El que esté libre de pecado…

Hace unos días el diario Expansión publicó esta noticia: “Workday le ‘roba’ Santander a SAP”.

El titular me parece cuanto menos engañoso ya que, por lo que yo sé, el Banco de Santander no tenía implantada mucha funcionalidad de Recursos Humanos en SAP y no creo que en el supuesto “robo” entren el resto de módulos de SAP, ¿o realmente le ha “robado” también toda la parte financiera?

Y que conste que creo que Workday puede ser un gran producto; no lo puedo afirmar porque no lo conozco en profundidad, pero algo debe tener el agua cuando la bendicen: “La empresa que une a Facebook, Google, Nissan, Netflix y a la mitad del Fortune 500“.

SAP lo conozco un poco mejor y probablemente, aunque la imagen que pongo a continuación es de 2014, si hablamos de cifras, el grado de penetración de SAP en las empresas del Fortune 500 apostaría a que es mayor, a día de hoy.

En cualquier caso, son sólo cifras y cada uno presentan las que le interesan, como es lógico.

“Estos son mis principios y si no le gustan, tengo otros”, como dijo Groucho Marx.

O la versión más moderna: “Este es el cuadrante de Gartner y si no te gusta, te presento otro”… 😉

¿Con SAP todo es perfecto? Para nada, de hecho, aquí os dejo otra noticia que salió recientemente y que ha hecho algo de ruido: “Lidl cancela un contrato de 500 millones de euros con SAP”.

¿Realmente hacía falta gastarse 500 millones de euros y que pasaran 7 años para ver que algo iba mal? ¿Toda la culpa es de SAP? ¿Del implantador?

Entonces, ¿SAP no vale para nada?

Bueno, eso sería mucho decir, si tenemos en cuenta la cantidad de empresas que trabajan con sus productos. Puede que no valga para todo, por eso es importante que antes de lanzarse a una implantación, el cliente se forme mínimamente y/o pida consejo a alguien con experiencia, aparte de seleccionar a un proveedor con garantías (no vale con ser “uno de los grandes”), que luego pasa lo que pasa…

Aquí os dejo un par de artículos para reflexionar:

Atención a la conclusión final de este último: el proyecto no es ni del proveedor de software ni del implantador, el proyecto es del cliente y siempre es más rápido y más barato (aunque no lo parezca) hacer las cosas bien a la primera.

Y no penséis que estas cosas le pasan sólo a SAP, que Workday también la “caga”: Sacramento city schools paid $5.2 million to tech firms. Now it wants its money back

Pues eso, ¿quién tira la primera piedra? 😉

CloudPay lleva más de 20 años gestionando nóminas en la nube

Al hilo de lo que comentaba ayer, esto de la nube parece nuevo pero ya veis que no, que hay gente que lleva tiempo metido en esto, incluso con algo tan “peligroso” y confidencial como la nómina… 😉

Hay otras soluciones pero hablo de CloudPay porque me ha llamado la atención la cantidad de países para la que está disponible (más de 120) y el hecho de haberse diseñado desde el inicio como una solución cloud.

Aquí os dejo un pequeño vídeo:

Si veis la evolución del producto, en 2011 firmaron un acuerdo con Workday, que como bien sabéis porque sois una gente muy aplicada, es un sistema de recursos humanos que no tiene nómina propia.

¿Entonces esto es la nómina de Workday? No, no es eso… CloudPay ha firmado acuerdos con varios partners como, por ejemplo, SuccessFactorsPatersons Partners with SuccessFactors

Ya, diréis algunos, pero eso se firmó en agosto de 2011, antes de que SAP comprara SuccessFactors, seguro que ya no se “hablan”… Bueno, no sé qué deciros, porque si miráis en el SAP App Center os podéis encontrar con esto: CloudPay Global Payroll

¿De verdad seguís pensando que la nómina no se va a ir a la nube? 😉

SuccessFactors – Workday – CornerStone

Aunque hay otras, estas 3 suelen ser las soluciones cloud de HR que se plantean muchos de los clientes, con el permiso de Meta4 y Oracle HCM Cloud.

Cuando algún cliente me pregunta mi opinión al respecto, mi respuesta es la de siempre: “depende”. No me digas qué quieres (“una solución moderna de Recursos Humanos”), dime por qué la quieres y/o para qué la quieres.

Y, evidentemente, no me vale el “porque es muy bonita” o “porque es la moda”.

Sin meternos en disquisiciones técnicas, ¿qué tienen en común las 3 soluciones?

  • Son productos norteamericanos, para lo bueno y para lo malo.
  • Son soluciones SaaS, es decir, nacieron como cloud y se pagan por suscripción.
  • Nos permiten gestionar los procesos de talento.

¿Cuál es el mejor? Lo siento, pero no hay respuesta a esa pregunta, depende de lo que necesites. Cosas que hay que tener claras:

SuccessFactors

Workday

  • Combina información financiera y de Recursos Humanos.
  • Tiene un interfaz de usuario uniforme y muy cuidado.
  • A diferencia de CornerStone o SuccessFactors, no se puede implementar de manera modular: tengo que comprar toda la solución.
  • Aunque se ha ido desarrollando de manera gradual y sobre una misma base, parece que no todos los componentes son tan maravillosos como parece. Aquí os dejo un artículo de William Tincup sobre la parte de Recruiting: With Workday, Where Am I Wrong?

CornerStone

Por supuesto, las 3 soluciones, están posicionadas como las mejores en Gartner, sólo hace falta elegir el cuadrante que les interesa a cada una… 😉

Y llegados a este punto, ¿con cuál me quedó? ¿No te ha quedado clara mi respuesta? DEPENDE 😉

A ver, a simple vista, si yo necesitara únicamente una solución para formación, probablemente elegiría CornerStone.

Si busco una solución más global, tendría que cuenta si lo que tengo ahora es SAP o no. Si es SAP, probablemente, tiraría por SuccessFactors; si no lo es quizás me fuera a Workday… o si quiero “tirar a la basura” lo que tengo en SAP.

Por supuesto, no hay una solución perfecta y no va a haber ninguna herramienta que cumpla al 100% tus requerimientos. Siempre puedes hacer un mix y coger parte de una y parte de otra… salvo con Workday.

De todas formas, ten en cuenta que lo mismo el mayor problema está ahí: en tus procesos. Quizá va siendo hora de darles una vuelta porque, lo siento, pero por muy especial que te creas, tu proceso de selección/evaluación/formación, a grandes rasgos, es similar al 80% al de tu competencia… y eso no debería preocuparte, a ellos les pasa lo mismo.

Así que, si me permites un consejo, deberías aprovechar el cambio de herramienta para darle una vuelta a esos maravillosos procedimientos que definiste hace 15 años, que en su momento seguro que eran los mejores, pero es que lo de “siempre se ha hecho así” ya no vale (suponiendo que hubiera valido alguna vez)… a no ser, que, por ejemplo, hace 15 años tuvieras un iluminado en la empresa a quien ya se le hubiera ocurrido la posibilidad de mantener contacto con  los candidatos de un proceso de selección por Whatsapp, por ejemplo… 😉

SAP anuncia Upgrade2Success para facilitar la transición de SAP HCM a la nube

En serio, no estoy de broma, aunque entiendo que podría parecerlo después de preguntaros lo de “¿nos vamos o nos quedamos?“, ahora salgo con esto…

El mismo día que SAP anunció que habrá una nueva solución on-premise para HCM, hizo este otro anuncio:SAP Announces Upgrade2Success Program to Help Customers Move HR to the Cloud

¿Y esto en qué va a consistir? Pues en una serie de servicios y herramientas que nos van a permitir hacer esa transición a “la nube” de manera fluida y sin riesgo, a base de:

  • Aceleradores de configuración predefinidos, bibliotecas de procesos e integraciones y herramientas de migración de datos.
  • Creación de un mapa de ruta personalizado.
  • Soporte para hacer el business case que demuestre el ROI para la empresa.
  • Atractivos acuerdos comerciales teniendo en cuenta las inversiones existentes.

Muy bonito, ¿no? De momento, no hay mucho más, pero podéis pedir más información aquí: SAP SuccessFactors Upgrade2Success Demo

Y para mí que la clave de todo esto está en algo que se puede deducir de la siguiente cita que podréis encontrar en el enlace anterior:

La “guerra Workday-SuccessFactors” se pone cada día más interesante… 😉