¿Sabes lo que es SAP?

Esa frase está sacada de una conversación literal que mantuve con el que iba a ser mi jefe hace ya más de 20 años, al día siguiente de firmar mi primer contrato:

– ¿Sabes lo que es SAP?
– Ni idea.
– Bueno, no pasa nada, el lunes vas a XXX y te vas enterando.

Y así fue como empecé en todo esto…. algo que, por cierto, no me gustó nada al principio, todo sea dicho.

Durante esos años (finales de los 90) se produjo el gran boom de las implantaciones SAP en España y había mucha más demanda de empleo que personas cualificadas.

En esa época, no había tanta información disponible como la que hay ahora y la forma de aprender era «a base de golpes» principalmente… «mírate ese manual y luego te cuento», «no sé, yo siempre lo he hecho así, pero no sé por qué» y «eso no se puede hacer» eran las frases más repetidas en aquellos tiempos.

Todo eso nos llevó a hacer implantaciones «de aquella manera», las cuales han ido siendo mejoradas (no era difícil) durante estos años… aunque sigues viendo cada cosa por ahí…

Recuerdo hace un par de años, en una formación que estaba impartiendo a la que asistían como alumnos responsables de distintas consultoras que uno de ellos dijo: «Hay que reconocer que SAP es una tecnología que nos ha permitido hacer proyectos con gente mediocre»

Hubo algún que otro comentario que difería y yo recuerdo que pensé: «Eso lo dirá por él»… pero pasado el tiempo tengo que reconocer que tenía gran parte de razón.

En su momento, conseguimos sacar los proyectos adelante, a base de sangre, sudor y lágrimas. Si bien es cierto que alguno no salía, la gran mayoría salían adelante, aunque fuera a trancas y barrancas.

Y eso muchas veces es un problema: «¿Ves como no hacía falta formar a la gente? ¿Ves cómo podíamos hacerlo con 4 personas menos?»… sí, sí, las cosas salían, pero… ¿cómo salían?

Después, durante años hemos ido arreglando muchos de los desaguisados cometidos (en el mejor de los casos) o hemos ido poniendo parche sobre parche en las heridas que dejamos abiertas.

Os invito a que leáis este artículo, que es de 2012, pero contiene muchas verdades incómodas: Racing to Mediocrity: The False Grail of an Accelerated SAP “Go Live”

En cualquier caso, el adjetivo «mediocre» me sigue pareciendo algo peyorativo y poco apropiado para muchos de esos valientes luchadores que iban a la guerra prácticamente desarmados.

Ahora se avecinan nuevas batallas y estamos a tiempo de que no se repita la historia, pero el tiempo pasa y mi percepción es que vamos a ir a la guerra de nuevo, armados con tirachinas… 😉

Algo que resulta inconcebible, sobre todo si unimos al hecho de que el año pasado se quedasen sin cubrir en España 300.000 puestos de trabajo y que más del 60% de las empresas tengan dificultades para cubrir los perfiles tecnológicos más demandados, las cifras actuales de paro.

Y como podéis ver en este artículo, los consultores SAP forman parte de esos perfiles: «Me intentan fichar 5 veces al mes»: los profesionales más buscados de España

Creo que tenemos por delante 2 grandes retos por delante: incorporar nuevos perfiles y reciclar gran parte de los existentes.

Y además, lo uno no tiene sentido sin lo otro.

De nada sirve inundar el mercado de «consultores mediocres», si no contamos con mando experimentados que sepan guiarles en la batalla. Y estos mandos necesitan aprender los nuevos métodos de combate, ¿o piensas que pueden ganar la pelea a base de batch-inputs? 😉

¿Cuánto gana un consultor SAP?

A la hora de publicar este artículo, he visto que ya tenía otro con el mismo título del año 2014, pero como han pasado 5 años y a raíz de un artículo publicado en Expansión la semana pasada, he pensado que era bueno reflexionar sobre ello.

Según el artículo, «SAP sigue liderando la demanda de perfiles y es difícil de encontrar profesionales que puedan coordinar proyectos complicados. Los salarios pueden ir de 85.000 euros hasta 120.000 euros al año, en función de la experiencia».

No me he inventado nada, podéis leer el artículo completo aquí: Cuáles son los empleos en los sectores que mejor pagan

Vamos a ver, vayamos al mundo real… al menos, aquí en España.

Sé de varias consultoras que para los perfiles juniors han estado años ofreciendo 12.000 €/año, con subidas pactadas a los 6 meses de 3.000 €, para llegar a los 18.000 € pasado el año de incorporación.

Otras empiezan en 18.000 € y últimamente están empezando en 21.000 € (algunas). Ojo, que también sé de alguna que empezaba por 9.000 €.

A mí no me parece bien, ni mal. No lo juzgo, cuento hechos reales. Evidentemente, cuando estás empezando, lo importante es adquirir experiencia y conocimientos; el salario debería ser algo anecdótico, dentro de unos límites mínimos.

Creo recordar que mi primera nómina, allá por el año 1997, debió ser de unas 100.000 pesetas (600 €), lo que equivaldría a unos 13.000 € de salario bruto anual.

Bien, pero una vez que vamos cogiendo experiencia, se supone que el salario debería ir aumentando… y digo se supone porque no más tiempo quiere decir más experiencia… hay gente que pasan los años y sigue igual (o peor) y gente que evoluciona más rápido que otra. Y eso se debe reflejar en la remuneración, no el paso del tiempo, sino el aumento del valor que aportas.

Si no recuerdo mal, pasados 4 años, mi salario estaba en 36.000 €… y sin cambiar de empresa, lo cual tiene más mérito, ya que muchas veces la gente se ve obligada a cambiar de un sitio a otro para que tengan en cuenta su valía.

Ojo, que también hay gente que va saltando de un sitio a otro, consiguiendo que su salario vaya aumentando, aunque su valía sigue siendo la misma. Pero, bueno, aquí ya entran en juego decisiones empresariales en las que por no subir 2.000 € a alguien, terminas teniendo que fichar a otro por 5.000 € más. ¿Os suena, no?

Pero situémonos en 2019, ¿cuál es mi salario ahora mismo? 0 €… hace años que nos cobro una nómina, ya que llevo años trabajando por mi cuenta, por lo que no os puedo dar una referencia de cuál es mi salario actual 😉

Lo que sí puedo contar es que, por ejemplo, la semana pasada alguien estaba buscando un perfil con 3 años de experiencia y encontró un candidato que podría ser adecuado… lo comentó con sus superiores y le dijeron que 38.000 € era mucho

Para mí, era correcto (era de un área en el que no hay excesiva experiencia ni recursos) y veía complicado que encontraran algo por debajo de eso.

Otro amiguete, con más de 10 años de experiencia (y de la buena, no de la de pasar el tiempo), me preguntó si 60.000 € era un salario adecuado para su perfil.

Conociéndole y conociendo el puesto al que optaba, era una cantidad correcta.

¿Entonces los salarios de «85.000 € hasta 125.000 €» existen? Sí, existen, pero son la minoría, no nos engañemos. Y que quede claro que hay gente que vale eso y más, pero una cosa es lo que vales y otra lo que están dispuestos a pagar por ti.

Y ahí es donde radica el problema: no se pueden pagar esos salarios, mientras los proyectos se venda por «kilos de consultor»… y que quede claro que esto a mí, con mi peso, me vendría perfecto… 😉

En definitiva, respondiendo a la pregunta que da título al post, un consultor SAP gana en función de 3 variables:

  • Lo que el cliente está dispuesto a pagar por sus servicios.
  • El rendimiento que la consultora va a sacar por dichos servicios.
  • El valor que le da el propio consultor a su trabajo.

Si el cliente paga poco, la consultora no podrá ofrecer un salario competitivo, pero está en tu mano el aceptarlo o no. Al igual que está en mano de las consultoras no presentar ofertas a propuestas de clientes fuera de mercado (lo sé, soy un utópico).

A veces, también pasa que el rendimiento que pretende sacar la consultora es excesivo (la usura y la avaricia siempre existirán), pero sigue estando en tu mano el aceptar o no. No vale quejarse luego.

Por supuesto, hay veces que no estás en condiciones de elegir y te toca aceptar lo que hay, pero… sabes que en cuanto tengas una oportunidad saldrás de allí. Y ellos deberían saberlo también.

Y ahora mismo vivimos, por suerte o por desgracia, en ese momento. Hay menos profesionales cualificados de los que se necesitan y esto hace que el mercado esté revolucionado, la gente cambiándose de un sitio a otro y todo el mundo buscando cosas que no existen.

Ante eso se oyen cosas como que «se están hinchando el mercado», con lo que no estoy de acuerdo… probablemente, el mercado se está situando donde debería.

No digo que haya que volver a la locura de los años previos al efecto 2000, pero lo que es cierto es que no se puede pretender seguir argumentando trabajar con tarifas de los tiempos de la crisis, si queremos que esto despegue.

Pero mientras alguien siga pensando que tiene un servicio de consultoría SAP decente con tarifas de 30 €/h, esto no tiene solución.

En cualquier caso, lo que deberías tener claro, a nivel particular, es que tu obligación es estar preparado para poder aportar valor, ya que con eso, ya veremos por cuánto, te aseguras que tú sí que vales… 😉

Trabajar con SAP

Esta semana se han publicado en «El País» dos artículos referentes al entorno laboral que tenemos en España que hablaban de una profesión conocida por todos: consultor SAP.

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/08/26/actualidad/1346004737_005173.html

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/08/27/actualidad/1346089934_596891.html

Pensé: «mira que bien, así tengo dónde agarrarme cuando me pregunten mis conocidos a qué me dedico», porque a todos nos ha pasado que cuando hemos dicho que trabajamos con SAP, nos han respondido: «ahhhhh, yaaaaa… lo de los cochessss». Y ahí empiezas a explicar tú que no es «Saab» sino «SAP», para que al final tu amig@ no se entere de nada…

Pero claro al leer los artículos me di cuenta de que los mismos quizás deberían estar mejor en la sección «ciencia ficción» que en la de «sociedad», especialmente el primero cuando habla de los salarios… ya me veía a todos mis amigotes persiguiéndome para que les diera formación y forrarse, con esos supuestos sueldos.

Llevo más de 14 años en este mundo, desde distintas perspectivas (empleado por cuenta ajena, freelance, empresario…) y es evidente que lo que refleja el artículo es una realidad distorsionada, especialmente en todas las cifras que maneja: salarios medios, tarifas medias, etc… Puede que eso fuera así hace justo eso, 13-14 años, pero ya no y menos aún en los últimos 3-4 años…

Los salarios son más ajustados, las tarifas más apretadas, los proyectos se venden con menos margen… eso sí, tampoco voy a negar que es una profesión con un muy alto nivel de ocupación y unas bandas salariales por encima de la media.

En cualquier caso, lo que más me ha llamado la atención, a parte de la falta de rigor de los artículos, han sido muchos de los comentarios que han hecho los lectores…

La inmensa mayoría despotrica contra SAP, nadie reconoce que el fallo puede estar en uno mismo (consultor o consultora encargada de la implantación) y no en el producto, todos es culpa de «los alemanes»…

Concretamente, hay uno que dice que lleva 14 años trabajando en esto y que ya le gustaría llegar a los 40.000 € o aproximarse… Sinceramente: que se lo haga mirar.

Yo, después de muchos años con esto, reconozco que SAP no es perfecto pero me cuesta creer que todos los altos directivos de muchas empresas a nivel mundial estén equivocados y sean todos unos patanes. ¿Que hay cosas mejores? Puede ser que haya soluciones específicas para ciertos procesos de negocio, pero un ERP con todos los procesos integrados, para todo tipo de empresas/sectores, en múltiples países… lo dudo.

También hay mejores sistemas operativos que Windows y… ¿cuántos me estáis leyendo ahora desde un PC? También he oído en alguna ocasión «Facebook no es nada»… Y si yo me río, ¡ Bill Gates y Mark Zuckerberg ni te cuento!

Además, la experiencia me dice que el 90% de las veces no es problema del producto, sino de la implantación. Y aquí ya podemos entrar a debatir en el modelo de negocio de las consultoras, pero… paso palabra 😉