Soy un millennial de 46 años

A raíz de una publicación de Yoriento en LinkedIn en la que habla de las distintas generaciones que nos encontramos en las empresas a día de hoy, me reafirme en la frase que da título a este post: soy un millennial de 46 años.

Independientemente de tu edad,  lo importante es tu actitud. Tu capacidad para enfrentarte a lo desconocido, la inquietud por el aprendizaje continuo y un cierto grado de inconformismo, harán que seas mucho más millennial que muchos de esos que lo son únicamente por su fecha de nacimiento.

Al igual que el hecho de ser más mayor no te dota de una mayor experiencia en algo. A veces sí, a veces no. Hay gente que se pasa toda la vida haciendo lo mismo, de una manera rutinaria, simplemente para cubrir el expediente. Esa experiencia, a mí no me vale. Vuelve a ser una cuestión de actitud.

Os invito a que leáis el artículo: Generaciones en la empresa: 6 ideas para motivar la colaboración de millennials y «viejennials»

Y después a que veáis el siguiente vídeo, en el que Pablo González, CEO de Pangea, dice cosas muy interesantes sobre los tiempos que vivimos, como la siguiente frase:

El futuro es de los jóvenes, de los jóvenes de cualquier edad.

Total, que como lo de viejennial me suena un poco mal , lo dejamos en millennial de 46, ¿de acuerdo? 😉

¡Mamá, quiero ser artista!

A una madre, sólo hay una frase que le de más miedo que la que da título a este artículo y es: «¡Mamá, quiero ser autónomo!».

Vamos, a ver, alma de cántaro, no digas «autónomo», di «freelance», que queda mucho más cool. Pringar, vas a pringar lo mismo, pero tu madre se queda más tranquila y «viste» mucho más.

Si después de leer la entrada anterior en la que hablaba de SAP.iO, estáis pensando en lanzaros al mundo del emprendimiento, aquí os dejo una serie de artículos que escribí hace unos años y que siguen estando vigentes (a excepción de algunas cifras de impuestos que han variado): Freelance vs Empleado

Además, tened en cuenta que hay mucho «carnicero» suelto por ahí y que muchas veces la gente no sabe ni qué teléfono quiere

En resumen, que hoy me apetecía echar la vista atrás y recuperar algunas de las cosas que os pueden ser útiles a la hora de tomar decisiones. Y no sólo a vosotros, a mí también… 😉