No lo sé todo…

…ni lo pretendo. Entre otras cosas porque es imposible, pero aparte es que no tiene ningún sentido que alguien pretenda saber «todo» de algo.

Hace años tuve un alumno que vino a una formación y me dijo el primer día, literalmente: «yo sé todo SAP, sólo me quedaba Recursos Humanos, por eso estoy aquí».

Evidentemente, tuve que poner cara de póquer, ante semejante sentencia, pero es que, no contento con eso, añadió: «y lo he aprendido con la ayuda, que es muy intuitiva».

En ese momento, debería haber hecho desalojar el edificio ante el peligro inminente que podía suponer un desequilibrado de tal calibre, pero decidí mantener la calma y no sembrar el pánico.

Sólo era cuestión de tenerle estrechamente vigilado, por lo que pudiera pasar.

Me fié de mi intuición y como me pareció una buena persona, pensé que no utilizaría sus “super poderes” contra mí; porque hay que reconocer que alguien que sabe todo SAP, que lo ha aprendido con la ayuda y que después no sabe hacer ni una entrada en una tabla de parametrización, algún “super poder” debe tener…

Bueno, pues esta anécdota viene a cuento porque como decía al principio, ni yo lo sé todo, ni lo puedo aprender… y tú, lo mismo. Y no hablo únicamente de SAP, hablo en general, de lo que algunos llaman el océano infinito del conocimiento.

Ahora bien, partiendo de esa premisa, lo que también es cierto es que en el momento en el que vivimos no podemos pretender vivir de lo que aprendimos hace 15-20 años; es necesario que nos estemos formando continuamente, adquiriendo nuevos conocimientos y renovando lo aprendido en su momento… y aquí juega un papel fundamental tu actitud ya que, como dije hace unos meses, si no haces algo vas a terminar teniendo un problema.

Y esta entrada viene al hilo de que muchas veces recibo consultas de temas muy diversos para las que muchas veces no tengo una respuesta (otras sí, ¿eh?), como es lógico, aunque sí suelo poder dar una orientación sobre cómo o dónde mirar.

Eso también ayuda y creo que, muchas veces, más importante que saber es tener el teléfono del que sabe… 😉

No tenemos porqué sabernos de memoria todas las piezas del puzzle, pero sí saber qué piezas hay y buscar la forma de que terminen encajando… 😉

Khaleesi, SAP y Belén Esteban

Vaya por delante que no he visto ni un minuto de «Juego de Tronos», ni he leído una línea de «Canción de Hielo y Fuego»… aún así, sé que hay un Trono de Hierro, que andan por ahí los Lannister y alguno más, que hay un personaje que es un señor «bajito», que Khaleesi es una rubia…

Y ahora es cuando se echan encima de mí todos los fans y me puntualizan que Khaleesi no es una persona, que es «un título que los Dothraki utilizan para designar a la esposa del Khal, quien es el líder del khalasar. La khaleesi sirve al khalasar y si su esposo muere o es asesinado, es llevada a Vaes Dothrak, la ciudad capital de los Dothraki, para servir como consejera en el dosh khaleen».

Muy bien, tengo claro que no voy a participar en una conferencia de expertos en «Juego de Tronos», pero eso no impide que pueda tener conocimientos básicos (muy básicos) sobre algo que puede ser tendencia en un momento dado. Y puede que si decido profundizar en el tema o lo necesito, sepa cómo hacerlo.

(No descarto «enchufarme» las 7 temporadas seguidas).

¿Y esto qué tiene que ver con SAP? Pues que no creo que nadie tenga que saber de todo pero, si trabajo en esto, términos como Fiori, Cloud Platform, Screen Personas, S/4HANA, Ariba, Hybris, SuccessFactors, Concur, etc… me tienen que sonar al menos. He dicho sonar, no ser expertos.

Pues la realidad es que a muchos no les suenan y otros, que tienen los mismos conocimientos que yo sobre la serie en la que «se acerca el invierno», se atreven a participar en debates como si fueran el propio George R.R. Martin

Aquí podríamos entrar en el debate «generalistas vs especialistas», o en lo de «maestro de mucho, aprendiz de nada». Es decir, si es preferible tener un conocimiento muy extenso de algo concreto o una visión más general de algo más variado.

Mi respuesta es clara: depende. Me explico: puedo tener amplios conocimientos de  algunos temas, pero no puedo ser un completo ignorante en otros relacionados con mi materia o de carácter «universal». Y siempre ser consciente de que seguro que me queda mucho por aprender o ¿de verdad crees que no tienes nada que aprender?

Siempre hay cosas que tengo que conocer sí o sí. ¿O podrías entender que alguien en España no supiera quién es Belén Esteban? Evidentemente no, como bien podéis leer aquí: Así explica Twitter a un extranjero curioso quién es Belén Esteban

Tranquilos, estoy de viernes, no es grave 😉