Workday y el poder del… marketing

Esta semana la cosa parece que va de Recursos Humanos… Si ayer os hablaba de Cornerstone, hoy le toca a Workday.

No era mi intención, pero un par de amigos me enviaron el mismo artículo y me llamó la atención su «preocupación».

Aquí el artículo: Workday: The Power Of One

Mi respuesta a ambos, ha sido la misma: «Es puro marketing». Y ahora me explayo un poco más.

Workday es una gran herramienta, que nació como un producto cloud desde el inicio y se ha ido desarrollando progresivamente desde un punto central y de manera uniforme.

Eso sí, tampoco está libre del vicio de comprar otras compañías, como podéis ver:

Y esto no es ni bueno ni malo, simplemente es así.

El tema del «Power of One» lo presentan como una de sus grandes ventajas y puede que así sea, ya que se basa en tener una arquitectura central sólida, sobre la que se van entregando mejoras, tanto a nivel funcional como técnico, manteniendo la integridad de los procesos y permitiendo al cliente decidir sobre su activación.

Es decir, todo muy en consonancia con un producto cloud, concebido como un Software as a Service desde su inicio.

Como he comentado alguna vez, hay muchos productos cloud de Recursos Humanos que ofrecen una funcionalidad muy parecida, no sólo SuccessFactors, Cornerstone o Workday, hay muchos más… y sería imposible establecer una comparativa de si este es mejor que aquel; es imposible, ya que todo depende de las necesidades que tenga el cliente.

En cualquier caso, si partimos de la base de que el cliente va a adaptar sus procesos a las opciones de configuración de la herramienta pudiera ser que, entre la terna que he mencionado, Workday sea el que más «entre por los ojos», pero… ¿realmente eso existe? 

Es decir, ¿realmente el cliente va a adOptar los procesos y las buenas prácticas de la herramienta o los va a intentar adAptar? Porque en este punto es donde quizás ese «Power of One» no sea precisamente una ventaja.

Y el párrafo que quizás más les ha preocupado a mis amigos «saperos» ha sido el de:

«In most cases, when companies decide to use Workday, functions and data already exist in different systems. Workday provides interfaces ‘out-of-the-box’, which makes it possible to connect other systems, including SAP systems, without any problems».

El párrafo me chirría casi desde el inicio, pero las tres últimas palabras no me cuadran mucho con algunas de las implantaciones que conozco en alguno de los clientes con SAP HCM, especialmente con nómina.

Cierto que hay productos que facilitan esa integración pero dejar ver que es algo que se hace casi sin esfuerzo y sin problemas, es algo muy distinto. Tampoco tendría sentido que el CTO dijera algo menos «atractivo»…

Por supuesto, si alguien tiene experiencia de implantación de Workday en un cliente con nómina SAP y ha ido todo como la seda, que lo cuente.

A priori, cuando un cliente tiene una implementación de SAP HCM con nómina y muy a medida, es complicado que cualquier producto cloud le encaje, ni siquiera SuccessFactors

Eso sí, tengo que reconocer que la capacidad de adaptación/extensión de SuccessFactors es muy superior a la que conozco de Workday, con las ventajas y los peligros que eso supone.

Porque el discurso este de «tenemos las mejores prácticas» también lo teníamos con SAP HCM, pero entre lo de «el cliente siempre tiene la razón» y si no la tiene «yo no tengo los huevos conocimientos suficientes para hacérselo ver», así nos fue… que tampoco nos ha ido tan mal, ¿eh? Que somos muchos los que vivimos de esto… 😉

El caso es que no creo que haya que alarmarse por nada, aquí hay mercado para todo el mundo y habrá clientes que se vayan con unos y otros se vengan con otros, no pasa nada.

Lo importante siempre es tener los huevos conocimientos adecuados para saber afrontar la situación de la mejor manera en cada momento… 😉

Cornerstone compra Saba

Parece que la cosa de los Recursos Humanos está un poco movidita. Si hace 2 días comentaba el acuerdo entre Kronos y Ultimate Software, ayer me encontraba con esto: Cornerstone to Acquire Saba

Si alguien no sabe que es esto de Cornerstone, que se lea primero este otro artículo:

SuccessFactors – Workday – CornerStone

Y si no sabes lo que es Saba, te invito a que te des una vuelta por su web: https://www.saba.com/uk

Ambas soluciones son de Recursos Humanos, especializadas en todos los procesos de Gestión de Talento y, por supuesto, ambas son soluciones líderes (como todas) en algunos de los «mágicos» cuadrantes mágicos de Gartner 😉

En un principio, pueden parecer soluciones similares, más que complementarias, por lo que está por ver si este movimiento es para aunar esfuerzos y aprovechar sinergias o simplemente se trata de ganar cuota de clientes/usuarios a la vez que sacas de la ecuación a un competidor.

Ya sabemos que una cosa es comprar empresas y otra integrarlas. Además, hace poco más de 2 años Saba ya había adquirido a otra compañía del sector: Saba Software Completes Acquisition of Lumesse

Esta jugada puede tener sentido también dentro del movimiento que hizo Cornerstone hace poco más de un mes, al adquirir Clustree, que es una compañía francesa que mediante el uso de Inteligencia Artificial y Machine Learning es capaz de identificar el candidato más adecuado, establecer el plan de desarrollo de un empleado, etc…

Y claro, ya sabemos que para que todo esto de los algoritmos y las predicciones funcionen, cuantos más datos (de calidad, por supuesto), mejor, así que quizás por ahí vayan los tiros…

SuccessFactors – Workday – CornerStone

Aunque hay otras, estas 3 suelen ser las soluciones cloud de HR que se plantean muchos de los clientes, con el permiso de Meta4 y Oracle HCM Cloud.

Cuando algún cliente me pregunta mi opinión al respecto, mi respuesta es la de siempre: «depende». No me digas qué quieres («una solución moderna de Recursos Humanos»), dime por qué la quieres y/o para qué la quieres.

Y, evidentemente, no me vale el «porque es muy bonita» o «porque es la moda».

Sin meternos en disquisiciones técnicas, ¿qué tienen en común las 3 soluciones?

  • Son productos norteamericanos, para lo bueno y para lo malo.
  • Son soluciones SaaS, es decir, nacieron como cloud y se pagan por suscripción.
  • Nos permiten gestionar los procesos de talento.

¿Cuál es el mejor? Lo siento, pero no hay respuesta a esa pregunta, depende de lo que necesites. Cosas que hay que tener claras:

SuccessFactors

Workday

  • Combina información financiera y de Recursos Humanos.
  • Tiene un interfaz de usuario uniforme y muy cuidado.
  • A diferencia de CornerStone o SuccessFactors, no se puede implementar de manera modular: tengo que comprar toda la solución.
  • Aunque se ha ido desarrollando de manera gradual y sobre una misma base, parece que no todos los componentes son tan maravillosos como parece. Aquí os dejo un artículo de William Tincup sobre la parte de Recruiting: With Workday, Where Am I Wrong?

CornerStone

Por supuesto, las 3 soluciones, están posicionadas como las mejores en Gartner, sólo hace falta elegir el cuadrante que les interesa a cada una… 😉

Y llegados a este punto, ¿con cuál me quedó? ¿No te ha quedado clara mi respuesta? DEPENDE 😉

A ver, a simple vista, si yo necesitara únicamente una solución para formación, probablemente elegiría CornerStone.

Si busco una solución más global, tendría que cuenta si lo que tengo ahora es SAP o no. Si es SAP, probablemente, tiraría por SuccessFactors; si no lo es quizás me fuera a Workday… o si quiero «tirar a la basura» lo que tengo en SAP.

Por supuesto, no hay una solución perfecta y no va a haber ninguna herramienta que cumpla al 100% tus requerimientos. Siempre puedes hacer un mix y coger parte de una y parte de otra… salvo con Workday.

De todas formas, ten en cuenta que lo mismo el mayor problema está ahí: en tus procesos. Quizá va siendo hora de darles una vuelta porque, lo siento, pero por muy especial que te creas, tu proceso de selección/evaluación/formación, a grandes rasgos, es similar al 80% al de tu competencia… y eso no debería preocuparte, a ellos les pasa lo mismo.

Así que, si me permites un consejo, deberías aprovechar el cambio de herramienta para darle una vuelta a esos maravillosos procedimientos que definiste hace 15 años, que en su momento seguro que eran los mejores, pero es que lo de «siempre se ha hecho así» ya no vale (suponiendo que hubiera valido alguna vez)… a no ser, que, por ejemplo, hace 15 años tuvieras un iluminado en la empresa a quien ya se le hubiera ocurrido la posibilidad de mantener contacto con  los candidatos de un proceso de selección por Whatsapp, por ejemplo… 😉