No te quieres enterar… que te tienes que integrar

Año 2019 y aunque parezca increíble todavía hay alguno planteándose si lo de «la nube» y el Software as a Service tiene futuro… eso sí, la mayoría de esos, a su vez, son usuarios de Dropbox, Netflix, Spotify y servicios similares.

Luego están los que piensan que todo tiene que ser cloud o los que piensan que la forma de irse a la nube es algo similar a lo que refleja la siguiente viñeta.

La realidad es que nos toca vivir en un mundo híbrido, donde vamos a tener ciertas cosas en la tierra y otras en el cielo y lo realmente importante es conseguir integrar todo eso, para que se entiendan unas con otras.

Y para ello, os recomendaría este curso de openSAP: Simplify Integration with SAP Cloud Platform Integration Suite

En el curso nos hablan de muchas cosas, pero creo que es un buen punto de partida para situarse en todo lo que podemos utilizar para llevar a cabo esa integración.

Es importante entender, por ejemplo, todas las piezas que tenemos disponibles para saber cuál utilizar en cada momento.

  • Cloud Integración: SCPI, o anteriormente HCI, sirve para hacer integraciones A2A (Application to Application) o B2B (Business to Business).
  • API Management: podemos exponer nuestros datos vía API y gestionar todo el ciclo de vida de dichas API’s, monitorizándolas y monetizándolas, llegado el caso.
  • Workflows / Business Rules: nos permiten automatizar procesos y decisiones de negocio.
  • Enterprise Messaging:  es un servicio de SAP Cloud Platform que nos permite conseguir que nuestras aplicaciones nos envíen eventos (o los reciban), de manera asíncrona, y en base a eso disparar ciertas funciones.
  • Integration Advisor: mediante el uso de Machine Learning, el sistema es capaz de ir mejorando nuestras integraciones de una manera inteligente.
  • Internet of Things: podemos gestionar los dispositivos y analizar la información relevante recogida en los mismos.
  • API Business Hub: tenemos acceso paquetes de integración, APIs y adaptadores diseñados por SAP y por terceros, para no tener que reinventar la rueda.
  • Open Connectors: más de 180 conectores disponibles para conectar con servicios de terceros vía API.

¿Demasiadas cosas? Puede ser, pero seguro que van apareciendo más. Lo importante es tener claro para qué sirve cada una y qué tiene sentido para tu caso de uso particular.

Así que mi consejo es que empieces a pensar en esto de la integración cuanto antes, que luego se te echa el tiempo encima, aparecen los problemas… y vendrás a pedirme y a rogarme, y vendrás como siempre a suplicarme… 😉