Trabajar por objetivos

Cada vez está más de moda el hecho de trabajar por objetivos y es algo en lo que, personalmente, estoy muy de acuerdo e intento aplicar en la medida de lo posible: si te encargo un trabajo para dentro de 15 días, me da igual que lo hagas poco a poco o lo hagas la última noche, si el resultado al final es satisfactorio. Cada uno sabrá cómo gestionar su tiempo.

chinosLa semana pasada salió en las noticias el caso de un informático estadounidense que subcontrataba su trabajo en China. Mi primera reacción al leer la noticia fue de incredulidad y sorpresa, a la vez que pensaba en la jeta que tenía el tío, pero… pasados unos días, pensando en el tema dije: «¿y por qué no?».

Me explico: la empresa le encarga una labor, por la que le paga un determinado salario. Si él decide invertir parte de ese salario en buscar a alguien que realice ese trabajo, ¿qué hay de malo en ello? Dejemos de lado las cuestiones de privacidad de datos de la empresa y demás, hablo sólo de resultados.

La empresa le paga a «el listo» una cantidad de dinero por tener unos resultados. «El listo» invierte parte de ese dinero en buscar una solución para obtener esos resultados. La empresa consigue su objetivo, «el listo» tiene menos ingresos y más tiempo para sus cosas y «los chinos» obtienen una retribución por su trabajo. ¿Dónde está el problema?

¿Que la empresa le está pagando a «el listo» porque lo haga él? Ah, pensé que lo que buscaba la empresa era unos resultados…

Ya, pero es que la empresa podría pagar mucho menos por ese trabajo, si se lo encarga directamente a «los chinos»… Probablemente, pero pídanle explicaciones a la persona que le encargó la labor a «el listo».

Entonces, ¿la opción es trabajar como chinos? No lo creo, pero en este caso concreto si tendría clara mi decisión: «el listo» sería ascendido inmediatamente.

Si donde pone «el listo», poner «mi proveedor», y donde pone «los chinos», pone «software factory», quizás esta historia nos sea más que familiar… aunque me temo que los resultados, la mayoría de las veces, no son los mismos 😉