Neo y Cloud Foundry: ¿esto qué es?

En la entrada anterior hablaba de Neo y Cloud Foundry y me comprometí  a explicar la diferencia entre ambos conceptos. Para ello empezaré haciendo algo de historia…

Desde que apareció SAP Cloud Platform, hace ya más de 5 años, la plataforma ha evolucionado “un poquito”… de entrada, el nombre, al principio era SAP HANA Cloud Platform, pero decidieron quitar el “HANA” del nombre porque llevaba a equívocos y podría parecer que era imprescindible tener HANA para poder utilizar la plataforma.

También al principio, se hablaba del producto como “un todo”: IaaS, PaaS y SaaS. Es decir, infraestructura, plataforma y servicios, todo ello alojado y gestionado por SAP.

Después se fue evolucionando más al concepto puro de plataforma de servicios y se empezó a hablar de un concepto clave: los microservicios.

Los microservicios nos permiten “trocear” nuestras aplicaciones en componentes autónomos e independientes entre sí, pero que pueden interactuar entre ellos. Lo que nos permite, en un momento dado, modificar uno de esos microservicios, sin que tenga porque verse afectada el resto de la aplicación.

Javier Garzás os los explica mucho mejor en este artículo: ¿Qué es eso de los microservicios?

Existe una metodología para desarrollar este tipo de aplicaciones, conocida como los 12 factores, que básicamente lo que recogen es que si desarrollas de una manera determinada, tu aplicación se podrá ejecutar sobre cualquier infraestructura y entorno de ejecución… evidentemente, que cumpla con ciertas normas.

Tú sólo tienes que preocuparte de desarrollar, en el/los lenguaje/s que prefieras y al desplegar la aplicación, el sistema se encargará del resto.

Y es aquí donde aparece Cloud Foundry, que es una plataforma, de código abierto, que nos permite alojar nuestras aplicaciones utilizando contenedores e interconectar los mismos.

¿Y Neo qué es? Neo era el entorno inicial de SAP Cloud Platform, alojado en centros de datos de SAP, con una arquitectura propia y unos entornos de ejecución establecidos: HANA XS, HTML5 y Java.

El hecho de adherirse a Cloud Foundry, lleva implícito un cambio a nivel de infraestructura: nuestras aplicaciones deben ser capaces de alojarse en cualquier infraestructura cloud. Por eso, a día de hoy, cuando nos abrimos una cuenta de SAP Cloud Platform, en el entorno Cloud Foundry, podemos elegir en qué proveedor: Amazon Web Services, Azure o Google Platform.

¿Y SAP? SAP sigue dando infraestructura a todas las cuentas del entorno Neo. ¿Por qué? Bueno, pues porque hay clientes que eligieron esa opción y porque todavía hay algunos servicios de la plataforma que no existen en Cloud Foundry. De hecho, algunos existen en los 2, otros sólo en Neo y otros sólo en Cloud Foundry.

La lógica te dice que todo evolucionará a Cloud Foundry, por lo que habría que ir viendo de qué va esto, ¿no?

¿Cómo? Ufff… eso ya es un poco largo de contar. Te aconsejo que te mires algunos de los cursos que hay en openSAP y te apuntes al curso CP100, donde te podrás llevar una idea general de todo esto.

De todas formas, a día de hoy, no hay que elegir pastilla roja o pastilla azul, conviven ambos entornos y puedes elegir lo mejor de cada uno. Eso sí, deberías ponerte las pilas para que no se te atragante la pastilla… 😉

SAP Cloud Platform saluda al mundo desde Cloud Foundry

De SAP Cloud Platform, ya os he hablado alguna que otra vez, así que no seáis vagos y buscad artículos anteriores.

Sobre Cloud Foundry, también conté algo, hace poco más de un año (Cloud Foundry en SAP Cloud Platform), aunque es cierto que tampoco he dado mucha guerra con el tema.

Cualquier día me pongo… pero hoy toca relacionar ambos mundos, en un ejemplo práctico y “elaborado”: vamos a desplegar una “compleja” aplicación (“Hola Mundo!”) en una cuenta de SAP Cloud Platform en entorno Cloud Foundry.

Lo primero de todo, nos bajamos la aplicación de GitHub  y llevamos a cabo un “laborioso” trabajo de traducción:

Después, vamos a crear una instancia en Cloud Foundry. En su momento, ya conté cómo crear una cuenta en Cloud Platform, pero eso era en el entorno Neo (otro día explicaré la diferencia entre ambos), no os liéis…

Bien, ya tenemos la aplicación y tenemos nuestra cuenta en Cloud Foundry, ahora sólo falta desplegarla.

Previamente, os tendréis que instalar el Cloud Foundry CLI, para poder ejecutar los comandos necesarios. Lo podéis bajar de aquí: SAP Development Tools

Y una vez instalado…

Como veis, cada vez se pone más complicado esto de saludar al mundo… 😉

SAP Cloud Platform Business Rules te ayuda a establecer las reglas de tu negocio

SAP Cloud Platform Business Rules es un servicio de Cloud Platform que nos permite configurar reglas de negocio de una manera simple desde nuestra cuenta de SAP Cloud Platform.

Entiendo que lo de las business rules ya te suena, ¿no? Sí, hombre, eso de los BRFs… ¿no? Pues no me vengas con que eso es nuevo porque lleva con nosotros un tiempo. Si no me crees, ve a cualquier sistema SAP (de este siglo) y ejecuta las transacciones “BRF” y/o “BRF+”. ¿Esto te suena a chino? Pues nada, vete a la ayuda, practica un poco y después sigues leyendo: Business Rule Framework plus (BRFplus)

También puedes ver este vídeo, un ejemplo de para qué puede servir esto:

En pocas palabras, con las business rules podemos separar la lógica de negocio del código de la aplicación. Es decir, en el ejemplo del vídeo anterior, por ejemplo, se pueden establecer distintas estrategias de aprobación, en función del volumen de compras y el importe del pedido.

Realmente, esto lo que nos permite es tomar decisiones del tipo IFTTT (IF This Then ThaT), como el conocido servicio de Internet que nos permite “conectar” distintas aplicaciones, ¿sabéis de lo que hablo? Mirad aquí: https://ifttt.com/

Bien, pues el servicio de SAP Cloud Platform me permite hacer esto mismo: diseñar mis reglas de negocio y después invocarlas desde una aplicación.

Voy a hacer un ejemplo chorra, en el que le paso al servicio una lista de empleados con una serie de información (nombre, apellido y edad) y la regla me devuelve a qué grupo pertenece (jóvenes, maduros o sabios) en base a su edad (menores de 30, entre 30 y 50 y mayores de 50, respectivamente. Para ello, activaré el servicio, crearé la regla y la llamaré. Vamos a ello…

1) Activamos el servicio: es tan sencillo como activarlo y asignar los roles correspondientes a nuestro usuario.

2) Creamos la regla: se crean los distintos elementos, se activan y se despliega en nuestra cuenta.

3) Probamos la regla: hacemos un par de llamadas, una para generar el token que nos autentica en la aplicación y otra para invocar a la regla.

Fácil, ¿no? Si yo lo he hecho, seguro que vosotros también podéis y aquí os dejo artículo que os puede servir de guía: Overview of Business Rules in Cloud Platform

Una vez visto cómo funciona esto ya es sólo cuestión de echarle imaginación, porque el potencial es increíble… imaginación y horas 😉

Activando el servicio de Workflow en SAP Cloud Platform

Hace casi un año hice una entrada hablando del servicio de workflow que ofrecía SAP Cloud Platform, donde mostraba cómo activarlo.

En este artículo, voy un poco más allá. Una vez activado (os recuerdo cómo hacerlo), vemos como utilizando el servicio del Portal, creamos uno de tipo Fiori Launchpad en el que nos aparecen 3 aplicaciones para gestionar y monitorizar nuestros workflows.

Como podéis ver, todo utilizando 3 servicios de SAP Cloud Platform:

  • Workflow: el servicio propiamente dicho.
  • Web IDE Full-Stack: para diseñar los workflows.
  • Portal: para alojar las aplicaciones que nos genera automáticamente el sistema con la sola activación del servicio.

Si yo lo he hecho, tú también puedes hacerlo, sólo hay que ponerse… 😉

SAP Mobile Cards: la información que necesitas y sólo la que necesitas

¿Cuántas tarjetas llevas en la cartera o en el bolso? De crédito, de fidelización, del médico… revisa y cuenta. Seguro que más de 3, sin contar el DNI y el carnet de conducir. ¿Realmente es necesario? ¿Es necesario que lleves todas esas tarjetas encima?

Ya hace años me planteé esa pregunta y, aunque ya había superado la fase de sacarme tarjeta de todo, descubrir una app como Stocard me permitió aligerar el grosor de mi cartera.

Entre eso y el Passbook (ahora Wallet) de Apple ya sólo tengo que estar pendiente de no quedarme sin batería 😉

Reservas de hoteles, billetes de avión/tren, entradas de cine… todo lo que se puede, lo descargo directamente en el teléfono y hago mi pequeña contribución para evitar la tala de algún árbol.

Realmente Passbook está basado en un formato denominado pkpass,  que consiste en un archivo .zip  con imágenes, texto en un determinado formato y una firma digital, en forma de código QR o código de barras. Y como está basado en un estándar abierto, se puede utilizar en Android y otros sistemas, no es sólo para Apple.

Bien, pues con algo tan sencillo, puedo empaquetar pequeñas informaciones, con los datos necesarios e imprescindibles para poder realizar un proceso como, por ejemplo, embarcar en un avión.

¿Y esto qué tiene que ver con SAP? De momento, nada, pero mirad este vídeo:

¿Esto qué es? Pues una nueva funcionalidad del servicio de movilidad de Cloud Platform, con el que podéis diseñar vuestras propias tarjetas, con la información relevante para algo muy concreto. Lo que “los modernos” vienen a llamar un microservicio 😉

El formato no es pkpass, pero la idea es similar. Para poder probarlo, podéis bajaros de iTunes la app y probar con datos de demo o activar el servicio de movilidad de Cloud Platform y registrar vuestro dispositivo en vuestra propia cuenta.

He probado ambas cosas y la verdad es que es curioso. ¿Cómo lo he hecho? Os lo cuentan aquí: SAP Mobile Cards Helps you Take SAP SuccessFactors Mobile

No os dejéis engañar por el título, aunque pone SuccessFactors, realmente en el artículo tenéis enlaces que os llevan a ver cómo se puede probar todo esto. Lo único es que en este post nos cuentan que en la release 1803 de SuccessFactors, ya tenemos algunas de estas mobile cards predefinidas.

¿Y para Android? Tranquilos, han sacado el cliente hace poco: SAP Mobile Cards expands client support to Android

¿Y para Blackberry? Sí, claro, seguro que lo sacan también… y para Atari 64 😉

SAP Cloud Platform: se hace camino al andar

¿De verdad que aún no sabes por dónde empezar con esto? Mira que te he dicho “cienes” y “cienes” de veces que los cursos de openSAP pueden ser un buen punto de partida…

De todas formas, para los que necesitáis que os lo den todo mascado, aquí os dejo el itinerario recomendado por “los señores alemanes”: Learning Journey – SAP Cloud Platform Basics

Como veréis, hay distintos tipos de recursos: enlaces a webs, blogs, cursos de openSAP, formación presencial, certificaciones…

Evidentemente, los cursos presenciales y las certificaciones tienen un coste, pero os aseguro que si aprovecháis el resto de los recursos podéis adquirir un conocimiento más que suficiente… por supuesto, si lo complementáis con la formación/acreditación oficial, mejor.

Una vez que tenéis claro el camino, ahora queda lo más fácil… “andarlo” 😉

SAP Translation Hub: from the lost to the river

Los que llevamos ya unos años trabajando con SAP, de vez en cuando nos encontramos con alguna traducción, cuanto menos “sorprendente”. Recordemos este ejemplo, que localicé hace unos años, mirando cosas de integración de SuccessFactors:

Está claro que el trabajo de traducir no es el más creativo del mundo y seguro que alguno os habéis pasado unas horitas con la transacción SE63.

Y recuerdo alguna vez, en algún curso de E-Recruiting, al mostrar que podía publicar una vacante en distintos idiomas, siempre había alguien que me preguntaba si el sistema hacía la traducción automáticamente… y yo le miraba con cara de asesino y le decía: “¿¿¿pero tú crees que estamos en 2017???”.

Que sí, que ahora las cosas se traducen “solas”… y os lo voy a demostrar, activando el servicio SAP Translation Hub en SAP Cloud Platform:

Evidentemente, es un ejemplo sencillo, pero lo importante es que conozcáis la herramienta.

Y si queréis profundizar más, aquí os dejo un curso de openSAP que empezará en enero: SAP Translation Hub in a Nutshell

No digáis que no aviso con tiempo 😉

PD.- Aún estáis a tiempo de participar en la encuesta que os proponía en la entrada anterior