Seguimos con las siglas

descargaATAWAD, BYOD y ahora… COPE (Corporately-Owned, Personally-Enabled)

Podemos/queremos/nos hacen trabajar en cualquier sitio, con cualquier dispositivo, pero… ¿es necesario tener mil dispositivos? El teléfono personal, el de empresa, el iPad con el que juegan los niños, el de la empresa (que a veces es el mismo), el portátil de trabajo, el que utilizamos en casa para navegar por Internet y “socializarnos”…

Cuando hablamos de BYOD (Bring Your Own Device) nos encontramos con la posibilidad de utilizar nuestro dispositivo personal en nuestro entorno de trabajo. Esto supone un ahorro de costes en “aparatos” pero hay que controlar qué hacemos con ellos… Y, claro, nuestros compañer@s de sistemas quieren “meter mano” en nuestro “aparato” para ver qué hacemos con él…

(debería utilizar otras palabras,  está pareciendo lo que no es…)

¿Cuál es la solución? Pues que el “aparato” lo pague la empresa, pero nos permitan personalizarlo, para poder dejárselo a los niños y que jueguen al Angry Birds… porque nosotros sólo trabajamos, of course 😉

Y aquí es dónde nos cuentan qué es eso de COPEhttp://www.wired.com/insights/2013/05/companies-weigh-byod-vs-cope-but-what-really-protects-data/

ATAWAD – BYOD

ATAWAD: Any Time Any Where Any Device

BYOD: Bring Your Own Device

Es decir, cuando quieras, donde quieras y con el dispositivo que quieras… y si es tuyo, mejor, así yo no me gasto en “aparatos”  y seguro que te es más sencillo utilizarlo.

Estos 2 “palabros” marcan una de las grandes tendencias que se está siguiendo actualmente en el mundo de los sistemas de información, cada vez tenemos dispositivos más potentes y variados, que nos permiten conectarnos prácticamente desde cualquier lugar.

¿Quién no se ha conectado alguna vez desde su Porsche? 😉


Se acabó eso de tener que ir a la oficina a trabajar o sólo poder trabajar desde allí… lo cual puede ser bueno (no tienes la necesidad de desplazarte) y malo (no tienes opción de “escaquearte”), pero ese es otro tema.

Lo que es un hecho es que a día de hoy, cualquiera que esté metido en el mundo del software tiene que estar preparado para que sus servicios puedan ser “consumidos” desde distintos dispositivos: ordenadores, smartphones, tabletas… y dentro de cada uno de ellos, en los distintos sistemas/entornos: RIM, iOS, Android…

Esto multiplica el trabajo de los desarrolladores, ya que hay que adaptar las aplicaciones a los distintos interfases de usuario y complica la vida a los administradores de sistemas, que pierden el control de los dispositivos, al no ser corporativos y permitir que casa usuario utilice su propio terminal.

Evidentemente, ante este panorama, surge la necesidad de nuevos productos que me permitan generar esas aplicaciones de forma rápida en los distintos entornos ( Titanium, PhoneGap, Sencha…) y controlar los distintos dispositivos (SUPAfaria..).

SAP tiene claro que ese es el camino y lleva tiempo moviéndose… yo no me quedaría parado 😉

Blackberry – iPhone – Android

A la hora de elegir un smartphone, es evidente, que cada tecnología tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Basándome en mi experiencia personal, pienso que la Blackberry es el dispositivo más cómodo para el uso a nivel profesional, principalmente, para la gestión del correo eléctrónico. Su sistema de mensajería instantánea también puede que sea el más fiable (si exceptuamos las incidencias puntuales que tuvieron hace unos meses), aunque es cierto que el famoso WhatsApp le está comiendo terreno, aparte de que tiene la limitación que sólo puede usarse entre dispositivos RIM.

El iPhone es un teléfono que puedes utilizar tanto en el ámbito personal como en el empresarial, y con un carácter más “ludico”, por la infinidad de juegos y aplicaciones que tienes a tu disposición en la App Store. Eso sí, si eliges esta opción tendrás que ir con un cargador adosado al teléfono y desarrollarás un sexto sentido para localizar enchufes libres en cualquier lugar.

Y por último están los terminales Android, los cuales he probado puntualmente, que suelen ser los preferidos por los defensores del software libre y los que parece que están creciendo de una manera más rápida, debido a la infinidad de desarrolladores que trabajan bajo esa plataforma.

Lo que es un hecho es que estos “aparatos” están aquí y han venido para quedarse. Cada vez los utilizamos para más cosas: escuchar música, ver la televisión, hacer fotografías, compras cosas… incluso para trabajar.

Aquí puedes ver unos de los múltiples estudios que hay sobre el uso de los mismos: Our Mobile Planet Global (Google).

De hecho, ahora mismo hay una tendencia denominada BYOD (Bring Your Own Device) que está impulsando el uso de los dispositivos móviles en la oficina, lo cual facilitará la vida a los usuarios/empleados (casi todos tienen un terminal mejor en casa que en el trabajo) y se la complicará a los administradores de sistemas 😉

Por eso puede cobrar especial importancia qué dispositivo elegir, pero para esto no hay ninguna fórmula mágica: todas tienen sus ventajas en inconvenientes y sus defensores/detractores.