Las empresas confían en empresas y las personas confían en personas

El otro día un amigo me comentaba la frase que da título al post, hablando del mundo de la consultoría. Ya sabéis aquello de “nadie se ha equivocado nunca por darle un proyecto a XXX”… y en “XXX” ponéis el nombre de cualquiera de las “grandes”.

Lo cierto es que muchas veces esas “grandes” consiguen el contrato y después comienza “la caza de recursos”, pero claro ellos prefieren no mancharse las manos de sangre.Y entonces empieza la cadena de las subcontrataciones para al final conseguir un equipo bueno, bonito y barato, aunque ya sabemos que las 3 Bs son incompatibles y se suele conseguir, como mucho, una combinación de 2… y una la tenemos fija, con esas “perchas” que se gastan 😉

Y pasa muchas veces que hay una persona en la empresa cliente que te conoce, que ha trabajado contigo o con tu equipo y quiere volver a hacerlo, pero… es una persona, no es una empresa, y vosotros también sois personas, aunque haya una empresa por detrás.

Es decir, que el hecho de que tu empresa “lo único” que tenga sea buenos profesionales (no necesariamente baratos y puede que ni bonitos), no es suficiente para que tu posible cliente justifique ante su empresa el querer trabajar con la tuya. “¿Estos quienes son?”.

Y la historia suele terminar en que el contrato se lo lleva una “empresa de confianza” y las cosas acaban como acaban. No siempre, pero 9 de cada 10 dentistas… 😉

Recuerdo que hace unos años, me llamó alguien de una importante entidad financiera para preguntarme mi opinión sobre una selección de proveedores que estaba haciendo para una adjudicación inminente de un proyecto y mi respuesta fue:

“Tú mejor opción sería: Pepe del proveedor A, Ana del proveedor B y Juan del proveedor C. Ese sería el mejor equipo que podéis encontrar, pero como eso no podéis hacerlo, elige al que quieras y reza”.

Por cierto, han pasado 5 años de eso y después de 2 intentos de hacer el proyecto, siguen sin abordarlo. ¿No rezarían lo suficiente? 😉

Y, sinceramente, creo que sería todo más sencillo como he dicho en otras ocasiones, si fuéramos todos más honestos, porque por mucho que confíe en una empresa, no se nos debería olvidar nunca que lo que hay por detrás siempre son PERSONAS.

¿De verdad no se puede cambiar esto? Y tú, ¿haces algo por intentar cambiarlo? No vale con intentarlo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s