Aprendiendo a aprender

Recientemente, he terminado este curso en Coursera: Aprendiendo a aprender: Poderosas herramientas mentales con las que podrás dominar temas difíciles (Learning How to Learn)

En el mismo podrás aprender un poco cómo funciona nuestro cerebro a la hora de enfrentarse con el aprendizaje y te darán herramientas para sacar un mayor rendimiento del mismo.

Que nadie espere fórmulas mágicas pero sí podrás encontrar el sentido a ciertas cosas que puede que nunca te hayas planteado y que influyen en esa capacidad de aprendizaje.

Se tratan de varios conceptos, a lo largo de 4 semanas, en las que tenéis acceso a varios vídeos y decenas de lecturas si queréis profundizar en el tema.

Probablemente, varias cosas os suenen ya, en cualquier caso, os comento algunas de las que me han parecido más interesantes:

  • Modo enfocado y modo difuso. El cerebro tiene dos formas de trabajar y ambas son necesarias, cada una en su momento.
  • Técnica Pomodoro. Sirve para establecer bloques de tiempo para trabajar en modo enfocado en una única tarea, alternando breves períodos de pausa, antes de seguir con el siguiente bloque.
  • Memoria de trabajo y memoria a largo plazo. Cada una sirve para una cosa y tenemos que saber cómo hacer que la una trabaje para la otra.
  • Releer no, repetir sí. Es mejor volver a leer algo en los días siguientes  que releerlo varias veces el mismo día.
  • El Palacio de la Memoria. Es fácil recordar las cosas si las ubicamos en un espacio que nos sea familiar.
  • El ejercicio físico es fundamental. Demostrado científicamente y recogido en el testimonio de cada uno de los expertos que participan en el curso.
  • La memoria también se entrena. Hay ciertas técnicas para hacerlo, aunque también es cierto que hay gente que hace con unas cualidades innatas. Os invito a que hagáis este test, que pone a prueba vuestra capacidad de memoria visual: Extreme Memory Challenge
  • El síndrome del impostor. Ya sabéis, aquello de no verte nunca lo suficientemente bueno como para hablar de algo, pensar que siempre habrá alguien mejor… ¿y cuál es el problema? Realmente, me da más miedo el síndrome del «soyelmaslistodelmundo», aunque es cierto que el síndrome del impostor es algo que frena a mucha gente a hacer cosas.
  • La procrastinación. De esto no digo nada, ya lo hago mañana 😉
  • Las ilusiones de competencia. Me leo algo y ya me lo sé. Y si no es suficiente, lo subrayo todo y listo. ¡Claro que sí, guapi!
  • La práctica deliberada. Deja de leer teoría y ponte a practicar lo que estás leyendo. Realmente aprendemos cuando hacemos las cosas, no cuando vemos cómo las hacen otros.
  • Einstellung. Palabro alemán, o como tus ideas preconcebidas te impiden mirar hacia otro lado y descubrir nuevos caminos.
  • El sobreaprendizaje y sus peligros. Puede estar bien para automatizar ciertas cosas, pero si se convierte en algo obsesivo pierde su valor, porque te limita a aprende otras cosas.

Por supuesto, hay más cosas, pero estas son las que se me vienen ahora mismo a la memoria.

También hay testimonios muy interesantes de gente que cuenta sus propias experiencias personales.

Y para terminar con esto, os dejo un vídeo que no tiene que ver directamente con el curso del que os he hablado pero que me parece apropiado, sobre el tema de aprender idiomas:

¿Cómo puedo aprender SAP?

Este es un tema recurrente, sobre el que ya he escrito más de una vez y siempre os doy la misma respuesta: en el mismo SAP o en un centro/programa de formación homologado.

Por supuesto, que puede que haya opciones más económicas y que cada uno es libre de ser engañado o dejarse engañar, pero por mi experiencia, tanto personal como profesional, esa es la mejor opción.

Y llegados a este punto, os cuento las novedades de 2019, que fueron presentadas en un webinar esta semana:

  • Nuevos cursos en el catálogo en áreas como HANA, Customer Experience, S/4HANA, tecnología…

  • También me gustaría señalar aquí una serie de cursos que han denominado SAP Hands-On Learning, que son cursos eminentemente prácticos, donde el instructor actúa más como un facilitador que otra cosa. Lo podéis ver en el siguiente vídeo:

  • Más formación en remoto con SAP Live Class. Sin necesidad de desplazarte y pudiendo hacer la formación desde tu casa.

  • 3 to Run es una iniciativa que te asegura que en el momento que tengas 3 participantes interesados en un curso concreto, SAP te facilitará dicha formación.

Toda esta información, la podéis encontrar en el documento que se distribuyó después del webinar: Our 2019 training portfolio find out how you can schedule another date with 3 to RUN

Si queréis participar en el siguiente, aquí os dejo un enlace: Education Webinars

Aparte de todo esto, sabéis que tenéis openSAP, donde podéis encontrar muchos cursos gratuitos, con distintos niveles de complejidad.

Personalmente, creo que para poder sacar provecho de todo esto, hay que tener claras 2 cosas:

  • ¿En qué te quieres formar? No se puede saber de todo.
  • ¿Quién te debe formar? Y aquí la respuesta es clara: tú. Tu empresa te lo debe facilitar, pero el último responsable eres tú.

Porque si alguien piensa que apuntándose (lo de hacerlos es otro nivel) a todos los cursos de openSAP va a sacar algo en claro, está muy equivocado.

O si piensas que por ir a SAP a hacer un curso de algo vas a salir hecho un gurú, siento decirte que tampoco es realista.

Tanto en un caso como en otro lo que deberías obtener es la habilidad de aprender a aprender. De salir con una buena base que te permita saber cómo y dónde aprender… porque lo de formarse a la antigua usanza es de tiempos de tu abuela… 😉

No lo sé todo…

…ni lo pretendo. Entre otras cosas porque es imposible, pero aparte es que no tiene ningún sentido que alguien pretenda saber «todo» de algo.

Hace años tuve un alumno que vino a una formación y me dijo el primer día, literalmente: «yo sé todo SAP, sólo me quedaba Recursos Humanos, por eso estoy aquí».

Evidentemente, tuve que poner cara de póquer, ante semejante sentencia, pero es que, no contento con eso, añadió: «y lo he aprendido con la ayuda, que es muy intuitiva».

En ese momento, debería haber hecho desalojar el edificio ante el peligro inminente que podía suponer un desequilibrado de tal calibre, pero decidí mantener la calma y no sembrar el pánico.

Sólo era cuestión de tenerle estrechamente vigilado, por lo que pudiera pasar.

Me fié de mi intuición y como me pareció una buena persona, pensé que no utilizaría sus “super poderes” contra mí; porque hay que reconocer que alguien que sabe todo SAP, que lo ha aprendido con la ayuda y que después no sabe hacer ni una entrada en una tabla de parametrización, algún “super poder” debe tener…

Bueno, pues esta anécdota viene a cuento porque como decía al principio, ni yo lo sé todo, ni lo puedo aprender… y tú, lo mismo. Y no hablo únicamente de SAP, hablo en general, de lo que algunos llaman el océano infinito del conocimiento.

Ahora bien, partiendo de esa premisa, lo que también es cierto es que en el momento en el que vivimos no podemos pretender vivir de lo que aprendimos hace 15-20 años; es necesario que nos estemos formando continuamente, adquiriendo nuevos conocimientos y renovando lo aprendido en su momento… y aquí juega un papel fundamental tu actitud ya que, como dije hace unos meses, si no haces algo vas a terminar teniendo un problema.

Y esta entrada viene al hilo de que muchas veces recibo consultas de temas muy diversos para las que muchas veces no tengo una respuesta (otras sí, ¿eh?), como es lógico, aunque sí suelo poder dar una orientación sobre cómo o dónde mirar.

Eso también ayuda y creo que, muchas veces, más importante que saber es tener el teléfono del que sabe… 😉

No tenemos porqué sabernos de memoria todas las piezas del puzzle, pero sí saber qué piezas hay y buscar la forma de que terminen encajando… 😉

20 años no es nada

Ya lo decía la canción y ahora que va siendo hora de volver al tajo es bueno recordarlo.

El otro día, revisando cosas para la mudanza, me encontré con mi primer parte de horas, en el que se puede ver cuál fue el primer día que tuve contacto con SAP: 26 de septiembre de 1997.

Aquí dejo estos 2 incunables, donde podéis ver lo del primer día en el mundo SAP, mi primera empresa (la vida da muchas vueltas), mi primer cliente (¿quién no ha pasado por allí?) y mis primeros apuntes (5 días después de entrar, probablemente porque los 4 anteriores habría estado mirando manuales infumables y/o habrían estado gestionando con diligencia mis accesos/usuarios)…

Hace más de 20 años, sí. Y pasado este tiempo, vuelvo a estar en la casilla de salida. Eso sí, puede que tenga algunos trucos que me permitan no caer fácilmente en la posada o en la cárcel e ir saltando de oca a oca y de puente a puente, pero lo que está claro es que la partida vuelve a empezar.

Yo que tú me aprendería las reglas del juego y me pondría rápido en la casilla de salida, porque por muy bueno que seas jugando al mus o al ajedrez, cada juego tiene sus propias reglas y a los tramposos se les termina pillando… casi siempre, que también es verdad que en estos 20 años sigo viendo a algunos que juegan con las cartas marcadas, aunque ya les quedan pocos casinos que desfalcar…

¿Quién te iba a decir a ti que 40 años después te iba a hacer ilusión que los Reyes te dejaran «El juego de la oca» otra vez? 😉

Conceptos básicos de SAP en 2017

A menudo recibo consultas de gente que quiere reciclarse dentro del mundo SAP y me piden orientación sobre qué y dónde mirar.

Evidentemente, no hay una fórmula mágica y depende del perfil de la persona, entre otras cosas, pero lo que está claro es que hay cosas que le tienen que sonar a todo el mundo y creo que esta imagen es un buen punto de partida:

Ahí lo tienes todo: una nueva experiencia de usuario (Fiori) que consume servicios (OData) generados con un nuevo modelo de programación (ABAP, CDS, BOPF), basado en las capacidades en tiempo real que ofrece una base de datos en memoria (HANA).

En eso se basan todas las soluciones SAP presentes y futuras, así que si quieres seguir en este mundo, al menos deberías tener claro qué es cada una de estas cosas.

Y a partir de ahí, elegir algo y profundizar en el tema; en todo es imposible, si no queréis morir ahogados en «el océano infinito del conocimiento». Creo que a estas alturas debes tener claro lo que comenta Raúl Hernández González en el citado artículo:

Podemos aprender cualquier cosa, pero no podemos aprenderlo todo.

Muy bien, ¿y dónde puedo encontrar información de todo esto? La respuesta está clara: en este mismo blog. Concretamente, en una entrada que escribí hace un par de meses en la que intentaba dar respuesta a la pregunta de «¿Dónde puedo aprender SAP?» 😉