Adiós SAP CRM – Hola SAP C/4HANA

Durante el SAPPHIRE NOW que se celebró en Orlando a principios de mes, SAP presentó muchas novedades, algunas de las cuales os voy a ir contando por aquí, para no perder las buenas costumbres, como comentaba ayer.

SAP CRM, SAP C4C , SAP Customer Engagement Center, hybris, Gigya, Callidus son algunas de las herramientas que SAP ha ido desarrollando o adquiriendo en los últimos años, relacionadas con la gestión de la relación con el cliente.

Demasiados términos, demasiadas opciones, demasiados productos, algunos complementarios, otros con funcionalidades parecidas, lo que nos lleva a no saber para qué vale cada uno y qué es lo que más nos conviene.

Y si unimos a todo esto que hay cierto producto por ahí, que empieza por “Sales” y termina por “Force”, que parece que hace las cosas más sencillas (aunque también tiene lo suyo), pues parece que había que darle una vuelta a todo eso. Así que toca simplificar y aparece un nuevo término: SAP C/4HANA.

La soluciones tradicionales de SAP CRM se centraban más en el proceso de ventas y con SAP C/4HANA, siguiendo la tendencia general en la que nos movemos ahora, pone en el centro a las personas; es decir, en los clientes.

SAP C/4HANA aprovechará las capacidades de la plataforma tecnológica HANA, para integrar lo mejor de las soluciones adquiridas (hybris, Gigya, Callidus) y todo el conocimiento adquirido de los procesos de negocio a lo largo de los años, para junto con la aplicación de tecnologías “emergentes” (machine learning, microservicios…), ofrecer una mejor experiencia a nuestros clientes y soportar nuevos modelos de negocio.

Me ha quedado bien el último párrafo, ¿eh? ¿Parezco de marketing? Está claro que las palabras y el powerpoint lo soportan todo… 😉

Aquí tenéis un vídeo donde podéis ver un caso de uso, que os interesará especialmente a los que tengáis una plantación de lechugas en la terraza de casa:

El vídeo tampoco ha quedado mal, ¿no? Que sí, que luego toca implantar, integrar y aterrizar todo esto, pero eso se lo dejamos mejor a otros… 😉

De la teoría a la práctica

“Hay que saber decir no”… “es imposible aprenderlo todo”… “no conviertas un problema de otros en un problema tuyo”… los que me conocéis, probablemente me habréis escuchado decir alguna de estas frases más de una vez.

Bueno, los que me conocéis en el ámbito profesional, los que me conocéis de otros tiempos, probablemente, me habréis oído más la de “¿la última y nos vamos?”, pero de eso hace ya muchos años… 😉

El caso es que tanto unos como otros sabéis bien que una cosa es la teoría y otra es la práctica.

No siempre decimos “no” a todo lo que deberíamos, nos apuntamos a cosas a las que no le vamos a poder dedicar tiempo suficiente o nos encontramos en medio de situaciones que podríamos haber evitado y terminan dándonos más dolores de cabeza de los necesarios… como “la penúltima”… 😉

Todos nos sabemos muy bien todas esas teorías que nos cuentan en los libros de autoayuda, pero una cosa es saber qué deberíamos hacer y otra muy distinta hacerlo.

Evidentemente, hay métodos y técnicas que te pueden ayudar a cumplir con alguna de esas teorías, pero de nada sirven todas esas herramientas si tú no eres el primer convencido de su utilidad.

De todo lo que he leído y probado, creo que lo más efectivo es el poder de los hábitos: ser capaz de hacer algo de manera rutinaria, hasta interiorizarlo y hacerlo sin que te cueste esfuerzo. Como, por ejemplo, aprender a conducir.

El primer día que me subí a un coche pensé: “¿cómo voy a ser capaz de mirar a todos estos espejos, a la carretera y encima conducir?”. Al cabo de un tiempo, te subes al coche y no tienes que pensar nada más que en conducir, porque has sido capaz de automatizar todas las acciones… ¿cómo? A base de repetir y repetir.

Porque no nos engañemos, si quieres aprender algo, necesitas practicar… y cuanto más lo hagas, probablemente, mejor serás en esa disciplina.

Esto, por supuesto, en lo que a ti te compete, porque en lo que no puedes influir es en la capacidad de los otros… y he aquí el otro gran problema que veo en esto de la efectividad.

Por muy bien que conduzcas tú y mucho que practiques, incluso haciendo cursos de reciclaje o pilotaje avanzado, siempre vivirás rodeado de gente que no sabe utilizar los intermitentes, y eso terminará afectando a tu efectividad, ya que no conducimos solos en un circuito cerrado, sino que tenemos que interactuar con el resto de automóviles.

Hace unos años participé en unos talleres de mindfulness, ya sabéis aquello de estar consciente en el momento presente y demás, y lo cierto es que muchas de las cosas que contaron yo ya las aplicaba (o lo intentaba) de manera intuitiva, pero lo que veía más complicado era hacer que lo aplicaran la gente que me rodea: compañeros, jefes, clientes…

En cualquier caso, lo que tengo claro es que si no empiezas por uno mismo y predicas con el ejemplo, no tiene sentido pedirle nada a los demás, que de esos también hay unos cuantos…

¿Y a qué viene esta entrada? Pues simplemente porque me he dado cuenta de que llevaba 2 semanas sin publicar nada y eso me ha llevado a pensar que estaba perdiendo el hábito de escribir… y eso que hay un montón de cosas interesantes que he ido recopilando en estas semanas, pero no he llevado a la práctica alguna de las frases que comentaba al inicio del post y después pasa lo que pasa…

Tranquilos, ya estoy de vuelta… y prometo “castigaros” con nuevos artículos.

No os aburro más, ¿la última y nos vamos? 😉

Fórum AUSAPE 2018

En el Fórum AUSAPE 2018, que se celebró la semana pasada en Málaga, aparte de sacarnos la sangre (es algo literal, no estoy hablando de los precios) tuvimos la oportunidad de asistir a distintas sesiones donde se compartían experiencias de casos de éxito y los clientes paseaban por los stands (sobre todo por los que tenían jamón) para ver qué regalaban y llevarse 15 bolígrafos distintos, 3 bolas antistress y 30 caramelos, por el módico precio de aguantar 10 minutos de “chapa” de alguien que se creía que iba a firmar el contrato del siglo, cuando lo único que iba a conseguir era una bonita tarjeta de visita.

Desde aquí, lanzo un par de sugerencias para el año que viene:

  • ¿Quién se atreve a presentar un fracaso? Se nos llena la boca de decir que de los fracasos se aprende, que tenemos que ser tolerantes al error, etc… cuéntame uno.
  • ¿Por qué no pueden participar los partners en los sorteos? Esto lo veo en muchos eventos, lo de “sólo para clientes”, pero la excusa del “siempre se ha hecho así” no me vale… ¿no se supone que toca pensar distinto?

Y ahora vamos con algunas cosas de las sesiones:

  • A la sesión inaugural llegué casi al final, pero por lo que me comentaron con lo que vi fue suficiente; yo pensaba que “lo bueno” habría sido al principio, pero… no.

  • En la mesa de ciberseguridad, intervinieron varios ponentes pero me gustó especialmente el representante de la Guardia Civil, que nos puso firmes a todos, como no podía ser de otra forma y el de Cuatrecasas que le dio un toque de humor al asunto.

  • La sesión del licenciamiento de accesos indirectos fue de las más interesantes, ya que SAP intentó explicar el nuevo modelo de licenciamiento, lanzado en abril de 2018, de una forma clara, pero sin llegar a mojarse del todo. Lógicamente, hay casuísticas muy variadas y es algo que se tendrá que ir adaptando a medida que pasa el tiempo, pero creo que las líneas maestras quedaron suficientemente claras.

  • Estuve también en una sesión donde presentaron un caso de SAP Cloud Platform donde básicamente lo que se había hecho era poner ciertos servicios a disposición del usuario a través de un Fiori Launchpad alojado en un SAP Cloud Portal, con el objetivo de mejorar la experiencia de usuario. Buen caso de uso, en la línea que está siguiendo SAP: Fiori Launchpad como puerta de acceso a cualquier aplicación.
  • También asistí a una sesión en la que se hablaron de nuevas tendencias como la Inteligencia Artificial, los boots y posibles aplicaciones a Recursos Humanos… donde se dijo, por ejemplo, que al teclado y el ratón le quedan pocos años de vida y que en menos de lo que pensamos todo será asistentes por voz… y ya me veía teniendo que aprender inglés de verdad para poder hablar con Alexa, pero no… parece que Amazon Echo llegará a España junto con el asistente virtual Alexa

¿Y qué más? Pues la verdad es que no mucho más porque como he dicho en años anteriores, al final esta es una ocasión en la que nos juntamos mucha gente del sector, y entre que saludas a unos y a otros, se pasa el tiempo… y todavía te vas con “cuentas pendientes”.

Desde aquí, mi enhorabuena a la organización porque no es fácil organizar un evento de tales dimensiones y cada año se superan.

De la sesión nocturna no sé si habrá mucho que contar, porque uno ya tiene una edad y me retiré pronto, además cómo es eso de… lo que pasa en el Fórum AUSAPE se queda en el Fórum AUSAPE… 😉

CloudPay lleva más de 20 años gestionando nóminas en la nube

Al hilo de lo que comentaba ayer, esto de la nube parece nuevo pero ya veis que no, que hay gente que lleva tiempo metido en esto, incluso con algo tan “peligroso” y confidencial como la nómina… 😉

Hay otras soluciones pero hablo de CloudPay porque me ha llamado la atención la cantidad de países para la que está disponible (más de 120) y el hecho de haberse diseñado desde el inicio como una solución cloud.

Aquí os dejo un pequeño vídeo:

Si veis la evolución del producto, en 2011 firmaron un acuerdo con Workday, que como bien sabéis porque sois una gente muy aplicada, es un sistema de recursos humanos que no tiene nómina propia.

¿Entonces esto es la nómina de Workday? No, no es eso… CloudPay ha firmado acuerdos con varios partners como, por ejemplo, SuccessFactorsPatersons Partners with SuccessFactors

Ya, diréis algunos, pero eso se firmó en agosto de 2011, antes de que SAP comprara SuccessFactors, seguro que ya no se “hablan”… Bueno, no sé qué deciros, porque si miráis en el SAP App Center os podéis encontrar con esto: CloudPay Global Payroll

¿De verdad seguís pensando que la nómina no se va a ir a la nube? 😉

La nómina en la nube: ¿por qué no?

Dropbox, OneDrive, iCloud, Google Drive, WeTransfer… seguramente seas usuario de alguno de esos servicios y probablemente alguna vez los hayas utilizado para compartir información de trabajo, aunque probablemente no fuera lo más adecuado.

Por ejemplo, hace unos años en un cliente, revisando una aplicación de riesgos laborales, uno de los usuarios me dijo que como la aplicación limitaba el tamaño de los anexos, “yo pongo un enlace a Dropbox en los comentarios y ahí subo lo que quiero”. Sin comentarios.

Lo cierto es que a veces intentamos ponerle puertas al campo. Aún me encuentro clientes que siguen bloqueando los puertos USB de los ordenadores pero que tienen abiertos todos los puertos que te permiten utilizar los servicios mencionados anteriormente.

¿Quizás deberíamos adaptarnos a los tiempos que corren? Es una idea, ahí la dejo.

Por eso, entre otras cosas, no entiendo el argumento de algunas empresas para llevarse algo a la nube basándose en el tema de la seguridad y la confidencialidad de los datos.

¿Realmente crees que tu información está más segura en tu sistema que alojada en un centro de datos de un proveedor que basa su negocio en eso? Permíteme que lo dude y creo que no me equivoco en un alto porcentaje. Por supuesto, siempre hay excepciones.

Y lo que me parece genial son los que no ven problema en llevarse todo a una solución cloud, “menos la nómina porque tiene información confidencial”… ¿Me lo estás diciendo en serio? ¿La información de las tarifas que pagas a tus proveedores no lo es? ¿Y tus apuntes contables? ¿Y los acuerdos con tus clientes? Un poquito de por favor…

Y que conste que estoy hablando de dónde se alojan los datos, no de cómo se calculan. Es decir, en el caso de SAP hablo de tener una instalación on-premise o de usar Employee Central Payroll que, hoy por hoy, consiste en que la nómina (la de toda la vida) sea quien haga los cálculos en un sistema alojado y gestionado por SAP.

Ya veremos si, en breve, se cumple mi predicción de ayer y podemos hablar de otra cosa.

De momento, vete cambiando el chip… 😉

¿Dónde estamos y a dónde vamos en SAP HCM?

Ya estamos a mitad de año y seguimos sin tener noticias del S/4HANA HCM sidecar… sí, eso que anunció SAP a principio de año de que iba a sacar una funcionalidad nueva para HCM, pero que no iba a estar disponible hasta 2023, aunque aseguraba su mantenimiento hasta 2030.

Os lo conté, para disgusto de alguno, en esta entrada: SAP HCM – SAP SuccessFactors: ¿nos vamos o nos quedamos?

En estos meses, más de una vez me habéis preguntado: “oye, pero… ¿esto qué va a tener?”… ¡Y yo que sé! Sé lo mismo que vosotros, que se supone que antes de final de año dirán en qué va a consistir, al menos las líneas maestras.

Lo único que han dicho es que no iba a incluir ni el proceso de selección ni el de formación, para eso habrá que utilizar SuccessFactors Recruiting y SuccessFactors Learning, respectivamente.

¿Y mientras qué hacemos? Pues, depende de cómo estés ahora mismo:

  • el que se haya metido ya con temas de SuccessFactors, que se preocupe de tenerlo todo bien integrado, que con eso ya tiene suficiente;
  • el que vaya a instalar algo ahora de SAP HCM, que vaya directamente a SuccessFactors, empezando por Employee Central;
  • y para los que seguís con “los pies en la tierra”, mi consejo sería empezar a llevar algún proceso de talento a la nube, mientras pasa un poco el tiempo y vemos por dónde nos sale el tema del sidecar.

En cualquier caso, las soluciones SAP HCM siguen avanzando, de hecho aquí os dejo el road map publicado en mayo, donde podéis ver las innovaciones más recientes y las planificadas para 2018, 2019 y 2020: SAP Road Map for Human Resources – May 2018

Como veréis, hace mención a SAP SuccessFactors, SAP Fieldglass y WorkForce Software, pero de lo del sidecar, nada de nada.

Además del road map, podéis consultar también en el Innovation Discovery, para poder ver el detalle de alguna de esas innovaciones. Se requiere usuario S, pero me he bajado las que había en HCM a fecha de ayer, por si queréis echar un vistazo: 226, 201 entregadas y 25 planificadas.

Aquí podéis ver el detalle: Innovations Discovery for Human Resources 03-06-2018 

Y a pesar de que no aparece por ningún sitio y he dicho alguna vez lo de que no acabo de creerme lo de la nómina en la nube (ver los artículos de Employee Central Payroll), aquí va una predicción: tendremos nuevo motor de nómina.

¿Y esto de dónde me lo saco? De ningún sitio, es una intuición, porque vamos a ver… si, con S/4HANA, SAP ha simplificado su modelo de datos y ha mejorado su interfaz de usuario, ¿tiene sentido que el cálculo de la nómina se siga configurando en algo que está más cerca del ensamblador que de otra cosa?

No lo veo y  creo que no será únicamente un lavado de cara; es decir, que no será simplemente un tema de interfaz de usuario, me refiero al motor, a una nueva forma de hacer los cálculos (aprovechando todas las capacidades de HANA) y, evidentemente, de configurarlo todo.

Entonces sí, entonces sí que nos va a dar la risa… 😉

Y que conste que yo he sido el primero que he dicho cosas como: “no, pueden cambiar FI, SD, MM y llevarse cosas a SuccessFactors, pero la nómina no la pueden cambiar”… ¿Por qué no? ¿Por qué hay mucha base instalada? Seguro que no tanta como clientes con FI-CO y Logística y mirad lo que han hecho…

En unos años, veremos si se cumple mi predicción… iba a decir meses pero no tengo yo muy claro que antes de final de año tengamos noticias sobre esto… 😉

GDPR: ¿cómo lo lleváis?

Imagino que os habréis pedido 2 ó 3 días de vacaciones para poder leer detenidamente todas las políticas de privacidad y de tratamiento de datos que habéis recibido los últimos días, ¿no?

Estaba claro que nos iba a pillar el toro y eso que avisé con tiempo… 😉

No me digáis que os estáis limitando a marcar la casilla correspondiente y darle a “enviar” sin leer nada, porque esto se trataba de poner todo claro y meridiano para que nadie se llevara a engaño, ¿no?

Bueno, creo que esa parte del reglamento (lo de saber qué datos cedes y para qué) no va a suponer ningún avance, ya que me da que muchos estamos haciendo algo similar a lo indicado en el punto anterior.

Lo que sí tiene más sentido es el poder acceder de manera clara en cualquier momento a los datos que tienen de ti y poder solicitar la baja o el borrado inmediato. ¿Conseguiremos con esto que no nos despierte de la siesta los comerciales de telefonía?

¿Yo qué he hecho? Pues nada, porque todo esto no va conmigo… a ver, me explico… La gente que sigue el blog recibe un mail cada vez que publico una entrada y en dicho mail le aparece siempre la opción de darse de baja.

La única información que tengo es el mail de suscripción, que es algo que hace el mismo WordPress.com y con dichos mails no hago ningún tipo de tratamiento. Por lo tanto, me dijeron que no tenía que hacer nada.

Si a eso le unimos que esto no tiene ningún tipo de beneficio económico, creo que podré arriesgarme a que me quiten el 4% de 0 €.

En cualquier caso, creo que todos los mails que estamos recibiendo debería ser más claritos, como por ejemplo:

  • Recibes este mail porque estás suscrito a las actualizaciones del blog http://www.aancos.com
  • La única información que tengo tuya es el mail donde recibes un aviso cada vez que publico una entrada nueva y en el que puedes encontrar un enlace para darte de baja de forma inmediata.
  • Y si has hecho algún comentario, también queda registrado tu mail.
  • No hago ningún tipo de tratamiento con esa información, aún así, si quieres que elimine cualquier rastro, sólo tienes que enviarme un mail a aancos@gmail.com

Esto es más fácil de entender que los “testamentos” que no están enviando… os dejo, que tengo que seguir haciendo “scroll” y “click”… 😉