El que esté libre de pecado…

Hace unos días el diario Expansión publicó esta noticia: “Workday le ‘roba’ Santander a SAP”.

El titular me parece cuanto menos engañoso ya que, por lo que yo sé, el Banco de Santander no tenía implantada mucha funcionalidad de Recursos Humanos en SAP y no creo que en el supuesto “robo” entren el resto de módulos de SAP, ¿o realmente le ha “robado” también toda la parte financiera?

Y que conste que creo que Workday puede ser un gran producto; no lo puedo afirmar porque no lo conozco en profundidad, pero algo debe tener el agua cuando la bendicen: “La empresa que une a Facebook, Google, Nissan, Netflix y a la mitad del Fortune 500“.

SAP lo conozco un poco mejor y probablemente, aunque la imagen que pongo a continuación es de 2014, si hablamos de cifras, el grado de penetración de SAP en las empresas del Fortune 500 apostaría a que es mayor, a día de hoy.

En cualquier caso, son sólo cifras y cada uno presentan las que le interesan, como es lógico.

“Estos son mis principios y si no le gustan, tengo otros”, como dijo Groucho Marx.

O la versión más moderna: “Este es el cuadrante de Gartner y si no te gusta, te presento otro”… 😉

¿Con SAP todo es perfecto? Para nada, de hecho, aquí os dejo otra noticia que salió recientemente y que ha hecho algo de ruido: “Lidl cancela un contrato de 500 millones de euros con SAP”.

¿Realmente hacía falta gastarse 500 millones de euros y que pasaran 7 años para ver que algo iba mal? ¿Toda la culpa es de SAP? ¿Del implantador?

Entonces, ¿SAP no vale para nada?

Bueno, eso sería mucho decir, si tenemos en cuenta la cantidad de empresas que trabajan con sus productos. Puede que no valga para todo, por eso es importante que antes de lanzarse a una implantación, el cliente se forme mínimamente y/o pida consejo a alguien con experiencia, aparte de seleccionar a un proveedor con garantías (no vale con ser “uno de los grandes”), que luego pasa lo que pasa…

Aquí os dejo un par de artículos para reflexionar:

Atención a la conclusión final de este último: el proyecto no es ni del proveedor de software ni del implantador, el proyecto es del cliente y siempre es más rápido y más barato (aunque no lo parezca) hacer las cosas bien a la primera.

Y no penséis que estas cosas le pasan sólo a SAP, que Workday también la “caga”: Sacramento city schools paid $5.2 million to tech firms. Now it wants its money back

Pues eso, ¿quién tira la primera piedra? 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.