tarda más de 15. También ha habido algún momento en el que el sistema ha entrado en suspensión por su cuenta y riesgo, con la consiguiente perdida de tiempo, entre que se para y lo vuelves a arrancar.

Todo lo que he comentado, se refiera a los sistemas privados, que son aquellos que son sólo para ti, como el del ejemplo del vídeo. Tú te lo guisas y tú te lo comes, para lo bueno y para lo malo.

Hay cursos en los que accedes a un sistema público, compartido con otras personas y ahí no tendrás el problema de tener que parar y arrancar el sistema, ni la limitación de 30 días de disponibilidad del sistema.

Todo eso y más, os lo cuentan aquí: SAP Live Access – General User Guide

En definitiva, creo que SAP Live Access puede ser una buena opción para poder practicar todo lo que hay en los cursos que puedes encontrar en SAP Learning Hub, para gente que ya sepa de qué va todo esto.

Y la fórmula perfecta es poder contar con el apoyo de alguien con experiencia que te haga más digerible toda esa formación… y no miro a nadie.

Y lo malo es que nada de eso es gratis, ni SAP Learning Hub, ni SAP Live Access, ni el apoyo de ese «alguien con experiencia», pero… ya sabemos todos que esto de que la formación no es un gasto es una inversión, siempre que sepas mirar con las gafas adecuadas, claro… 😉

openSAP se apunta al microlearning

openSAP tenemos todos claro lo que es, ¿no? No será porque no doy la paliza con ello, desde luego… 😉

Bien, pues aparte de los cursos MOOC de siempre y los podcasts que ofrecen desde hace unos meses, ahora aparece este nuevo elemento: el microlearning.

¿Qué es esto del microlearning? Pues no es otra cosa que pequeñas píldoras de aprendizaje que te permiten aprender algo sobre un concepto muy concreto en un espacio breve de tiempo.

¿Y con esto se puede aprender? Mi opinión personal es que no. Es decir, no se puede aprender sólo con eso, pero sí se puede reforzar el aprendizaje.

El proceso de aprendizaje es un proceso que sí o sí te tiene que llevar un tiempo mínimo, te guste o no. Lo que también es cierto que utilizando este tipo de elementos, puedes ir afianzando esos conocimientos que vas adquiriendo.

Porque al igual que pienso que sólo con microlearning no se puede aprender, tampoco creo que la solución sea ir enganchando un curso con otro, sin darte tiempo a poner en práctica lo aprendido y sin volver a trabajar sobre dichos aprendizajes. Ahí si veo la potencia de estos microaprendizajes, en la labor de afianzamiento de conceptos clave.

El caso es que en openSAP van a empezar a ofrecer contenido de este tipo. Más bien, lo que van a hacer es recopilar información que ya está disponible pero dispersa por varios sitios y centralizarla.

Van a empezar con todo lo relacionado con C/4HANA donde podremos ver esos microaprendizajes, los cursos ofrecidos hasta ahora en este área y un enlace al SAP Customer Experience Enablement Portal.

Lo que parece claro es que el formato vídeo es lo que tiene más sentido para todo este tipo de contenido y de hecho SAP tiene clara la importancia del formato vídeo, tanto a nivel interno como externo para todo tipo de comunicaciones: SAP: Using Video Across an Entire Organization

¿Qué es esto de Kaltura? Pues una plataforma de soluciones de vídeo para enseñar, aprender, comunicar, colaborar y entretener… o eso es lo que dicen ellos que es su misión.

¿Será la próxima adquisición de SAP? Nunca se sabe, aunque creo que lo lógico sería utilizar la herramienta sin más y, como mucho, integrarla con alguna de las soluciones ya existentes… pero eso ya es mucho pedir 😉

Uno de los servicios que ofrecen es el de VPaaS (Video Platform as a Service), para que te montes «tu propio Youtube», y yo de momento, me he creado una cuenta trial, para ver qué pinta tiene: Kaltura VPaaS Account Registration

Resumiendo, que independientemente de la plataforma en la que esté alojado el contenido, lo que nos vamos a encontrar ahora en openSAP es formación de este tipo: píldoras formativas en formato vídeo para poder reforzar nuestros conocimientos en cualquier momento y desde cualquier dispositivo.

Lo que no tengo nada claro es si tenemos el estómago preparado para asimilar tanta píldora.. 😉

Vamos a contar verdades

Hace ya casi 2 años y medio escribía un artículo sobre la tormenta perfecta que se no estaba viniendo encima y algunos podréis pensar que era algo alarmista, que pasado ese tiempo no ha pasado nada.

Cierto, no ha pasado nada pero en breve empezará a caer una tromba de agua y como en estos años no hemos preparado las infraestructuras, ni nos hemos dotados de los medios adecuados, no tengo claro que todos nos podamos mantener a flote.

Sé que esto es predicar en el desierto porque aunque individualmente todos reconocéis ese riesgo y decís que habría que hacer algo, la realidad luego es muy distinta.

Desde mi perspectiva, en la que tengo contacto con partners, clientes y SAP, detecto que hay un brecha enorme entre los conocimientos necesarios y los que realmente se deberían tener para llevar a cabo este proceso de transformación en el que estamos inmersos.

Podrá alargarse la fecha límite de 2025 (o no) pero lo que es innegable es que SAP ha cambiado y si quieres seguir gestionando su empresa con su software, tendrás que ir a S/4HANA antes o después.

Por supuesto, no sólo SAP ha cambiado, ha cambiado el mundo; por lo que no me creo que tus procesos deban ser los mismos que hace 20 años.

Y, evidentemente, los conocimientos técnicos que se requieren son muy distintos a los que se requerían en las implantaciones del «viejo R/3».

Luego resulta que hay gente que dice que tiene un montón de gente preparada, por lo que lo mismo todo lo anterior son imaginaciones mías, así que… os voy a pedir ayuda.

He elaborado una breve encuesta (no se tarda más de 1 minuto) para que la contestéis y se la paséis a quien queráis de vuestros contactos, que trabaje con temas de SAP, eso sí.

Evidentemente, esto no pretende ser una encuesta científica, simplemente es una forma de tomar el pulso a la realidad.

La encuesta es completamente anónima, no os pide ningún dato personal y los resultados los compartiré aquí en unas semanas.

Aquí tenéis la encuesta: Nivel de conocimientos SAP – Oct.2019

Os animo a que la rellenéis y la compartáis con otros colegas reenviándoles este artículo o enviando directamente el enlace de la encuesta por mail y/o redes sociales: https://es.surveymonkey.com/r/JP2257C

Si solo la mitad de lo que leáis este artículo la rellenáis y se la enviáis a su vez a 5-6 personas para que hagan lo mismo, podemos tener un número de respuestas decente en muy poco tiempo.

Gracias por anticipado.

Y, por supuesto, esto sólo tiene sentido si somos totalmente sinceros. Ya sabéis que si no lo sois, os crecerá la nariz… 😉

¿Sabes lo que es SAP?

Esa frase está sacada de una conversación literal que mantuve con el que iba a ser mi jefe hace ya más de 20 años, al día siguiente de firmar mi primer contrato:

– ¿Sabes lo que es SAP?
– Ni idea.
– Bueno, no pasa nada, el lunes vas a XXX y te vas enterando.

Y así fue como empecé en todo esto…. algo que, por cierto, no me gustó nada al principio, todo sea dicho.

Durante esos años (finales de los 90) se produjo el gran boom de las implantaciones SAP en España y había mucha más demanda de empleo que personas cualificadas.

En esa época, no había tanta información disponible como la que hay ahora y la forma de aprender era «a base de golpes» principalmente… «mírate ese manual y luego te cuento», «no sé, yo siempre lo he hecho así, pero no sé por qué» y «eso no se puede hacer» eran las frases más repetidas en aquellos tiempos.

Todo eso nos llevó a hacer implantaciones «de aquella manera», las cuales han ido siendo mejoradas (no era difícil) durante estos años… aunque sigues viendo cada cosa por ahí…

Recuerdo hace un par de años, en una formación que estaba impartiendo a la que asistían como alumnos responsables de distintas consultoras que uno de ellos dijo: «Hay que reconocer que SAP es una tecnología que nos ha permitido hacer proyectos con gente mediocre»

Hubo algún que otro comentario que difería y yo recuerdo que pensé: «Eso lo dirá por él»… pero pasado el tiempo tengo que reconocer que tenía gran parte de razón.

En su momento, conseguimos sacar los proyectos adelante, a base de sangre, sudor y lágrimas. Si bien es cierto que alguno no salía, la gran mayoría salían adelante, aunque fuera a trancas y barrancas.

Y eso muchas veces es un problema: «¿Ves como no hacía falta formar a la gente? ¿Ves cómo podíamos hacerlo con 4 personas menos?»… sí, sí, las cosas salían, pero… ¿cómo salían?

Después, durante años hemos ido arreglando muchos de los desaguisados cometidos (en el mejor de los casos) o hemos ido poniendo parche sobre parche en las heridas que dejamos abiertas.

Os invito a que leáis este artículo, que es de 2012, pero contiene muchas verdades incómodas: Racing to Mediocrity: The False Grail of an Accelerated SAP “Go Live”

En cualquier caso, el adjetivo «mediocre» me sigue pareciendo algo peyorativo y poco apropiado para muchos de esos valientes luchadores que iban a la guerra prácticamente desarmados.

Ahora se avecinan nuevas batallas y estamos a tiempo de que no se repita la historia, pero el tiempo pasa y mi percepción es que vamos a ir a la guerra de nuevo, armados con tirachinas… 😉

Algo que resulta inconcebible, sobre todo si unimos al hecho de que el año pasado se quedasen sin cubrir en España 300.000 puestos de trabajo y que más del 60% de las empresas tengan dificultades para cubrir los perfiles tecnológicos más demandados, las cifras actuales de paro.

Y como podéis ver en este artículo, los consultores SAP forman parte de esos perfiles: «Me intentan fichar 5 veces al mes»: los profesionales más buscados de España

Creo que tenemos por delante 2 grandes retos por delante: incorporar nuevos perfiles y reciclar gran parte de los existentes.

Y además, lo uno no tiene sentido sin lo otro.

De nada sirve inundar el mercado de «consultores mediocres», si no contamos con mando experimentados que sepan guiarles en la batalla. Y estos mandos necesitan aprender los nuevos métodos de combate, ¿o piensas que pueden ganar la pelea a base de batch-inputs? 😉

SAP y Salesforce: ¿quién la tiene más grande?

La cartera, quiero decir…

Si en el artículo de ayer comentaba, entre otras cosas, que la gran apuesta de SAP, tras la compra de Qualtrics hace unos meses, es mejorar la gestión de las experiencias e intentar ganarle terreno a Salesforce con SAP C/4HANA, ayer nos encontrábamos con esta noticia: Salesforce compra Tableau por 13.880 millones para fortalecerse en analítica de datos

Si a esto le sumamos la compra de Looker por parte de Google la semana pasada, hace pensar que en el tema de la analítica de datos algo está pasando…

Pero si nos centramos en SAP y Salesforce, la compra de Tableau parece que es una respuesta a la estrategia de SAP de ganar posiciones en el mundo CRM. Tú te metes en «mi terreno», pues yo voy a por temas de análisis de datos.

Ojo, que el artículo que aparece en el tuit anterior es de 2018, antes de comprar Qualtrics. Vamos que lo de ir «a por el CRM» es algo que viene de largo… porque en los tiempos que nos movemos, si hablamos de hace un año, ya hablamos de mucho tiempo… 😉

Y cuidadito, que la cosa puede que no pare ahí, que lo mismo Salesforce se mete en otros procesos de negocio, como Recursos Humanos: Attention Workday, SAP and Oracle: Is Salesforce Jumping into HCM?

Mira que ya hace unos años, un 28 de diciembre, propuse la solución a todo esto… SAP compra Salesforce: sólo puede quedar uno

Lo mejor de todo esto es que mientras SAP está luchando por transmitir el mensaje de «somos una compañía cloud», a base de adquisiciones (SuccessFactors, Ariba, Concur, Fieldglass, Hybris…) y desarrollo de nuevas soluciones/herramientas (SAP Cloud Analytics, S/4HANA Cloud…); Salesforce que sí que es una compañía cloud desde su nacimiento, se pone a comprar empresas puramente on-premise, como Mulesoft o Tableau

Y, mientras, los clientes preguntando «¿qué hay de lo mío?»… 😉

Que digo yo que lo mismo ha llegado el momento de guardar la cartera y ponerse a integrar cosas y dejarse de hacer «el machito», ¿no?

Adobe, Microsoft y SAP se unen contra Salesforce

Hace mes y medio, en el artículo de «SAP Central Fiori Launchpad: ¿esto qué es?» os hablaba de Common Data Model (CDM), como una nueva forma de modelar datos de manera que sea entendibles por distintas aplicaciones.

Esto nace realmente de la iniciativa denominada Open Data Initiative (ODI), liderada por Microsoft, Adobe y SAP.

Todo muy centrado en los clientes y en la posibilidad de compartir la información disponible de los mismos, algo que parece ir dirigido a ganar cuota de mercado frente al gran competidor en el área de CRM: Salesforce.

Esto fue anunciado en la Microsoft Ignite del pasado septiembre, como podéis ver aquí: Adobe, Microsoft and SAP announce the Open Data Initiative to empower a new generation of customer experiences

Al principio era más bien una declaración de intenciones, pero parece que la cosa va avanzando e incluso se ha abierto la iniciativa a la participación de nuevos socios, tal y como se anunció en el Adobe Summit la semana pasada. Lo podéis leer aquí: Microsoft, Adobe and SAP prepare to expand their Open Data Initiative

Todo esto, por supuesto, para mejorar la experiencia del cliente y que puedan interconectar toda su información de una forma estándar para agilizar la toma de decisiones y analizar la información procedente de distintas fuentes de manera unificada.

Unilever, un cliente común y una de las grandes marcas a nivel mundial, parece dispuesto a apostar por esta iniciativa, como podéis leer en este otro artículo: How the Open Data Initiative is Fueling the Next Generation of Customer Obsession

Habrá que esta atento a cómo evoluciona todo esto… dentro de poco viviremos dentro de Matrix, si es que no lo estamos haciendo ya… 😉

¿Cuánto gana un consultor SAP?

A la hora de publicar este artículo, he visto que ya tenía otro con el mismo título del año 2014, pero como han pasado 5 años y a raíz de un artículo publicado en Expansión la semana pasada, he pensado que era bueno reflexionar sobre ello.

Según el artículo, «SAP sigue liderando la demanda de perfiles y es difícil de encontrar profesionales que puedan coordinar proyectos complicados. Los salarios pueden ir de 85.000 euros hasta 120.000 euros al año, en función de la experiencia».

No me he inventado nada, podéis leer el artículo completo aquí: Cuáles son los empleos en los sectores que mejor pagan

Vamos a ver, vayamos al mundo real… al menos, aquí en España.

Sé de varias consultoras que para los perfiles juniors han estado años ofreciendo 12.000 €/año, con subidas pactadas a los 6 meses de 3.000 €, para llegar a los 18.000 € pasado el año de incorporación.

Otras empiezan en 18.000 € y últimamente están empezando en 21.000 € (algunas). Ojo, que también sé de alguna que empezaba por 9.000 €.

A mí no me parece bien, ni mal. No lo juzgo, cuento hechos reales. Evidentemente, cuando estás empezando, lo importante es adquirir experiencia y conocimientos; el salario debería ser algo anecdótico, dentro de unos límites mínimos.

Creo recordar que mi primera nómina, allá por el año 1997, debió ser de unas 100.000 pesetas (600 €), lo que equivaldría a unos 13.000 € de salario bruto anual.

Bien, pero una vez que vamos cogiendo experiencia, se supone que el salario debería ir aumentando… y digo se supone porque no más tiempo quiere decir más experiencia… hay gente que pasan los años y sigue igual (o peor) y gente que evoluciona más rápido que otra. Y eso se debe reflejar en la remuneración, no el paso del tiempo, sino el aumento del valor que aportas.

Si no recuerdo mal, pasados 4 años, mi salario estaba en 36.000 €… y sin cambiar de empresa, lo cual tiene más mérito, ya que muchas veces la gente se ve obligada a cambiar de un sitio a otro para que tengan en cuenta su valía.

Ojo, que también hay gente que va saltando de un sitio a otro, consiguiendo que su salario vaya aumentando, aunque su valía sigue siendo la misma. Pero, bueno, aquí ya entran en juego decisiones empresariales en las que por no subir 2.000 € a alguien, terminas teniendo que fichar a otro por 5.000 € más. ¿Os suena, no?

Pero situémonos en 2019, ¿cuál es mi salario ahora mismo? 0 €… hace años que nos cobro una nómina, ya que llevo años trabajando por mi cuenta, por lo que no os puedo dar una referencia de cuál es mi salario actual 😉

Lo que sí puedo contar es que, por ejemplo, la semana pasada alguien estaba buscando un perfil con 3 años de experiencia y encontró un candidato que podría ser adecuado… lo comentó con sus superiores y le dijeron que 38.000 € era mucho

Para mí, era correcto (era de un área en el que no hay excesiva experiencia ni recursos) y veía complicado que encontraran algo por debajo de eso.

Otro amiguete, con más de 10 años de experiencia (y de la buena, no de la de pasar el tiempo), me preguntó si 60.000 € era un salario adecuado para su perfil.

Conociéndole y conociendo el puesto al que optaba, era una cantidad correcta.

¿Entonces los salarios de «85.000 € hasta 125.000 €» existen? Sí, existen, pero son la minoría, no nos engañemos. Y que quede claro que hay gente que vale eso y más, pero una cosa es lo que vales y otra lo que están dispuestos a pagar por ti.

Y ahí es donde radica el problema: no se pueden pagar esos salarios, mientras los proyectos se venda por «kilos de consultor»… y que quede claro que esto a mí, con mi peso, me vendría perfecto… 😉

En definitiva, respondiendo a la pregunta que da título al post, un consultor SAP gana en función de 3 variables:

  • Lo que el cliente está dispuesto a pagar por sus servicios.
  • El rendimiento que la consultora va a sacar por dichos servicios.
  • El valor que le da el propio consultor a su trabajo.

Si el cliente paga poco, la consultora no podrá ofrecer un salario competitivo, pero está en tu mano el aceptarlo o no. Al igual que está en mano de las consultoras no presentar ofertas a propuestas de clientes fuera de mercado (lo sé, soy un utópico).

A veces, también pasa que el rendimiento que pretende sacar la consultora es excesivo (la usura y la avaricia siempre existirán), pero sigue estando en tu mano el aceptar o no. No vale quejarse luego.

Por supuesto, hay veces que no estás en condiciones de elegir y te toca aceptar lo que hay, pero… sabes que en cuanto tengas una oportunidad saldrás de allí. Y ellos deberían saberlo también.

Y ahora mismo vivimos, por suerte o por desgracia, en ese momento. Hay menos profesionales cualificados de los que se necesitan y esto hace que el mercado esté revolucionado, la gente cambiándose de un sitio a otro y todo el mundo buscando cosas que no existen.

Ante eso se oyen cosas como que «se están hinchando el mercado», con lo que no estoy de acuerdo… probablemente, el mercado se está situando donde debería.

No digo que haya que volver a la locura de los años previos al efecto 2000, pero lo que es cierto es que no se puede pretender seguir argumentando trabajar con tarifas de los tiempos de la crisis, si queremos que esto despegue.

Pero mientras alguien siga pensando que tiene un servicio de consultoría SAP decente con tarifas de 30 €/h, esto no tiene solución.

En cualquier caso, lo que deberías tener claro, a nivel particular, es que tu obligación es estar preparado para poder aportar valor, ya que con eso, ya veremos por cuánto, te aseguras que tú sí que vales… 😉

¿Nos engañan o nos dejamos engañar?

Año tras año me sigue sorprendiendo que siga habiendo casos de personas que caen en conocidos timos como el de la estampita y el tocomocho, por no hablar de otras variedades de timos más sofisticadas.

En cualquier caso, siempre me asalta esta duda: ¿tiene algún derecho a reclamar «el timado» cuando era él quien pensaba aprovecharse del otro?

Evidentemente, no estoy a favor de este tipo de prácticas y tengo claro que hay que perseguirlas, pero también es cierto que a veces nos dejamos engañar.

Por ejemplo, si a mí alguien me ofrece un curso de SAP que oficialmente cuesta 6.800 € por casi la mitad de precio, cuanto menos sospecharía un poco…

Lo primero que haría sería hacer una simple pregunta:

  • ¿Sois un programa oficialmente homologado por SAP?

Se me ocurren otras como:

  • ¿Ese «título propio» que ofrecéis dónde está reconocido?
  • ¿Qué certificaciones tienen los instructores?
  • ¿Las prácticas que ofrecéis en empresas son remuneradas?

Una vez respondidas estas preguntas, tendría más elementos para valorar si realmente es una oferta tan interesante cómo quiere aparentar.

Yo, de momento, me he permitido hacer un par de preguntas a una de estas escuelas que debe estar haciendo una campaña en Facebook Ads ya que, un día sí y otro también, me aparece su publicidad:

Cuando me contesten, os digo.

De todas formas, ya he contado alguna vez cómo suelo responder a la pregunta que a veces me llega de dónde puedo aprender SAP… y siempre que me preguntan por alguna de estas «opciones alternativas» mi respuesta es la misma: «Cada uno es libre de hacer con su dinero lo que quiera. Yo, lo donaría antes a una ONG».

Por supuesto, podéis pensar que es una opinión condicionada, ya que yo colaboro dando formación oficial con SAP pero, en su momento, cuando me quise formar, fui allí y desembolsé una cierta cantidad (no pequeña)… y en ese momento también había opciones «más baratas». Hoy, volvería a hacer lo mismo.

Me parece perfecto que haya empresas que intenten sacar rendimiento a todo esto, pero siempre dentro de la legalidad y no jugando con la ilusión de las personas.

Es decir, son muy libres de hacer una oferta formativa de ese área, pero dejando claras las condiciones, para que nadie se lleve a engaños.

Y si hablo de este caso concreto es por el hecho de que me aparece cada día que entro en Facebook, pero hay más casos así y, probablemente, alguno de los que me leéis habéis sido alumnos de alguno de esos programas.

Si os han valido de algo, perfecto, me alegro por vosotros y me alegro de que hayáis amortizado la inversión, pero también conozco casos en los que la gente se ha sentido engañada… y eso es lo que realmente molesta, que se juegue con las ilusiones de la gente.

Y aquí viene lo que planteo en el título del post: ¿nos engañan o nos dejamos engañar? 😉


Actualización 31/03/2019

Como alguien me ha preguntado por las respuestas que me dieron a mis preguntas, os cuento cómo está el tema.

Al día siguiente recibí un «me gusta» en mi comentario y vi que me habían contestado…

IMG_6210

…pero esto es lo que me encontré al ir a revisar la respuesta:

IMG_6212

Como estoy convencido de que todo era un «desgraciado error», volví a insistir y…

IMG_6219

…no he vuelto a tener respuesta. Deben estar muy ocupados.

En cualquier caso, desde aquí dejo abierta la posibilidad de que respondan en los comentarios, facilitando la documentación que tengan que les acredite como un centro de formación SAP oficialmente homologado.